Tras 61 años cae la Dictadura Paraguaya

Cambia, Todo cambia: Fernando Lugo Presidente de Paraguay

 

FELICITACIONES AL PUEBLO PARAGUAYO QUE DURANTE DECENAS DE AÑOS HA PUESTO
MUERTOS, PRESOS, TORTURADOS Y EXILIADOS PARA LLEGAR A ESTE PRESENTE.

 

Suramérica felicita a Lugo

Tempranamente diversos mandatarios latinoamericanos llamaron felicitando al ex obispo Fernando Lugo por su “victoria contundente”, cerrando el paso a cualquier maniobra que impidiera el reconocimiento de la voluntad popular por parte de la dictadura paraguaya.

 

“El triunfo de Fernando Lugo es una piedra más para la sepultura definitiva de esos modelos tan nefastos en la región y una piedra más para el fundamento de esa nueva América Latina justa, soberana, independiente y, por qué no, socialista, que busque como el que más la justicia social y la equidad”, dijo el mandatario ecuatoriano Rafael Correa.

 

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, felicitó al presidente electo de Paraguay, Fernando Lugo, por su victoria en las elecciones celebradas este domingo y ambos coincidieron en “seguir construyendo” la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).   Chávez y Lugo manifestaron su deseo de reunirse “lo más pronto posible” para abordar los planes de “cooperación y complemetariedad” entre las naciones.

 

“Es una victoria importante que abre un nuevo capítulo a los pueblos latinoamericanos, en la que Paraguay se suma a la hermandad y a la búsqueda de sociedades justas y de propósitos por el bienestar de todos y todas”, Señalo el Presidente de Nicaragua Daniel Ortega.

 

Tabare Vázquez, lo llamó para felicitarlo enseguida apenas conocidos los resultados para apoyarlo”, señalaron fuentes de Presidencia.  Cosa similar hicieron los gobiernos de Brasil, Argentina y Bolivia

 

Lugo, de 56 años de edad, arrasó en los comicios presidenciales de este domingo y se situó en primer lugar con 40,82 por ciento de los votos, frente a los 30,72 de la oficialista Blanca Ovelar. En tercer lugar se ubicó el general retirado Lino Oviedo.

 

Con el triunfo de la Alianza Patriótica para el Cambio (APC) terminan 61 años de gobiernos del Partido Colorado, la organización política más antigua en el poder en América Latina quien se impuso por medio de golpes militares y fraudes electorales.

 

A pesar de la Guerra sucia

 

Pese a las amenazas y provocaciones del gobierno de Nicanor Duarte Frutos, a la guerra sucia desatada con propaganda ilegal que pretendía vincular a Lugo con el terrorismo, con supuestos apoyos e injerencia extranjera de los presidentes Hugo Chávez de Venezuela,  del gobernador del Estado de Paraná de Brasil Roberto Requiao, y como no con las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia).


El hecho de mayor gravedad de las diversas agresiones del gobierno contra la oposición, se produjo en la ciudad de Curuguaty, nordeste de Paraguay. Alfredo Avalos apoderado general del Movimiento Popular Tekojoja (MPT) que apoya la candidatura presidencial de Lugo, fue víctima de un atentado criminal del que salió gravemente herido y resulto asesinada su esposa.

Los días previos se desato una verdadera guerra política por el copamiento total del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) por parte del gobierno, que no permitió a la Alianza Patriótica para el Cambio (APC) que postula a Lugo, una participación transparente en el proceso de control eleccionario. Pese a la negativa del TSJE de abrir espacio a la oposición para el conteo y la emisión de los resultados preliminares, finalmente el gobierno accedió por la presión internacional de la OEA y diversas otras delegaciones.


El gobierno realizó una mudanza de última hora de miles de electores de la oposición a distantes zonas geográficas, con el objetivo de restarle votos a Lugo, también se había generado un clima tenso por las denuncias del gobierno de que la oposición estaría preparando una serie de atentados contra instalaciones productivas, expendedores de combustibles y otros locales públicos incluidos colegios electorales.

La guerra sucia incluyó la compra de documentos de identidad de votantes de la oposición de escasos recursos, forma de fraude electoral muy utilizada por el gobierno colorado que se mantiene en el poder por más de 60 años, incluidos 35 años de dictadura militar con el Gral. Alfredo Stroessner (1954-1989).


El propio Ministro de Defensa del gobierno fue sorprendido en un barrio pobre de la ciudad de Luque, colindante con la capital Asunción, comprando cédulas de votantes opositores, hecho que fue comprobado por fiscales, representantes de la oposición y de la Misión de la Organización de Estados Americanos (OEA).


La oposición y el pueblo en general estuvieron alerta ante toda la gama de fraudes electorales muy bien conocidos que practica el gobierno del partido colorado, incluidos el cambio de actas electorales, como fue realizado masivamente en la elección interna de candidatos del Partido Colorado.


La caída del Partido Colorado, que ya era vaticinada por todos los analistas y los sondeos tanto de Paraguay como internacionales, puede abrir un nuevo proceso de luchas por la democracia en ese país, muy golpeado por una feroz dictadura de 35 años, sujeto a un Mercosur que lo empobrece cada día mas al no dar oportunidades iguales para la exportación paraguaya tanto al Brasil como Argentina y, principalmente por la tenaza histórica que representan los contratos totalmente desfavorables para el Paraguay en las represas hidroeléctricas de Itaipú (la mayor del mundo construida en la década del 70 por Paraguay y Brasil) y la represa Yacyretá (de Argentina y Paraguay).


Lugo lleva como bandera principal la recuperación de la Soberanía paraguaya en ambas represas hidroeléctricas, ya que su país no recibe un precio justo por la venta de energía que no es consumida por el escaso grado de desarrollo industrial del país. Sin embargo, existe una enorme diferencia entre lo que es pagado por Brasil, por consumo de energía, y el precio al que Brasil vende dicha energía en su mercado interno.


Si Paraguay vendiese su energía no consumida a precios de Mercado, sin estar obligado como hasta hoy a vender ese excedente a Argentina y Brasil a precios irrisorios, el ingreso total por la venta de energía paraguaya de ambas represas representaría 3.870 millones de dólares por año. Descontados los 275 millones de dólares percibidos actualmente por año, queda una diferencia neta a favor del país de 3.595 millones de dólares. Eso representaría una formidable palanca de desarrollo para los diversos programas de recuperación económica y social que tiene previstos el gobierno de Lugo.


Sin embargo, por la variada composición ideológica y política de la alianza que sostiene al ex obispo Fernando Lugo, el desarrollo y la tendencia de su gobierno dependerá en gran medida de las fuerzas populares que tendrán que estar vigilantes, habida cuenta de que para estas elecciones la izquierda políticamente organizada fue muy dispersa en varios frentes obteniendo por primera vez representación parlamentaria aunque muy débil. Según los conteos preliminares, dos sectores socialistas lograron un diputado cada uno, Tekojoja y el P-Mas, y dos representantes en la Cámara de Senadores por Tekojojá. El movimiento popular dependerá sólo de sus fuerzas, su capacidad de lucha y de movilización, lo que puede ser atendido por el ex obispo Lugo a la hora de sus definiciones, considerando además que Lugo está identificado claramente con la ‘opción preferencial por los pobres’ y la Teología de la Liberación de la Iglesia Católica que inspiró movimientos político-sociales y revolucionarios tan importantes en América Latina como el Movimiento Sin Tierra del Brasil. Lugo durante su vida pastoral tuvo estrecha vinculación con los movimientos de campesinos Sin Tierra en Paraguay y se ha caracterizado por ser uno de los más críticos al régimen oligárquico, de corrupción y entrega de la Soberanía que ejerció el partido de Stroessner por más de 60 años en el país. Emblemáticamente el día de ayer domingo, concurrió a votar en la capital, Asunción, acompañado del brazo de Hebe Bonafini, Madre de Plazas de Mayo de Argentina, además de otros referentes del movimiento popular de Paraguay.

 

 

Estas leyendo

Tras 61 años cae la Dictadura Paraguaya