proyectos-en-costa-nuble-760x470
Inicio » Trehuaco

Grupo Stengel pospone proyectos salmoneros en la costa de Ñuble para ajustarlos y regresar en 2017

27 septiembre 2016

[resumen.cl] Inversiones Pelícano S.A., la empresa del grupo Stengel que pretende instalar 11 cultivos de salmonicultura y acuicultura industrial en la costa de la provincia de Ñuble, ha solicitado una extensión de un año de plazo para responder las observaciones que la comunidad y los servicios públicos realizaron en el marco de las instancias de Participación Ciudadana (PAC). Los opositores a los proyectos señalan que “Esto no es un triunfo, esto hay que verlo como un proceso de lucha de largo aliento” y además que este retroceso de la empresa es similar a lo que ocurrió con GNL Penco-Lirquén (ex Octopus), donde la empresa buscó apoyo técnico para validarse y reparar todas las fallas que traía su proyecto y que habían sido denunciadas y facilitadas por la comunidad ante el Servicio de Evaluación Ambiental.

La empresa Inversiones Pelícano del grupo Stengel, solicitó una extensión del plazo de un año para responder a las consultas ciudadanas y a las observaciones que realizó la comunidad local y los servicios públicos durante el verano de 2016 en las comunas de Cobquecura y Trehuaco, documentos que estarían siendo evaluados por el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA)

Según lo informado por Pulso, a través de una carta, el representante legal e hijo del director de la empresa pesquera Camanchaca, Mark Stengel Uslar, indicó que necesitaban más tiempo para responder las observaciones. “Es necesario tener más tiempo para poder realizar los numerosos estudios requeridos para contestar todas las observaciones” señaló a la revista de negocios. El nuevo plazo requerido por la empresa sería hasta octubre de 2017.

La empresa ha señalado que busca generar alrededor de 200 empleos de forma directa e indirecta durante la fase de funcionamiento de los cultivos industriales en la costa de Ñuble y también en una eventual planta en Talcahuano. Además, indicó que se estarían realizando estudios para caracterizar los grupos humanos en la zona de influencia del proyecto y demostrar, de acuerdo a su visión empresarial “la ausencia de impactos adversos significativos sobre los sistemas de vida y costumbres de dichos grupos, dada la inquietud de la compatibilidad del proyecto con la actividad de pesca artesanal y turística”

stengel_empresarios

Representantes de la familia Stengel. Fuente: Resumen Gráfico

Junto a esto Mark Stengel explicó a las autoridades ambientales que durante este plazo realizarán nuevos estudios de caracterización y análisis oceanográfico, estudios de oleaje, mareas y corrientes, entre otros.

En conversación con Resumen, Ignacio Gutiérrez, del Comité de Defensa del borde costero de Cobquecura, indicó: “Nos enteramos de esta situación hace dos días por internet y los comités de Cobquecura, Buchupureo, Taucú y Colmuyao viralizamos la situación e imprimimos material para informar a la comunidad. Nosotros vemos este proceso como un repliegue de la empresa y esperamos que a nosotros no nos afecte, que no sea un reflujo en la movilización social [pues] eso suele pasar en las movilizaciones sociales del territorio, la gente debe entender que esto es un paso para la empresa y no un retroceso ya que la empresa va a buscar el mejoramiento del proyecto a través de las observaciones ciudadanas que hizo la comunidad de Cobquecura. Esto significa que una empresa cualquier día pueda decir: no, hoy voy a retroceder un año, voy a esperar un poco para sacarle la efervescencia que tiene la gente y luego volver con el proyecto mejorado. Por eso, hoy en día la crítica es a la empresa y también es a instituciones como el SEA, que no responden ni tienen nada vinculante con la ciudadanía”.

Consultado con respecto al plazo de un año que solicitó la empresa Inversiones Pelícano, Ignacio explicó que “Esto no es un triunfo, esto hay que verlo como un proceso de lucha de largo aliento, tanto así como los 3 años de lucha de la gente de Penco, Lirquén y Tomé contra el proyecto Octopus y que eso nos sirva también como ejemplo porque la única forma de enfrentar esto es unirnos contra todos los conflictos territoriales de la octava región, tanto como el conflicto de Chiloé, también unirlo, y el conflicto con la Ley de Pesca. (…) Es una amenaza como el Estado ve a la región y su industrialización, como una de las familias mas ricas y dueñas del mar como son los Stengel, vienen a imponer sus proyectos en la región del Bio-Bío”.

Ignacio explicó que este retroceso de la empresa es similar a lo que ocurrió con GNL Penco-Lirquén (ex Octopus), donde finalmente la empresa buscó apoyo técnico para validarse y reparar todas las fallas que traía su proyecto y que habían sido denunciadas y facilitadas por la comunidad ante el Servicio de Evaluación Ambiental.

Cabe recordar que en junio de 2015, manifestantes de la “Coordinadora Intercomunal contra Octopus” denunciaron las facilidades otorgadas por este servicio público a la empresa y señalaron en una declaración pública que esta suspensión “se realizó gracias a la participación de cientos de pobladores y pobladoras que realizaron observaciones sociales y técnicas al proyecto, en los mal llamados procesos de participación ciudadana, donde la empresa no fue capaz de responder a estas observaciones en el tiempo estipulado y requirió un plazo hasta finales de octubre de 2015 para realizar el procedimiento”

Tras la aprobación del terminal marítimo realizada por la Comisión Evaluadora de la Región del Biobio en junio de 2016, opositores al proyecto criticaron duramente a la institucionalidad ambiental del Estado, denunciando al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) por la facilitación de condiciones para la aprobación del proyecto, permitiendo irregularidades cometidas por la empresa durante su proceso de evaluación y específicamente, criticando a las reuniones de Participación Ciudadana (PAC), por estar diseñadas a toda instancia para que el titular perfeccione sus proyectos a la medida que requiere SEA para aprobarlos posteriormente, generalmente en base a compensaciones económicas y mitigaciones tecnológicas, denunciando a este servicio público como: “una herramienta hecha únicamente para aprobar proyectos”.

Expansión acuícola hacia la costa de la zona centro-sur.

Durante este año 2016, empresas de acuicultura industrial y salmonicultura han buscado posicionarse a gran escala en la costa de la región del Bio-Bio. Un total de 83 solicitudes para cultivo de salmónidos y 21 solicitudes para cultivo de mitílidos (choritos) registra la Subsecretaría de Pesca.

A principios de 2016 se ingresó al Servicio de Evaluación Ambiental 11 proyectos acuícolas de la empresa Inversiones Pelícano S. A. frente a la costa de la provincia del Ñuble. El titular del proyecto es Mark Robert Stengel Uslar, quien es sobrino de Jan Stengel, director de la pesquera industrial Camanchaca, una de las empresas que explotó por décadas a las poblaciones de peces en la zona oceánica adyacente a la región del Biobío y que hoy se dedica fuertemente al rubro salmonero. Los centros de cultivo de Inversiones Pelícano consideran abarcar una amplia zona en la costa de la provincia y cada uno de ellos se encuentra en calificación declarando una producción cercana a 3.000 toneladas de salmónidos, 1.900 toneladas de cojinova, 600 toneladas de mitílidos y 20 toneladas macroalgas por cada ciclo de producción, que puede durar desde 7-9 meses hasta 15-17 meses, dependiendo del tipo de cultivo industrial. Sin embargo, las características de las concesiones de acuicultura en trámite permiten a la empresa el cultivo de las especies: salmón cereza, salmón del atlántico, salmón keta, salmón plateado, salmón rey, salmón rosado, trucha arcoiris, trucha café, trucha de arroyo y trucha de la montaña.

.

MAPA: Concesiones de acuicultura por estado de trámite y proyectos de acuicultura industrial y salmonicultura ingresados en la costa de la provincia de Ñuble. Para desplegar la información de cada concesión o proyecto, hacer click en los puntos respectivos. Fuente: subpesca.cl y sea.gob.cl

Al noroeste de Buchupureo pretende instalarse el proyecto “Noroeste Punta Rinconada”, al norte de Cobquecura, frente a la localidad de Pilicura, se ubica el proyecto “Noroeste de Cobquecura”. Frente a la localidad de Taucú, se ubica el proyecto “Oeste de Punta Áchira” y más al sur, el proyecto “Suroeste de Punta Santa Rita”. En la desembocadura del río Colmuyao y el estero del mismo nombre, se ubican los proyectos “Suroeste Punta Santa Rita 2” y “Noroeste río Colmuyao”. Al sur del río Colmuyao, se ubica el proyecto “Oeste Punta de Monte Zorro”. Frente a la desembocadura del río Mela, se ubican los proyectos “Oeste de Punta Mela” y “Oeste Mela”.

Junto a esto, en casi las mismas zonas marítimas donde Inversiones Pelícano pretende ubicar sus proyectos, se encuentran en trámite 9 concesiones para cultivos de salmones a nombre de Productos del Mar Ventisquero, una empresa con dirección en Puerto Montt perteneciente al grupo Schörghuber Corporate, que absorbió a la empresa Congelados Pacífico en 2013, y que en 2015 se fusionó con Granja Marina Tornagaleones S.A, propiedad del holding de Ramón Eblen.

Al sur de la desembocadura del río Itata, frente al estero Perales se ubica el proyecto “Oeste Estero Perales” y frente a Purema se ubica el proyecto “Suroeste Punta Purema” de Inversiones Pelícano. En la costa de las localidades de Purema, Pudá y Menchilla, en las misma zonas marítimas que los proyectos de Inversiones Pelícano, también se ubican 2 concesiones de acuicultura a nombre de la empresa Productos de Mar Ventisquero, además de otra concesión en trámite de esta misma empresa al oeste de Punta Burca.

La acuicultura industrial, especialmente la industria salmonera y su modelo exportador, han sido denunciados por su alta demanda de recursos alimenticios, así como por explotación laboral, trastornos sociales e impactos ambientales en los territorios donde se se han desarrollado anteriormente


Proyectos de acuicultura industrial en la costa de Ñuble

Relacionados