A los portuarios se les acabó la paciencia

A los portuarios se les acabó la paciencia

Este martes al mediodía, los trabajadores del destruido Puerto de Talcahuano, cortaron las calles Riquelme y Colón, en las afueras de las ruinas de su sede sindical. Los portuarios tomaron esta determinación luego de que el Gobierno no ha atendido su demanda de trabajo y en reiteradas ocasiones los han hacho rebotar de oficina en oficina sin que se haya resuelto nada, hasta ahora.

El Puerto de Talcahuano tiene daños irreparables, a causa de la nula mantención que el Estado había hecho de él y del maremoto. Ahora los portuarios luchan para conseguir trabajo con un sueldo que provea de estabilidad a sus familias y no pueden seguir pagando las consecuencias de la negligencia de las autoridades locales, al servicio del centralismo y de las empresas que estudian las mejores oportunidades para sus negocios.

Estas leyendo

A los portuarios se les acabó la paciencia