Centinela 1 y 2 exigen solución habitacional.

altCentinela 1 y 2 son poblaciones compuestas por 900 y 600 departamentos respectivamente, distribuidos en bloques, en los cerros de Talcahuano. Los pobladores de Centinela 1 y 2 tienen problemas en común. Los departamentos, después del terremoto, quedaron inhabitables.

Rosalba Bello, presidenta de la Junta de Vecinos de Centinela 2, nos dice que hace nueve años, ellos llegaron a estos departamentos y que desde ese entonces presentan fallas en su construcción.

 Las evidencias de la mala construcción, como las filtraciones de viento y agua por los enchufes y las ventanas, están reconocidas por el propio Ministerio de Vivienda. De hecho, la ex ministra de Vivienda, Patricia Poblete, condonó la deuda a algunos vecinos, reconociendo que los departamentos tienen “fallas en su construcción”.

Hoy, los vecinos de Centinela 1 y 2 buscan ser escuchados. Los departamentos siguen tal cual los dejó el terremoto; con grietas y desencajamientos de murallas. Con los alcantarillados colapsados en varios bloques, provocando la filtración de orina de los departamentos del segundo piso a los del primer piso. Además, el hedor es insoportable y el riesgo sanitario constante. En muchos casos, obliga a las familias a vivir fuera de sus propias casas.

En Centinela 2, los vecinos cuentan que los inspectores del SERVIU, después de mirar superficialmente algunas casas, les dijeron que colocando rodones y pasta muro, podían resolver los problemas. Los vecinos de Centinela 1, narraron que le plantearon al SERVIU que, para ver los daños estructurales, debían extraer los forros de lata que tienen los bloques, ante lo cual dijeron que el costo de ese trabajo debían pagarlo los vecinos.

Entre tanto, la alcaldía no figura ni en el itinerario de instituciones ante las cuales reclamar una solución a las consecuencias del negocio de las constructoras, al amparo del Estado.

Estas leyendo

Centinela 1 y 2 exigen solución habitacional.