actividad-alto-al-simce
Inicio » Educación

¡ALTO AL SIMCE!: Una prueba que va en desmedro de la educación

13 octubre 2016

Por Matías del Río / resumen.cl

Durante la tarde de este jueves en las dependencias del Colegio de Profesores de Concepción, se realizó el foro ¡No mas SIMCE!, parte de la campaña “Alto al SIMCE” que nace el año 2013 como respuesta a la problemática que provoca esta prueba realizada a los estudiantes de educación básica y media. Esta campaña reúne a profesores, académicos de la educación y estudiantes secundarios, quienes mediante actividades como esta buscan concientizar y guiar a profesores, alumnos y apoderados acerca de las falencias y problemas que acarrea el SIMCE. La actividad fue organizada por la FESEC (Federación de Estudiantes Secundarios Concepción).

En la actividad expuso Natalie Bastías, estudiante de quinto año de Educación General Básica de la Universidad de Concepción, quien participa de esta campaña desde el 2015. Ella nos comenta que como organización han evidenciado a lo largo del tiempo distintas falencias, siendo las principales el agobio laboral, el estrés en la comunidad educativa, la competencia entre instituciones, la disminución del currículum y la importancia que se le da a las materias evaluadas por sobre otras. Además, estas prácticas aumentan la brecha entre un colegio y otro, sobretodo cuando se trata de las bonificaciones monetarias que se entregan a los establecimientos en desmedro de otras que “son castigadas”. Esta brecha se da fundamentalmente entre los colegios particulares subvencionados y los municipales, siendo los primeros los que más éxito tienen en los resultados y en consecuencia, obteniendo más recursos, en lo que se ha transformado en una bestial lógica de competitividad y discriminación.

Respecto a la finalidad del SIMCE, Bastías explica que según la Agencia de Calidad de la Educación, ésta debiese servir como herramienta de monitoreo y de información acerca de la calidad de la educación otorgada. El problema radica en que la educación se concibe como un bien de mercado cuantificable y no como un derecho. Además, Natalie hace hincapié en el hecho de que “como país nunca hemos definido qué entendemos por calidad de la educación porque no existe un proyecto educativo”.

Frente a campañas como éstas, surgen varios cuestionamientos dentro de la población, siendo uno de ellos el vacío que generaría el eliminar una prueba como esta. Respecto a esta inquietud, el movimiento plantea un sistema “que no obedezca a la educación de mercado, sino que actúe como un derecho social”. El sistema que ellos proponen cuenta de tres niveles. El primero busca que sean las mismas escuelas y docentes quienes evalúen la calidad de la educación entregada. Luego, en el segundo nivel, “debe existir una evaluación entre las escuelas para que así exista una vinculación y cooperación dentro de escuelas del mismo contexto socio-cultural”. Finalmente, en el último nivel se llevaría a cabo una prueba de carácter nacional cuyos resultados no debieran ser entregados para “generar un ranking sensacionalista”.

Pese a que la campaña tiene gran adhesión en la Región Metropolitana, la estudiante de pedagogía destaca la baja participación local de docentes, académicos y apoderados en el debate que se genera alrededor de la prueba SIMCE. Sin embargo, los estudiantes de la ciudad, han demostrado su preocupación frente a la prueba. Y es que a pesar de ya haber iniciado el proceso de evaluación, los alumnos del Colegio Brasil denunciaron el pasado miércoles 12 su descontento frente a la presión de la Dirección del establecimiento para rendir el SIMCE. Cabe recordar, que no es la primera vez que estudiantes se niegan a rendir la prueba; el año pasado fueron estudiantes del Liceo Enrique Molina, El Liceo Lorenzo Arenas y el mismo República de Brasil en la ciudad de Concepción quienes se manifestaron contra la evaluación y marcharon contra el SIMCE.

Respecto a esta realidad, Natalie, nos indica que si bien los establecimientos están obligados a realizar la prueba, los alumnos no están obligados a rendirlas. Se produce entonces, una especie de “vacío legal” que el sistema no ha podido esclarecer.

La campaña “Alto al SIMCE”, hace un llamado a toda la comunidad a informarse y abrir el debate, no tan solo respecto al SIMCE sino que también, respecto a lo que se quiere como educación. Desde la FESEC, como organización, manifiesta su total apoyo al Colegio Brasil y al resto de los estudiantes de la educación media de la zona.

Para mas información, puede visitar la pagina www.altoalsimce.org

Relacionados