Inicio » Nacional

La nueva estrategia del gobierno ¿Zanahoria y Garrote?

25 mayo 2015

Por Felipe Soto Cortés / resumen.cl

Un cambio de gabinete era anticipado por todo el mundo previo al ajuste del gobierno de Bachelet, ello motivado fundamentalmente por los casos de boletas ideológicamente falsas que llegaron a implicar al mismísimo Rodrigo Peñailillo, hoy ex Ministro del Interior. Lo que no se sabía era el giro que podían tener las políticas del gobierno al momento de dilucidarse que el círculo cercano a Bachelet -la Nueva guardia de la G90- sería sacado de los principales cargos ¿Quien asumiría el nuevo respiro del gobierno tras la mediática y casi burda operación comunicacional de Michelle Bachelet? ¿Acaso la Concertación?

Con el paso de los días se supo que la renuncia pedida a los ministros fue sencillamente el cambio de sus principales respaldos de Interior, Hacienda, SEGPRES y la SEGGOB. Lo interesante fueron sus enroques, el principal, el paso del DC Jorge Burgos de Defensa al Ministerio del Interior, un hombre lejano a Bachelet y parte de la tradicional Concertación y su política de los acuerdos. El nuevo ministro salió a estampar su sello a solo días de haber sido elegido por Bachelet “A mí no me gustan las retroexcavadores, porque andan para atrás y creo que este país necesita ir para adelante” señaló, refiriéndose a la metáfora del PPD Quintana quien aludía al “espíritu” de reformas a como diera lugar con el gobierno de Bachelet.

Descrito como un hombre que apunta a los consensos y acuerdos, es parte de los más tradicional de la antigua Concertación. Burgos fue parte del mentado grupo München, círculo de políticos de la DC, el PPD y el PS que se juntaban a comer en el Restaurant München desde 1993. El dato no es menor pues en el mencionado restaurant también se juntaban personeros de importancia como el PS Marcelo Schilling y el actual director de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), Gustavo Villalobos, quien ha ocupado el cargo en el Gobierno de Lagos y en los 2 de Bachelet. Schilling fue Director del Consejo Coordinador de Seguridad Pública más conocido como “La Oficina”, el organismo creado para desarticular y aniquilar a los partidos de izquierda que se negaron a aceptar el negociado entre la Concertación y la Dictadura pinochetista. Burgos también fue director de la Oficina, institución que utilizó la guerra sucia contra quienes se oponían a la transición pactada, utilizando informantes, tortura, infiltración de organizaciones revolucionarias, sobornos a ex presos políticos y sus familias, entre otras oscuras prácticas. El organismo es antecesor de la actual ANI que justamente dirige Villalobos, integrante del grupo München. A las reuniones también asistían Edmundo Pérez Yoma (DC), Osvaldo Puccio (PS), Carlos Figueroa (DC), José Miguel Insulza (PS), Mariano Fernández (DC), entre otros.

La DC cuenta con tenebrosos antecedentes en este tipo de operaciones. Un sector del partido al que se denominó “Los Salvadoreños” trabajaron durante la década de los 80 “asesorando” con apoyo de Venezuela y la CIA al presidente José Napoléon Duarte en El Salvador., también Democratacristiano en una operación que buscaba evitar que la izquierda centroamericana ocupara los gobiernos de los distintos países. Según enunció La Nación “La iniciativa pretendía frenar el auge de las crecientes guerrillas de izquierda apoyadas por Cuba, y convencer a las oligarquías locales de que era preferible una política de contención política y económica por sobre los enfrentamientos bélicos.

Para esa labor, disfrazada bajo el paraguas del Instituto Venezolano de Educación Popular (Ivepo), Fritis contaría con el apoyo de la CIA y de otras agencias estadounidenses.” Las políticas obedecían a la mentada Organización Demócrata Cristiana de América bajo las órdenes del DC José Miguel Fritis, hombre importante en las operaciones clandestinas de la CIA en El Salvador entre 1981 y 1988. En una entrevista a Revista Nos se señala sobre su persona que “tuvo injerencia directa entregando apoyo político, económico y militar, para que militantes de sus filas llegaran al poder en El Salvador, en Guatemala y Ecuador.” El mismo dirigente señaló “yo estaba a cargo de implementar un modelo político. Ahora, si me pregunta si estaba a cargo de las comunicaciones, sí lo estaba. Si estaba a cargo de los programas sociales, también.  Y si en esa misma línea me pregunta si estaba a cargo de las políticas de seguridad, sí lo estaba. Por lo mismo, por mi función, era quien me relacionaba con la CIA.” Fritis llegó a ser alcalde de Chaitén, cargo del que fue destituido por irregularidades y que posteriormente recuperó. EL 2009 murió en Puerto Montt.

El mismo Fritis señaló sobre la Oficina “Al gobierno le mostré un esquema, que es muy similar a como funcionó “La Oficina”. Con la diferencia que a mí me dejaron fuera. En ese tiempo me entrevisté un par de veces con Mario Fernández para darle consejos. Ahí también estaba Jorge Burgos y Marcelo Schilling, con quien también me reuní. Ellos implementaron lo que yo les dije, pero se complicaron con el tema de las armas.”

Uno de los “salvadoreños”, cercano a Gutemberg Martínez -al igual que el Ministro Burgos también pupilo de los “guatones”- es Marcelo Rozas, uno de los involucrados en el caso SQM y quien aparece mencionado en un libro del terrible asesino cubano Luis Posada Carriles quien lo mencionó en el libro de su autoría como “mi gran amigo”.

Como se puede apreciar, las redes de quienes hoy se articulan en el gobierno dan mucho para conjeturar debido a sus oscuros pasados vinculados a la inteligencia y la represión de diversos grupos de izquierda. Sobre todo cuando vemos que vuelcan su experiencia desde el Ministerio del interior en el control de los medios, las redes sociales y las informaciones siempre cuestionando las manifestaciones. Durante las últimas movilizaciones estudiantiles ha habido denuncias de estudiantes de la UFRO por amenazas y hostigamientos de personal civil, a lo que se agrega además el disparo de una lacrimógena en un ojo a un estudiante de la USACH, sumado a las más de 20 personas heridas durante la última manifestación del 21 de mayo, donde quedaron heridos de gravedad 2 estudiantes, uno de ellos Rodrigo Áviles, que se encuentra con riesgo vital por la acción de FFEE. Las señales son preocupantes pues Burgos no lleva ni un mes en su cargo.

Según la DIPRES la ANI tiene un presupuesto de 5 mil 483 millones de pesos, de los cuales 509 millones son en gasto reservado (cerca del 10%). La Segunda informó en su momento que “Han tendido puentes con Argentina, Rusia y China. Sin embargo, las relaciones privilegiadas de intercambio de información se darían con Estados Unidos, Israel, Inglaterra, Francia y España, países donde son enviados analistas chilenos para su preparación.”

Burgos viene a poner orden. En el gobierno, el parlamento y las calles.

Correa aumenta su influencia en el gobierno.

El garrote de los salvadoreños va de la mano con la zanahoria de Imaginaccion. Enrique Correa uno, sino el más destacado lobbysta del país, tiene a varios hombres de su confianza en cargos gravitantes del gobierno. Es decir, Bachelet renunció a hacer política y dejó en manos de asesores comunicacionales la caótica coyuntura nacional.

Imaginaccion es una empresa de Lobby que ha asesorado a las empresas investigadas por rebajar cargas tributarias para no pagar impuestos y financiamiento irregular de campañas políticas, entre otros delitos. Desde hace unos meses el hijo de Enrique Correa, Carlos Correa Bau, ocupa el cargo dejado por Paula Walker en la SECOM. El nuevo Ministro Jorge Insunza es también de sus hombres y reconoció a CNN que fue Gerente del área de Comunicación estratégica y estaría fuera del negocio hace dos años. Según declaraciones recogidas por El Mostrador esta área cumple “un ejercicio de legítima influencia que se basaba en el resguardo de una identidad corporativa. Me siento orgulloso de haber planteado como las empresas debían comportarse éticamente, me siento plenamente orgulloso de lo que hice allí”, habría señalado Insunza. El jefe de la SEGPRES es cuestionado por haber asesorado a Ponce Lerou en el Caso Cascadas y también a Álvaro Saieh por la crisis en CORPBANCA.

En la Secretaría General de Gobierno el lobbysta Correa instaló otro de sus hombres, Marcelo Díaz, quien es considerado sumamente cercano a Correa tras trabajar junto a él en el gobierno de Aylwin. Tras ello se generó una estrecha relación en el PS y a través de la empresa Proyectamérica, la plataforma creada por Correa el 2006 para promover el ascenso al poder de una camada de jóvenes dirigentes históricamente cercanos a sus redes de influencia

En opinión de varios comentaristas el desembarco de Correa en el gobierno tiene que ver con su experiencia de manejo de crisis, es decir, en salir mediante actos poderosamente simbólicos del actual escenario de desconfianza que tiene la ciudadanía sobre el gobierno.

Políticamente, Correa es de la misma línea que el Ministro Burgos, en el sentido de que ambos han apostado siempre por la política de los acuerdos, es decir, por la forma de hacer las cosas que ha empantanado cualquier modificación relevante al sistema político y económico chileno.

Está por verse si esta nueva estrategia podrá contra una ciudadanía más consciente, más exigente y que apuesta a los cambios. O si esta estrategia comunicacional -la zanahoria y el garrote- triunfa y se seguirá con la tendencia de que cambie todo, para que finalmente no cambie nada.

Relacionados