Entrevista a un soldado de EEUU desertor de la guerra de Iraq

Entrevista a un soldado de EEUU desertor de la guerra de Iraq

Chriss Capps vive actualmente en Henau, cerca de Francfort (Alemania) donde trabaja para la Asociación “Iraq veterans against the war” (Veteranos de Irak contra la guerra). Participa en ella activamente desde 2007, año en que abandonó el ejército siendo soldado de las bases Usaf y Otan en Europa.

Capps fue invitado el domingo 8 de noviembre a Vicenza por los organizadores de la etapa vicentina de la “Marcha Mundial de la Paz y la No Violencia”[1], para intervenir  en la iniciativa y para  ponerse en contacto con dos soldados del cuartel Ederle (Africom), que están madurando la decisión de abandonar el ejército.

PdAC: El otro día un psiquiatra del ejército EE.UU., el mayor Nidal Malik Hasan, que no quiso ser  enviado a Irak, provocó una matanza en la base militar de Fort Hood, en Texas, abriendo fuego contra los soldados en un edificio del complejo (mató 13 personas e hirió aotras 30.) ¿Ha cambiado la la situación del ejército EE.UU. en estos dos años?
Chirss Capps: Las autoridades han logrado encubrir el número de desertores durante mucho tiempo. Pero ahora sabemos: los datos oficiales declaran que, desde 2003, ha habido unas 20.000 deserciones y unos 150 suicidios a la semana de los supervivientes. El número de los que se alistan sufrió una progresiva baja. Pero ahora, a causa de la crisis económica y los despidos masivos, ha vuelto a subir. Hay que tener presente que los que se unen al Ejército son todos soldados pobres: no hay razones patrióticas, el problema es económico, lo hacen para vivir, para poder estudiar. En EE.UU., uno de cada tres homeless (los sin casa) es un superviviente de guerra. En EE.UU., hay 100.00 veteranos homeless. Este hecho es significativo porque es completamente desproporcionado si se considera que sólo el 5% de la población está compuesta por veteranos.

PdAC: ¿Ha crecido tu asociación?

CC: La asociación pasó de tener 430 adherentes en 2007 a cerca de 2.000. Todos son o fueron soldados del ejército. Los que están dentro del ejército están en gran peligro y tienen el papel de hacer de puente entre el exterior y los que estoy en crisis y quieren salir.

PdAC: ¿Cuál te parece el verdadero papel de los hospitales militares psiquiátricos?
CC: En el momento en que los soldados van en busca de ayuda, en lugar de encontrar la posibilidad de hablar sólo encuentran prescripción de psicofármacos. Un alto porcentaje de aquéllos que han vuelto del Irak tuvieron PTSD (Post Traumatic Stress Disorder). La realidad es que, si los ayudaran realmente, deberían alejarlos del ejército, de sus unidades. Pero, en cambio, como quieren hacerlos volver lo más pronto posible al campo de batalla, los llenan de fármacos. En la base de Vicenza, por ejemplo, muchos soldados necesitarían un verdadero sostén psicológico.

PdAC: ¿Qué me dices de los gastos militares desde que asumió Obama?

CC: Los gastos militares no han disminuido. Demócratas y conservadores se comportan del mismo modo. La situación en Irak ha cambiado por el hecho de que la violencia ha disminuida cuando el ejército se ha apartado de las ciudades y retirado a las bases lejanas de las zonas pobladas. No hablan de una retirada completa sino de una reducción de las tropas. Se reducirán a un número de unos 50.000 soldados, que deberían quedarse en Irak. Al mismo tiempo, en Afganistán, Obama ha aumentado enormemente el número de los soldados y los generales presionan para tener un aumento mayor. Uno de los expertos de la estrategia en Afganistán, Matthew Hoh, dice que EE.UU. está aumentando sus enemigos y el número de talibán, al continuar esta guerra.

PdAC: ¿Qué piensas del Premio Nobel de la Paz asignado a Obama?
CC: Considerado que, anteriormente, ya había sido asignado también a Henri Kissinger, no me asombra que se lo hayan dado ahora a Obama.

PdAC: ¿Piensas que el capitalismo tratará de salir de la crisis económica con otras guerras?
CC: No sabría contestar. La guerra produce enormes provechos a las empresas privadas. Dos tercios del presupuesto estatal de EE.UU. se va en gastos militares. La guerra en Irak ha costado cerca de 500.000 millones de dólares.

PdAC: ¿Cuál crees que debería ser la posición del movimiento internacional contra la guerra respecto de la crisis económica del capitalismo?

CC: Es una ocasión óptima para explicarle a la gente que la guerra cuesta dinero. El dinero llega de los impuestos y se lo saca de los servicios públicos y de los trabajadores.

Foto: Mercenarios chilenos viajando a Irak contratados por una empresa prestadora de servicios militares a Estados Unidos.

Estas leyendo

Entrevista a un soldado de EEUU desertor de la guerra de Iraq