[AUDIO] #CerroALaIzquierda: Hagámosla Corta, #NiUnaMenos. Resistencia frente a la violencia de género

Alta taza de demandas y bajas condenas reflejan las estadísticas de Violencia Intrafamiliar

09 noviembre 2016

Por Nicole Villanueva O. / resumen.cl

Tras un balance estadístico, la Fiscalía Nacional ha publicado un informe resumiendo el panorama actual en materia de violencia intrafamiliar (VIF). Según detalla, existe una alta tasa de archivos de demanda, pero al mismo tiempo el índice de condenas y juicios disminuye notablemente. Según explican, se debe al alto porcentaje de víctimas de violencia que -por diversos motivos- retiran la demanda.

Si bien el sistema penal asegura tener por objeto a la protección de la víctima y valorizar por sobre todo la declaración de la misma, las denuncias en su mayoría acaban por retirarse. Dicho fenómeno de la retractación se debe principalmente a la falta de antecedentes para enjuiciar, lo que termina en el retiro de las demandas por parte de las víctimas. Por ejemplo, el juzgado evaluará cada conflicto de violencia, y catalogará como de mayor o menor gravedad, restando importancia a los delitos de VIF supuestamente “leves” por no existir antecedentes suficientes o falta de antecedentes previos de maltrato, situación que termina por violentar aún más a la única víctima del proceso. Esto pese a que el Ministerio Público tiene la obligación de asegurar la protección y la atención tanto a la víctima como los testigos.

Además, en comparación con otro tipo de delitos, las cifras reflejan que dicha disonancia no ocurre en crímenes y delitos generales. Los registros muestran que en las causas de VIF existe un 9,28% de sentencias condenatorias y un 26% de archivos provisionales. Comparado a los archivos por denuncias generales (con imputado distinguido) un 26,2% corresponde a condenas y un 15,8% es el porcentaje de denuncias archivadas. Es decir, el fenómeno de la retractación ocurre solo en delitos de violencia y género.

Sin embargo, el fenómeno de la retractación en las víctimas de violencia intrafamiliar responde a una disociación y disconformidad con lo que el sistema penal presenta como posibilidad de solución al conflicto, en comparación a lo que realmente sucede en dicho sistema. En este caso no existe una transformación estructural y social, la solución se reduce únicamente a sentencias condenatorias, sanciones que no garantizan la erradicación de la violencia intrafamiliar.

Es entonces justo y de suma importancia crear nuevas estrategias para dar una solución real al conflicto, para que las denuncias, juicios y condenas sean completadas. Pero por sobre todo comenzar a recoger dicho problema social desde su integridad, ya sea interviniendo instituciones fuera de lo penal, desde nuevos enfoques antropológicos, estudios de género, y psicosociales. Ello teniendo en cuenta, además, que la región del Biobío presenta las mayores tasas de VIF en país.

A esto se agrega que el informe publicado por la Fiscalía Nacional, muestra un aumento en delitos sexuales del 7,7%, donde el 90% corresponden a víctimas menores a 18 años. Junto con una baja en el ingreso de denuncias del año 2016, correspondiente a 9.723 menos respecto al 2010.

Relacionados