Ya está en Kioscos RESUMEN Nº13

alt

Editorial

Para superar el momento que vive la Región.
Cambios políticos y económicos verdaderos

Nuestra primera editorial fue clara y concreta a la hora de tomar posiciones: Resumen estaba por una Nueva Región Productiva, Ecológica y Solidaria.  Hoy y producto de las consecuencias del terremoto y maremoto del 27 de febrero, esta declaración de principios cobra mucho más fuerza y vigencia.

Tras el terremoto de 1939, el gobierno de Pedro Aguirre Cerda tomó una decisión concreta; impulsar un plan de industrialización para la región afectada por el terremoto que ese año afectó a Concepción y Ñuble.  A partir de ese momento, la CORFO impulsó un proceso que provocó cambios estructurales en esta Región. La construcción de Huachipato y ENAP se inscriben dentro del plan maestro que se llevó a cabo, además del desarrollo de otras industrias medianas y pequeñas en el entorno de estas dos grandes.

En todos y cada uno de los grandes planes de reconstrucción exitosos a lo largo de la historia moderna, el rol central lo ha jugado el Estado. Desde la planificación a la concreción de las medidas, como el ya mencionado plan de 1939 en Chile, hasta la reconstrucción europea tras la segunda guerra mundial. El modelo contrario ha sido la reconstrucción de Irak tras la invasión norteamericana. En dicho país, con dineros estatales, empresas privadas de los amigos de la familia Bush hacen un tremendo negocio con la “reconstrucción”, pero la situación caótica de ese país y la miseria sufrida por sus habitantes es archiconocida.

Desde el día del terremoto, esta región ha sufrido la falta de Estado, y posteriormente su inoperancia centralista. Hoy lo que necesitamos es un verdadero “Plan Maestro”, similar al que impulsó la CORFO, dando cuenta de los nuevos tiempos que vivimos. Necesitamos un Estado que impulse industrias, hoy obligatoriamente respetuosas del medio ambiente, cuyo fin no sea el lucro de unos pocos, sino el bienestar social.

Todo este proceso de tipo económico productivo debe ir acompañado, sin lugar a dudas de un proceso político descentralizador; ese es el primer paso para avanzar no sólo a una verdadera regionalización (que  de cuenta de regiones reales, no los númeritos que heredamos de la dictadura), sino además a democratizar esta sociedad centralista, burocrática y autoritaria.

Las nuevas regiones reales deben ser también inclusivas y participativas, los municipios deben jugar un rol activo en la materialización de los derechos sociales de sus habitantes. Hoy el centralismo no sólo es vergonzoso, sino cruel y criminal, por su culpa miles de familias damnificadas del 27 de febrero, hoy sufren el frío de las carpas y las indignas mediaguas.

En estos días vemos a los alcaldes conteniendo el malestar social. Efectivamente, muchos de ellos fueron durante la tragedia y son hoy, negligentes en su trabajo. Pero, sin duda la responsabilidad mayor recae en la autoridad central.  En Chile tan solo el 13% del gasto fiscal se realiza vía los municipios, muy por debajo del promedio sudamericano (18%) y ni hablar del Europeo (43%). En países como Suecia el 60% del gasto fiscal se canaliza por vía municipal.

La catástrofe nos develó esa realidad, la gente recurrió a sus municipios pero se encontró con instancias incapaces de solucionar sus problemas, sólo sirvieron para contener las demandas de los vecinos hacia el poder central. Ha quedado en evidencia que el modelo autoritario y centralista de gestión del Estado es un fracaso: requerimos un nuevo modelo descentralizado y participativo, cambios políticos y económicos verdaderos serán los únicos capaces de dar respuesta a la crisis.  

Sin duda, los grandes grupos económicos y los poderes fácticos que gobiernan este país, harán lo imposible para que esto no se materialice, para ellos nuestro sufrimiento y dolor es solo una oportunidad más de negocio.  Seremos nosotros, los hombres y mujeres de la Región de Concepción, los llamados a impulsar un movimiento popular para transformar esta realidad y concretar las transformaciones políticas y económicas que requiere el momento histórico que vivimos.

Estas leyendo

Ya está en Kioscos RESUMEN Nº13