Estudiantes movilizados de la Udec le tuercen el brazo a la Universidad.

Los estudiantes de la Universidad de Concepción sorprendieron este segundo semestre con una movilización que se extendió desde la primera semana de septiembre hasta el 19 de octubre. El objetivo era exigir una ampliación del plazo de cancelación de la matrícula 2009 hasta marzo del 2010, congelamiento y rebaja del arancel, que ningún estudiante dejara de estudiar por motivos económicos, rebaja de un 50% del valor de la matrícula y disculpas públicas por parte de la Universidad de Concepción.

La movilización comenzó  con algunas carreras de la Facultad de Educación que se fueron a paro. En primer momento, exigían a la Universidad de Concepción un plazo para pagar la deuda de la matrícula 2009, ya que  si ésta no estaba cancelada a fines de agosto el estudiante ya no era alumno regular.  

Los estudiantes luego de un tiempo ya no sólo exigían una prorroga del pago de lo adeudado de la matrícula 2009, sino que comenzaron a cuestionar los usureros cobros que la universidad les exigía pagar año a año.

La movilización a medida que avanzaba sumaba más carreras no sólo del campus de Concepción, sino que además estudiantes del campus de Los Ángeles y del campus de Chillán. Es así como a la movilización sumó más de 60 carreras sólo en el campus de Concepción incluyendo a las Ingenierías y carreras del área de la salud. Asimismo la sede de Los Ángeles fue totalmente tomada por los estudiantes y en la sede de Chillán todas las carreras paralizaron sus actividades.  

La universidad, en un primer momento, señalaba que la movilización de los estudiantes era antojadiza, que lo que estaban exigiendo era imposible, que el conflicto era artificial. Ni pensar un congelamiento de arancel ni una reducción en el valor de la matrícula. Estos intimidaban por la prensa que cerrarían el semestre y acusaban  que el movimiento sólo era de la Facultad de Educación. Por otro lado, en cada marcha que los estudiantes realizaban permitían que la fuerza policial reprimiera fuertemente sin mediar provocación por parte de los estudiantes.

Pero la protesta de los estudiantes iba en ascenso y poco a poco la universidad fue cediendo de la incomunicación total al establecimiento de una mesa de negociación con los estudiantes movilizados.

En este momento, en el que comienza la mesa de negociación se encontraba más del 70% de la universidad paralizada.

La organización
Los estudiantes se agrupaban en una Asamblea General que reunía a estudiantes de todas las carreras movilizadas independiente de si estos fuesen de centros de alumnos. Este era el lugar donde los estudiantes tomaban las decisiones y organizaban las distintas actividades que realizarían para presionar a la universidad.

Esta instancia sobrepasaba a la Federación de Estudiantes, denunciada por los estudiantes como un órgano inoperante y aún más, desmovilizador, que sólo servía como trampolín político. Esto se demostró en esta movilización, pues la federación apoyó tardíamente a los estudiantes movilizados.

La negociación
Los estudiantes, gracias a su sistemática y constante movilización, establecieron una mesa de negociación compuesta por 6 representantes de la universidad y 6 representantes de los estudiantes movilizados, 5 estudiantes representantes de la Asamblea General y un representante de la federación de estudiantes.

Sin dejarse engañar por las migajas que ofrecía el directorio de la universidad, los estudiantes tras conseguir la mesa de negociación, en vez de calmar las aguas tomaron la ofensiva y presionaron al nivel de comenzar una huelga de hambre y tomarse la Biblioteca Central de la universidad mientras se mantenía la negociación. Ante esta capacidad movilizadora, a la universidad sólo le quedó ceder.

Finalmente y luego de un mes y medio de movilizaciones, con marchas, tomas de facultades,  sillazos, huelgas de hambre, actos culturales; los estudiantes movilizados logran las siguientes conquistas:

1. Ningún estudiante será  impedido de continuar sus estudios por motivos de índole económica.
2. Los estudiantes que aún tienen deudas pendientes serán revisadas con el objetivo de darles una solución. El plazo para el pago de la deuda se extenderá hasta marzo del 2010
3. Los aranceles 2010 se mantendrán en el valor nominal del arancel 2009, sin reajustes en todas las carreras, tanto para estudiantes de cursos superiores como para los que ingresan el 2010. con respecto a los aranceles 2011 y 2012 estos se reajustarán sólo por el IPC.
4. Reducción de un 30% del valor de la matrícula para todos los estudiantes tanto de cursos superiores como para los que ingresen el 2010, esta reducción es de carácter permanente para cada estudiante. Con respecto a la matrícula del 2011 y 2012 se reajustará en el valor del IPC respectivo.

Para los estudiantes esta movilización fue un gran avance en su organización, pues participaron carreras que hace mucho tiempo no se movilizaban y generaron una protesta sistemática que no decayó en ningún momento, finalizando con la mayoría de las carreras movilizadas. Igualmente, señalan los estudiantes, es un logro político el hecho de que ellos, la Asamblea General  negociara con la Corporación de la UdeC, ya que años anteriores no validaban esta instancia, catalogándola como ilegal y sólo validando a la FEC como representante de los estudiantes. Este año la Asamblea General negoció con la Corporación Universidad de Concepción más un representante de la FEC (Carol Cariola, presidenta FEC).

Los estudiantes también afirman que esta movilización ayuda a incentivar a los compañeros que aún no se movilizan, pues consideran que al movilizarse nunca se gana y sólo se pierde tiempo. Por el contrario este triunfo de los estudiantes reafirma su convicción que sólo con movilización y organización se logran sus objetivos.

Por último los estudiantes señalan que seguirán trabajando, pues el próximo año se discute la ley de financiamiento de la educación superior.

Al término de esta nota los estudiantes de la universidad Federico Santa María igualmente comenzaron a movilizarse por una rebaja del 50% al valor de la matrícula y un 30% al valor de los aranceles mensuales, demostrando que esto es un malestar generalizado.

Estudiante de 1ºaño que participó de las movilizaciones
En relación a la organización del movimiento llevado a cabo a través de Asambleas Generales, ¿Qué opinión le merece?
Para mí las asambleas son incriticables y aunque a veces cueste ordenarlas, y que son muchos estudiantes que están participando yo creo que representan una forma de organización realmente democrática, ya que los voceros están sujetos a cambios en cualquier momento, además es una manera de evitar la flojera que se genera cuando se deja la responsabilidad a dos o tres personas y los demás se desligan.

¿Qué rescatarías de estas movilizaciones?
Yo rescataría los lazos que uno genera durante el proceso, lazos que seguirán en futuras movilizaciones. También rescato esto como una instancia para educarme e informarme con respecto a las cosas que están pasando en el país.
En definitiva creo que lo más importante es ir preparando una plataforma que se proyecte en el futuro, luchar por una educación gratuita que sea al servicio de la gente y no del mercado.


Abelardo Castro, Decano de la Facultad de Educación y partícipe de la mesa de negociación: “El tema del financiamiento de la educación superior es un tema de estado pendiente”

¿Cuál es su opinión sobre lo que se obtuvo en la mesa de negociación?
Como universidad ganamos porque se puedo construir un diálogo constructivo entre estudiantes y docentes. Igualmente es importante que la universidad comprendiera la importancia de tener una política más ofensiva hacia los requerimientos que deben hacerse hacia el Estado. A modo personal me impresionó como actuaron los estudiantes de manera muy cohesionada, siempre con mucha altura de mira en relación a las necesidades e intereses de los jóvenes.

¿Qué opinión le merece cuando en primera instancia la universidad señaló que el movimiento era antojadizo y sólo pertenecía a estudiantes de la Facultad de Educación?

Me dolió mucho cuando se partió estigmatizando al movimiento y sobre todo que era sólo de parte de los estudiantes de la Facultad educación sin comprender que aquí había algo más de fondo. Después se dieron cuenta que esta situación ameritaba una discusión de universidad, cuando la movilización era generalizada

¿Por qué cree que siempre desde la Facultad de educación comienzan las movilizaciones?

Hay varias razones, los estudiantes se preocupan y se relacionan con la gente y es por esto que llegan a temas valóricos como la equidad y la justicia, otro factor es que mucho de los estudiantes que estudian en esta facultad han vivido en carne propia la inequidad y la injusticia, pues sus familias no son de altos ingresos  y no pueden acceder a todos sus derechos.

¿Qué opinión le merece que Carabineros este todos los días y a toda hora estacionado a las afueras de la Universidad de Concepción?
Yo pienso que no corresponde, eso de tener el carro lanza aguas a fuera de la universidad es una estigmatización. Si yo fuese autoridad universitaria pediría que por favor se retiren, aunque no este dentro del área de la universidad, basta con que haya unos policías motorizados si es que quieren resolver un problema de tráfico.

Estas leyendo

Estudiantes movilizados de la Udec le tuercen el brazo a la Universidad.