bat
Inicio » Trabajo

Congreso rechaza reajuste salarial de trabajadores públicos y el paro continúa

08 noviembre 2016

[resumen.cl] Esta tarde la Cámara de Diputados rechazó el veto presidencial, a través del cual, el Gobierno, insistía en la aprobación del proyecto de ley sobre reajuste salarial para los trabajadores del sector público. Luego de haber sido aprobado por la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, éste pasó a ser votado a la Sala de Sesiones, donde se registraron 44 votos favorables, 28 en contra y 37 abstenciones. Como la suma de los votos en contra y las abstenciones fue mayor, no se pudo aprobar el proyecto que mantenía el reajuste salarial de 3,2% y hacía innovaciones irrisorias en el bono de fin de negociación.

Los gremios agrupados en La Mesa del Sector Público, han definido la continuidad del paro nacional, de momento, por este miércoles 9 de noviembre, a fin de restablecer el diálogo con el Gobierno y fijar las condiciones para un nuevo proyecto de reajuste salarial. No obstante, han sido enfáticos en aseverar que el Ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, “ha dejado de ser un interlocutor válido” para dialogar. Su postura ha sido despótica y arrogante. Junto a negar la posibilidad de entregar un reajuste salarial coherente al encarecimiento de la canasta básica de subsistencia, el Ministro se exhibió displicente respecto a las repercusiones implicadas en la frustrada aprobación del reajuste gubernamental, pues mientras éste se tramitaba, hacía dibujos en una hoja de papel.

Falazmente, los personeros han justificado la negativa a destinar mayores recursos a los salarios de los trabajadores públicos, arguyendo un supuesto ahorro fiscal, sin hacerse cargo de todo el dinero del erario fiscal entregado a empresas privadas injustificadamente, a cambio de supuestos servicios, en realidad usados como pretextos para lucrar. Estos mismos dignatarios, ni siquiera insinúan el aumento de impuestos (o, su cobro) a las empresas que amasan pingües utilidades con la expoliación de comunidades, a través de su explotación laboral y la extracción de productos destinados al comercio de materias primas.

El nuevo escenario requiere de cohesión entre los trabajadores y la mayor presión sobre el Gobierno. Es necesario emprender un proceso de reorganización en el seno de los gremios, replanteándose sus métodos organizativos y de lucha. Cada vez, de manera más elocuente, la clase política expresa su desinterés por representar los intereses de la sociedad, ya ni siquiera se molesta en hacer pantomimas. Y, en este contexto, los trabajadores solo pueden confiar en la fuerza de sus propias acciones.

Relacionados