DignidadTrabPublicos
Inicio » Trabajo

Disidente de la ANEF dispara contra las cúpulas sindicales: “Hace años son los mismos negociadores que nos han llevado al fracaso“

17 noviembre 2016

[resumen.cl] Desmoralizados se encuentran gran parte de los trabajadores públicos que se movilizaron por un mayor reajuste. Críticas han surgido desde diversos sectores hacia las cúpulas sindicales de la Mesa del Sector Público en que se incluyeron a dirigentes sumamente cuestionados como Bárbara Figueroa. La dirigenta disidente de la ANEF, parte del Movimiento Cabreados, Jimena Aguirre dispara contra las cúpulas sindicales y sus vínculos con la clase política, responsabilizándolos en gran parte de la precariedad que sufren hoy en los trabajadores del Estado.


En conversación telefónica con Resumen, Jimena Aguirre señala respecto al balance que realizan sobre la movilización del sector público “nosotros como disidencia de la conducción de la ANEF podría darte una opinión, porque cuando uno escucha la crítica interna, es que aquí estuvimos todos con unidad y luchamos hasta el final, el gobierno nos ganó, no tuvimos éxito, pero luchamos. Y eso no es así, nosotros discrepamos absolutamente de esa postura porque aquí hay problemas en la forma de hacer la negociación y en el fondo de los temas que se tratan en la negociación. Porque si tu revisas el pliego que presenta la CUT a este proceso de negociación, que es un pliego de peticiones -17 páginas tiene el petitorio- de partida es elaborado a puertas cerradas: ni siquiera es conocido por el Directorio Nacional de la ANEF.” La dirigenta acusa que no hubo participación alguna de las bases, ni de sus dirigentes en la conformación de las demandas y que las éstas fueron elaboradas por las cúpulas sindicales y sus asesores, todos miembros de los partidos políticos de la Nueva Mayoría.

A estas denuncias, Aguirre agrega que además, en la conformación del petitorio no se incluyeron las demandas de gran parte de los trabajadores más precarizados del sector público “Dejan afuera de la negociación a miles de trabajadores sin representación: hablamos de más de 300 mil trabajadores. Los honorarios, los subcontratados que la Dirección de Presupuestos ni siquiera los reconoce en esa calidad, porque cuando le preguntamos las cifras oficiales, la DIPRES dice que hay 45 mil trabajadores más menos en el Estado. Y resulta que cuando se le consulta al Servicio de Impuestos Internos son más de 300 mil trabajadores que prestan servicios al Estado de manera precarizada”

Aguirre explica que este tipo de empleo precarizado se ha ido transformando en la tendencia del trabajo en el sector público, con la venia del dirigente de la ANEF Raúl De la Puente “El empleo precario, en estos 20 años en que el presidente de la ANEF ha sido el mismo -militante del Partido Socialista- ha conducido a los trabajadores del Estado a la precariedad absoluta en temas laborales, a la inestabilidad, al cuoteo en los servicios públicos. Finalmente los mismos dirigentes/militantes de los partidos se han tomado las asociaciones y persiguen a los trabajadores” La dirigenta de la ANEF alude al caso de los trabajadores del SENAME que decidieron crear una organización autónoma en la Región Metropolitana, que finalmente fueron desvinculados y que tras un fallo judicial, debieron ser reincorporados al Servicio. Por apoyar a estos dirigentes perseguidos, Jimena Aguirre y otra dirigenta de la ANEF -Orietta Fuenzalida- fueron pasadas al tribunal de disciplina en el Directorio de la ANEF.

“No defienden ni el empleo público, ni el Estado. Hemos visto como los servicios en Salud son externalizados una y otra vez en el servicio público. Nosotros denunciamos por qué la negociación se hace en el segundo semestre y no en el primer semestre, cuando se discute el presupuesto de la nación: si queremos ser incidentes en los temas estructurales del empleo público, nosotros debemos incidir en el presupuesto de la nación y no cuando tenemos acceso solo a migajas, que son las décimas que nos dejan para luchar por el reajuste” sostiene Aguirre. Es decir, la dirigenta acusa que el proceso de negociación ha sido hace mucho tiempo tutelado por la clase política y sus ramificaciones en las cúpulas sindicales del sector público, perjudicando a la gran masa de trabajadores públicos.

“¿Por qué los trabajadores del sector público estamos siendo representados por dirigentes de la CUT, que fueron elegidos fraudulentamente y que nadie los ha elegido para ser nuestros representantes? Porque a esta cúpula sindical la instaló el gobierno” afirma cuestionando la legitimidad de las negociaciones, en lo que parece un show mediático para posicionar a dirigentes sindicales vinculados a partidos políticos y que hoy en día son sumamente cuestionados.

Este cuestionamiento se suma el freno a la radicalización de las movilizaciones al líder de la CONFUSAM Esteban Maturana y al conductor de la ANEF Raúl De La Puente, al no declarar una paralización indefinida pese a la insistente petición de los miembros de la organización. No obstante este cerco, muchos trabajadores públicos sobrepasaron los lineamientos de las cúpulas, aunque quizás demasiado tardíamente y no en la intensidad necesaria como para poner en jaque al gobierno.

A pesar de los malos resultados de las negociaciones, la dirigenta explica que hace tiempo ya se ha construido una plataforma de lucha sindical alternativa a lo planteado en la mesa del sector público. La Mesa Alternativa del sector público, que hace un tiempo se manifestó en las afueras del Ministerio de Hacienda sigue reuniéndose e intentando coordinar a los sectores descontentos y excluídos de una negociación que se ha transformado en un un ritual y que ahora intenta sobrerreglamentar el proceso de negociación colectiva del sector público, como forma de debilitar aún más a los trabajadores.

Relacionados