Cerro La Colonia: Exigimos viviendas dignas

altNosotros también existimos, nos dicen los vecinos del cerro La Colonia que llevan 51 días viviendo en carpas, algunos en campamentos y otros en los patios de sus casas o en el lugar donde se encontraban éstas.

Hablamos con Miriam Flores, vecina damnificada, que nos comenta que son cerca de 40 familias damnificadas en la calle Diego Portales y 18 de septiembre. Estas familias deben compartir cuatro baños químicos y aun no tienen agua potable ni tampoco les han ido a dejar, ellos deben gestionar y gastar plata para adquirir agua.

Los vecinos ante al pregunta de entrega de ayuda, nos responden que ellos no recibieron nada durante los primeros días después del terremoto y que semanas después les llegó una cajita, pero ellos insisten en que fueron estigmatizados como saqueadores, lo que los dejó como última prioridad.  

Los problemas de los vecinos, que van desde problemas en las viviendas, grietas y destrucción completa de sus casas y terrenos, enfermedades respiratorias y cesantía de sus pobladores, solo fueron acrecentados por el terremoto, pero que comenzaron con la llegada de Endesa y la instalación de sus dos termoeléctricas Bocamina 1 y2.

Sus casas presentaban grietas desde mucho antes, pues en este sector son constantes los remezones a causa de los trabajos de las termoeléctricas que no paran ni en la noche, los vecinos nos cometan que ellos duermen a saltos, pues se sienten golpes, taladros y movimientos subterráneos.

En cuanto a las enfermedades respiratorias, los vecinos nos dicen que siempre las han presentado, y que el causante de esto es el polvillo del carbón que se mantiene constantemente en suspensión, es más, si uno ve los techos de los vecinos ve cómo se aloja este polvillo grisáceo.

Los vecinos antes de la llegada de Endesa trabajaban mayoritariamente en la pesca artesanal extrayendo Luga, pero los desechos de las termoeléctricas contaminaron todo el borde costero impidiendo que los vecinos siguieran pescando, los que aun siguen en este trabajo deben dar la vuelta por Shwager, pues Endesa les negó el paso. Ahora los vecinos están destinados a trabajar en las termoeléctricas como subcontratados y en las pesqueras que se encuentran a la vuelta de sus casas, obligados a trabajarles a los que arruinan sus vidas.

En el cerro La Colonia antiguamente existían varios pirquenes de donde se extraía carbón, este lugar ahora está masivamente habitado por casas donde antes estaban estos pirquenes. Lo constantes trabajos de las termoeléctricas y la existencia de varios pirquenes ha provocado que los terrenos   estén muy débiles es por esto que hay constantes desprendimientos de tierra lo que ha dejado, muchas veces, las casas colgando.

Los vecinos afirman que la situación ya es insostenible, no existe privacidad, estamos todos hacinados, la llegada del invierno es inminente y con ello las enfermedades. Los vecinos insisten en que no tienen  esperanza, pues las autoridades no dan ninguna solución, lo único que han hecho es mandar a 5 encuestadores y entregar 4 mediaaguas a los vecinos afectados por el socavón, de las cuales 2 fueron rechazadas por su mal estado.

Nosotros ya no necesitamos comida ni ropa necesitamos viviendas dignas no mediaaguas que se destruyen al instalarlas, además exigimos ser erradicados, pues el terreno ya no está apto para edificar. Aunque insisten que no deberían ser ellos los que abandonaran el sector, sino que Endesa, pero la situación ya es insostenible, pues viven con un constante miedo a que de un momento a otro el terreno seda y pierdan más que sus pertenencias, sus vidas. Esto ya está sucediendo y lo vivieron cuatro familias este martes 13 que producto de los trabajos de extracción de agua de Endesa  a 100 mts de las casas de los vecinos se hiciera un socavón de profundidad ilimitada por debajo de la casa de una vecina desapareciendo parte de ésta.

Estas leyendo

Cerro La Colonia: Exigimos viviendas dignas