Hospitales Autogestionados: a la larga…. Autofinanciados.
En Salud

Hospitales Autogestionados: a la larga…. Autofinanciados.

En el 2004 se aprobó la ley de Autoridad Sanitaria, bajo la cual se han realizado varias modificaciones al sistema público de salud. Dentro de esta ley, se establece que los hospitales de mayor complejidad deberán adoptar un nuevo funcionamiento denominado: Autogestionados en Red. La alarma la pusieron los gremios. Ellos se han movilizado en contra de la autogestión de los hospitales. Pero ¿Por qué?

En nuestro territorio, el Hospital Higueras, el Guillermo Grant Benavente (Regional), el de Lota y el de Coronel, cuentan con las condiciones para ser autogestionados. ¿Qué significa? Suena bonito… Autogestión… Red…

Los documentos y los informativos gubernamentales afirman que el sistema hospitalario no satisface a sus usuarios, que ha provocado una deuda con el Estado de la que los hospitales no pueden salir y que la administración desde el servicio de salud, impide un buen funcionamiento de ellos. Presentan la autogestión de los hospitales como la solución a estos y otros problemas.

El hecho de que un hospital sea autogestionado implica que su director elabore un plan de funcionamiento y un presupuesto, el cual deberá ser revisado y aprobado por un representante del Ministerio de Salud. El director se mantendrá en su cargo por un convenio de desempeño, por lo que si no cumple con lo planificado podrá ser removido. Así también, el director tiene a su plena disposición a todos y cada uno de los trabajadores del hospital.

El hospital autogestionado deberá mantener un “equilibrio presupuestario”, entre sus ingresos y sus gastos. Es decir, no podrá incurrir en mayores gastos de los que tenga presupuestado. Sin embargo, las necesidades de la población sobrepasan los recursos destinados para satisfacerlas y los hospitales gastan más de lo presupuestado, por eso que se endeudan con el Estado.

Si tenemos en cuenta que el nuevo funcionamiento no implica ningún aumento en el presupuesto de la salud, la pregunta que se podrán hacer todos es ¿De dónde va a salir esa plata “de más” que siempre terminaba por poner el Estado? …nadie responde.

Los hospitales autogestionados, también podrán o deberán desarrollar formas de autofinanciamiento, para ello deberán incurrir en la compra y venta de servicios:

-podrán comprar cualquier servicio a un privado. Esta compra no podrá representar más del 20% de su presupuesto.

-podrán vender servicios a privados, ya sea a personas naturales o empresas. Para ello tendrán que fijar precios y modalidades de pago. Esto puede implicar que el hospital puede empezar a cobrar por atenciones que antes no cobraba.

-podrán establecer convenios con profesionales de la salud para que puedan atender a sus pacientes particulares en las instalaciones del mismo hospital.

Es paradójico, el hospital debe convertirse en un negocio para generar plata y a la vez, cumplir sus metas de satisfacción en los usuarios.

La periodista del Hospital Guillermo Grant Benavente se remitió a darnos un volante sobre la autogestión en Red. Sin embargo, representantes de la Fenats (Federación de Trabajadores de la Salud) dicen que esta medida viene a profundizar un proceso de privatización de la salud que viene creciendo con el Plan Auge.

Con el Plan Auge, el Estado compra una serie de servicios a empresas privadas a un costo mucho mayor que si invirtiera en fortalecer la salud pública y ser él quien preste estos servicios directamente. Los hospitales autogestionados son establecimientos débiles, ya que no reciben más recursos para fortalecer su atención. Aquí el Estado ha dicho: “arréglatelas como puedas”.

Los gremios están en alerta porque los hospitales autogestionados trabajan por metas y el director tiene a los trabajadores a completa disposición para conseguirlas. Esto implica un riesgo para la situación laboral de muchos, sobre todo para los que están a contrata, quienes si no obedecen a las presiones por conseguir las metas, sencillamente no serán contratados nuevamente.

Un Resumen

Las políticas precarizadoras de la vida de la mayoría no cambian en nada. En vez de fortalecer un sistema público de salud, se opta por comprar los servicios a privados o, en este caso, decirle a los hospitales que ellos deben generarse sus propios recursos.

Es necesario una mayor cantidad de recursos para la salud, la falta de personal es patente, la falta de camas y de espacio es dramática. El 2008, Chile tuvo un gasto militar de un 3.7% de su PIB, mientras su gasto en salud el mismo año, fue de 1.7%. Todo parece estar al revés.

Sin embargo, hay que estar atentos al hecho de que el Estado otorgue más recursos a la salud, no significa que ésta vaya a mejorar. Estados Unidos, es uno de los países que tiene un gasto en salud más grande en el mundo (17.7% de su PIB), pero la calidad del servicio es uno de los peores a nivel mundial, de hecho el 16% de los estadounidenses no tiene ninguna cobertura sanitaria y se calcula que anualmente mueren 18 mil personas por falta de atención.

Este drama se explica por el hecho de que todos los recursos destinados a salud, se usan en pagar a las empresas privadas que le venden servicios al Estado. Además de cobrarle al Estado, las empresas les cobran a los estadounidenses y el que no tiene para pagar, se jode.

El Estado de Chile sigue un rumbo similar, negándose a fortalecer un sistema público de salud, digno y al alcance de todos.

Estas leyendo

Hospitales Autogestionados: a la larga…. Autofinanciados.