Con falsos argumentos el Mercurio promueve una mayor desnacionalización del cobre.

En la primera parte, reproducimos la Editorial del Mercurio del lunes 26 de octubre de 2009, titulada “El mercado del cobre”.

En la segunda parte, incluimos críticas a algunos de los temas de dicha Editorial, publicados por el Mercurio e incorporamos un comentario a una Editorial anterior sobre el mismo tema.

Dado que el cobre es tan importante para Chile, el Mercurio le ha dedicado muchos Editoriales, con similares argumentos. Nuestros comentarios orientados a crear conciencia sobre la necesidad de la Renacionalización del Cobre, junto con incorporar nuevos elementos, reproduce planteamientos de notas y trabajos anteriores. Las notas están limitadas a 350 palabras.

Primera Parte: Editorial del Mercurio El mercado del cobre. (26 de octubre 2009).
Se está iniciando una ola de nuevos proyectos de producción de cobre en Chile, que ya tiene el 33 por ciento de la oferta mundial en la actualidad. Según Cochilco, la producción chilena subirá de 5,33 millones de toneladas de cobre fino en 2008 a 7,38 millones en 2020. Los proyectos de inversión en minas de cobre en Chile para los próximos cinco años suman 39 mil 407 millones de dólares.

El efecto parcial del consiguiente aumento en la oferta sobre el precio internacional del cobre es evidente. Las empresas cupreras privadas se cuidan de considerar esos efectos al evaluar la conveniencia de sus proyectos. No ocurre así con las mineras estatales, cuyas decisiones tienden a estar dominadas por los sindicatos y por las necesidades electorales de los gobiernos de turno. En este contexto debe evaluarse la noticia de que el gobierno chino crearía un “estímulo fiscal” para la inversión en nuevas minas de cobre, porque si para eso usara alguna de las modalidades que la Organización Mundial de Comercio (OMC) considera ilegales, ese estímulo constituiría competencia desleal y merecería un reclamo de las autoridades chilenas. En cambio, si el gobierno chino se limita a ampliar el acceso de las compañías mineras chinas al mercado internacional de capitales, eso debería ser bienvenido por nuestro país.

Es interesante la experiencia de la Unión Europea en frenar aportes fiscales a empresas estatales que los usan para competir deslealmente: ella sugiere que la inyección directa de recursos fiscales chinos a empresas mineras chinas, sin exigir la prima de riesgo de mercado, sería una práctica de intervención desleal en la competencia.

Los intereses chilenos en esta materia son contrapuestos. Interesa al fisco y a los contribuyentes maximizar el valor presente, descontado de la recaudación de impuestos a la renta en las minas de cobre ubicadas en Chile y de las utilidades de Codelco; eso exige precios altos y costos bajos. En cambio, a los sindicatos mineros y a la industria subcontratista les interesa más que se maximice la producción de cobre, pues ella motiva la contratación de más trabajadores y servicios. Sin embargo, éstos son numéricamente muy inferiores a los beneficiarios de una mayor recaudación fiscal.

El interés superior de Chile está en administrar estos conflictos de manera armónica, evitando que la lucha por las rentas del cobre domine la vida nacional. Desde esta perspectiva, el reciente aporte fiscal a Codelco podría tener el mismo efecto que un aporte fiscal chino a em- presas mineras chinas.


Segunda Parte: Nuestros Comentarios Críticos

Comentario I: Orlando Caputo Leiva
El tema de la Editorial es un Tema Nacional, del pasado, de la situación actual y del futuro de la sociedad, de la economía y de la política en Chile.

Ahora YA debería ser estudiada esta Editorial y estudiar en profundidad la importancia del cobre para Chile por parte de todos los comandos y asesores de las candidaturas presidenciales. También debería ser objeto de un amplio y profundo análisis por parte de los trabajadores chilenos, por la CUT, por los trabajadores de planta y sindicatos de CODELCO, de las empresas privadas en el cobre, por la Federación Minera y de la Confederación de Trabajadores del Cobre.

En la Editorial se señala que están previstas fuertes inversiones y aumentos de la producción en la industria del cobre en Chile en los próximos años, y que este aumento de la oferta de cobre sobre el precio es evidente: “Las empresas privadas se cuidan de considerar esos efectos al evaluar las conveniencias de esos proyectos. No ocurre así con las mineras estatales cuyas decisiones tienden a estar dominadas por los sindicatos y por necesidades electorales de los gobiernos de turno”

Esta afirmación del Mercurio no se corresponde con la realidad de la industria del cobre. En efecto, las masivas inversiones de las grandes mineras mundiales en Chile, desde inicios de los 90’s crearon desde Chile, una sobreproducción mundial de cobre que a partir de julio de 1995, que provocó una drástica caída de los precios del cobre en el mercado internacional. Esa sobreproducción de cobre por parte de las mineras extranjeras en Chile, se profundizó porque el incremento de la producción prevista entre 1996 y 2000, fue mucho mayor que las estimaciones sobre el crecimiento de la demanda mundial de cobre de todos los países del mundo.

Nuestro trabajo de 1996, “La Sobreproducción Mundial de Cobre Creada desde Chile y su Impacto en la Economía Nacional”, anticipó la profunda caída de precios del cobre, caída de precios que se transformó en la causa principal de la crisis de la economía chilena a fines de los 90’s, y profundizada por la crisis asiática.


Comentario II: Orlando Caputo Leiva

La Sobreproducción Mundial de Cobre creada desde Chile por las grandes mineras mundiales, que se manifestó a partir de julio de 1995, provocó una disminución de precios que se correspondió con nuestros estudios, en que los precios bajaron hasta niveles en torno a 70 centavos de dólar la libra. Nuestras estimaciones consideraban disminuciones de precios hasta 75 centavos de dólar la libra.

Sin embargo, la caída de precios fue más prolongada que la estimada en nuestros estudios, que consideraban precios muy deprimidos para el período 1996-2000. La drástica disminución de precios en la realidad se dio desde julio de 1995 hasta septiembre de 2003.

En los ciclos de precios anteriores, desde 1950 hasta el ciclo de inicios de los 90’s, las disminuciones de precios siempre se dieron por una disminución fuerte de la demanda. Primero, por término de la Guerra en Corea; luego, por término de la Guerra de Vietnam. Ambos conflictos tuvieron impacto mundial y sus términos disminuyeron rápidamente la demanda por cobre, demanda asociada al uso de cobre en armamentos. También las crisis mundiales de 1974-75; de 1980-82 y de inicios de los años 90’s, provocaron una fuerte disminución de la demanda mundial de cobre.

Sin embargo, la disminución drástica de los precios a partir de julio de 1995, se produce cuando la economía mundial mostraba un gran dinamismo con gran crecimiento del PIB mundial, del PIB en los países desarrollados, en el sudeste asiático, y particularmente, del PIB en Corea y China. En Estados Unidos en la década de los 90’s, se produce una fuerte recuperación del PIB.

La disminución drástica de los precios a partir de julio d 1995, a diferencia de todos los ciclos anteriores, se produce cuando la demanda mundial de cobre tiene un gran crecimiento. Pero, el aumento de la producción por la sobreproducción mundial de cobre creada por Chile, provocó tal aumento de la producción de cobre, que fue mayor que el aumento de la demanda.

Esta es una clara demostración que las grandes mineras mundiales, con su competencia y comportamiento anárquico, generaron este gran daño a Chile, y su comportamiento es completamente opuesto al planteamiento de esta Editorial.


Comentario III: Graciela Galarce

Esta Editorial promueve una profundización de la desnacionalización del cobre chileno, promoviendo ahora las inversiones chinas.

Las inversiones extranjeras en la minería chilena de 1974 a 2005, fueron de 19.976 millones de dólares. De ellas, 17.600 fueron ejecutadas desde 1990 a 2005.Es decir, el 90% de las inversiones de las grandes mineras mundiales en la minería chilena, particularmente, en el cobre, se realizaron durante los gobiernos de la Concertación.

Este crecimiento de las inversiones provocó en forma simultanea: Primero, la Desnacionalización del Cobre; y, Segundo: la Sobreproducción Mundial de Cobre.

Codelco controlaba casi el 100% de la producción chilena, ahora, sólo el 26,5%, y más del 70% es controlado por las grandes mineras mundiales que se han apropiado del cobre chileno.

Los precios promedio anual desde 1996 a 2003, cayeron en torno a 75 centavos dedolar la libra. Comparando los precios de los últimos años, superiores a los 3 dólares por libra, se demuestra el profundo daño a Chile, que la corrupción política de la Derecha y de la Concertación, han generado, que los medios de comunicación con su silencio se han convertido en cómplices. No hay medios de comunicación en la prensa nacional ni programas y periodistas de TV con amplia cobertura, que analicen este ROBO a mano armada que ha sufrido Chile

La corrupción política de la Derecha y de la Concertación se arrastra desde la Dictadura.

Sebastián Piñera, conoce los “aportes” de su hermano José Piñera Echenique a Chile. Eduardo Frei, también conoce el aporte del hermano de Sebastián, ya que su gobierno perfeccionó las normativas creadas por José Piñera en Dictadura.

José Piñera, elaboró la normativa anticonstitucional que creó la”Concesión Plena” indefinida, que entrega gratuitamente en propiedad privada, los grandes y ricos yacimientos chilenos a las grandes mineras mundiales.

En Dictadura se creó esta normativa anticonstitucional. Los gobiernos de Aylwin, Frei Ruiz – Tagle, Lagos y Bachelet han usada usado esta normativa para desnacionalizar el cobre chileno, que tantos años, esfuerzos y vidas de compatriotas costó.

Comentario IV: Graciela Galarce

Es lamentable que esta Editorial demuestre total y absoluto desconocimiento (¿?) en relación a la historia del cobre chileno y uno de sus principales hitos: la “Concesión Plena”, para ser un análisis serio y objetivo.

José Piñera, en su documento” El Cascabel de la Minería”, 2002, señala que a inicios de los 80’s, la Dictadura enfrentaba una crisis, debido a que varios militares – entre ellos, el Almirante que era Ministro de Minería, se oponían a la desnacionalización del cobre.

José Piñera afirma en el citado documento:

“Para resolver esta crisis, el Presidente de la República me nombró Ministro de Minería el 29 de diciembre de 1980, una vez lograda la aprobación el 4 de noviembre de ese año de la Reforma Previsional que creó el sistema de AFP”.

“El desafío para 1981 era elaborar una legislación de rango constitucional que asegurara derechos sólidos de propiedad en el emblemático y potencialmente rico sector minero”

A continuación en forma magistral y teatral relata su genialidad:
“Tras un intenso mes de enero de 1981 dedicado al estudio de los más variados textos jurídicos actuales e históricos, y a escuchar y sopesar con mente abierta las opiniones de todas las personas que querían aportar algo en este tema, y tras un mes de febrero procesando toda esta información y reflexionando «lejos del mundanal ruido», llegué a la conclusión de que el nudo gordiano que estaba ahogando a la minería chilena no podía «desamarrarse». Era preciso cortarlo. La «espada» la descubrí en un concepto y una fórmula lógica de la ciencia económica que, a mi juicio, era plenamente compatible con la filosofía global de la Carta Fundamental, una vez definido el derecho de concesión vigoroso que ella permitía. Se trata del concepto de valorización de un bien o una empresa según la conocida fórmula del Valor Presente de los flujos netos de caja”.

Con esto, se dio garantía de propiedad privada indefinida, y se borró la nacionalización de cobre aprobada por Unanimidad del Congreso Pleno en 1971, que como Reforma Constitucional señala que: “el Estado tiene el dominio absoluto, exclusivo, inalienable e imprescriptible de todas las minas”

Comentario V: Graciela Galarce
Sebastián Piñera, conoce perfectamente los “aportes” de su hermano José Piñera a Chile. El gobierno de Eduardo Frei perfeccionó la normativa anticonstitucional de “Concesión Plena Indefinida” creada por José Piñera en Dictadura.

Los dirigentes políticos de Derecha, de la Concertación y los Presidenciables no pueden ser cómplices de la confesión de: José Piñera en su documento del año 2002, “El Cascabel de la Minería”, en el Vigésimo Aniversario de la “Concesión Plena”.

José Piñera confiesa que:

1. “La fórmula que se diseñó configura una concesión de explotación con los atributos jurídicos necesarios para garantizar al inversionista privado, la que se puede denominar concesión plena, para diferenciarla de la conocida concesión administrativa”

Destaca sus características:
a. “Es una concesión judicial. Su nacimiento, subsistencia y extinción están entregados al Poder Judicial, esto es, a una autoridad distinta del Poder Legislativo y Ejecutivo del Estado. Así, la concesión se origina en un procedimiento judicial, en el cual el juez sólo reconoce la existencia del derecho que otorga el descubrimiento”

b. “Es un derecho de duración indefinida. No tiene plazo determinado que fije su término, y su conservación depende del cumplimiento de la obligación de amparo, que consiste en el pago de una patente anual;”

c. “Está protegida por el derecho de propiedad. Lo cual significa referirla a las normas que garantizan el dominio privado. De esto se deduce, por una parte, que el titular puede libremente “usar, gozar y disponer” de la concesión (vale decir, vender, hipotecar, dar en garantía, transmitir hereditariamente, etc.) y, por otra, que no puede ser privado de ella sino por expropiación, y”

d. “La expropiación origina indemnización completa. Consecuencia de la propiedad de ella, la indemnización por expropiación debe comprender el valor del “daño patrimonial efectivamente causado”. A falta de acuerdo entre las partes, serán los tribunales de justicia, previa consulta a peritos, los que tendrán que determinar el valor comercial de la concesión, utilizando la fórmula del Valor Presente”.

El Valor Presente de las utilidades previstas durante todos los años hasta que se agote el yacimiento. Esto, es muy burdo. Bastaría disposición política para reconocer su inconstitucionalidad


Comentario VI: Orlando Caputo

Chile no necesitaba ni necesita capital extranjero en la minería del cobre.

La nacionalización del cobre así lo demostró por muchos años como se ha señalado en varios documentos nuestros. Chile cuenta con carreras técnicas y universitarias relacionadas con el sector minero y metalúrgico de una gran tradición

Asimismo, Chile cuenta con profesionales y técnicos de alto nivel. En Chile se ha desarrollado la ciencia básica y aplicada que ha permitido exportar conocimiento y tecnología del sector minero. Chile cuenta con mayor conocimiento y experiencia que China en la explotación minera de cobre.

Además, como hemos demostrado, Chile no necesita capital extranjero, ni capitales chinos. En Chile hay un exceso de capital, generado por CODELCO, el que sólo controla el 26,5% de la producción chilena de cobre.

Las inversiones extranjeras desde 1974 a 2006, son alrededor de 20 mil millones de dólares. Las ganancias de las empresas extranjeras que se han apropiado del cobre chileno, sólo para el año 2006 son también de 20 mil millones de dólares. En sólo un año han recuperado la inversión de más de 30 años.

La desnacionalización del cobre que había nacionalizado Salvador Allende puede ser revertida si los trabajadores en general, y en particular los trabajadores de la minería y del cobre chileno toman conciencia de esta verdadera encrucijada y se la juegan, no sólo por mejorar sus condiciones económicas actuales, sino por el futuro de la actual generación de jóvenes, hijos, nietos y de las futuras generaciones de chilenos y chilenas.

Los recursos actuales del cobre, han permitido resolver parcialmente los problemas: Transantiago, educación, salud, deudas de vivienda, previsión, catástrofes las pensiones mínimas para amplios sectores de trabajadores con y sin cotizaciones. Nadie ha insistido sobre la importancia que tiene que estos recursos se originen mayoritariamente en las empresas nacionalizadas del cobre Lo que se informa es que vienen del cobre, pero no es lo mismo.
Insistimos, la consigna del gobierno “REFORMA PREVISIONAL. CHILE SE LA GANÓ”, debemos agregar “Y LA NACIONALIZACIÓN DEL COBRE LA FINANCIÓ”

Lo hasta ahora utilizado para resolver los problemas sociales y otros, ha sido una parte mínima. Los recursos del cobre depositados en el exterior, más las reservas internacionales alcanzarán este año, cerca de 50 mil millones de dólares. Con parte de estos recursos se puede empezar a construir un nuevo país y una nueva economía y sociedad, que tenga como objetivo fundamental la asegurar a todos los chilenos y chilenas una vida libre.

Estas leyendo

Con falsos argumentos el Mercurio promueve una mayor desnacionalización del cobre.