Caleta Alto Rey celebra la fiesta de San Pedro amenazada por el Proyecto Barcazas.

Este lunes se conmemoró en diversas caletas la Fiesta de San Pedro, patrono de los pescadores. En San Pedro,alt los pescadores de Caleta Alto Rey hicieron su ceremonia marcada por el proyecto de Barcazas al que se han opuesto, sin lograr que sus argumentos fueran comprendidos por la autoridad.

El daño en el puente Llacolén producido por el terremoto impidió que este viaducto siguiera soportando el tonelaje de antes y por lo tanto, ya no pudieran pasar por ahí las toneladas de productos forestales que no fueron exportados por el puerto de Coronel y que buscaban el puerto de San Vicente o Lirquén para ello.   

Para que las empresas forestales puedan seguir exportando celulosa y madera, el Gobierno ha implementado un proyecto donde la mercancía se transportará, a través de barcazas. El funcionamiento será el siguiente; camiones que provienen de la Ruta 160 se desviarán por la población Boca Sur en San Pedro, donde llegarán al sur de la desembocadura del río Bío Bío. Al llegar aquí, los camiones abordarán las barcazas que los transportarán a la rivera norte del río, específicamente al Santuario de la Naturaleza de Huelpén, más conocido como la “Desembocadura”. Los camiones atravesarán todo el Santuario para unirse a las carreteras que los llevarán a sus destinos. Para regresar, deberán pasar por estos mismos lugares.  

El peso de cada camión, se calcula en 45 toneladas y serán unos 200 camiones que harán este recorrido diariamente, concentrados en las horas del día en que hay luz natural, pues en las horas de oscuridad las faenas se detenrán.  

Vecinos de Boca Sur, pescadores de la Caleta Alto Rey y organizaciones comunitarias se han opuesto a este proyecto, bajo múltiples argumentos que no fueron suficientes para que el lunes 21 de junio, la Comisión Regional del Medioambiente (Corema) no lo aprobara.

Manuel Gaete, presidente del Sindicato de Pescadores de la Caleta Alto Rey reconoce que han perdido ante el bloque de consejeros regionales, Corema y la intendencia. Las barcazas pasarán en medio del lugar donde ellos pescan. Esta intervención a su área de manejo menguará su pesca y por lo tanto sus ingresos.  

Don Manuel relata que cuando ellos se enteraron de este proyecto, ni siquiera la Municipalidad de San Pedro sabía de este y que cuando ellos se presentaron ante el Consejo Regional se dieron cuenta de que ni su presidenta, la intendenta Jacqueline van Rysselberghe sabía que en Boca Sur había una caleta de pescadores de más de 150 años de historia. Asi es; Van Rysselberghe y sus asesores impusieron un proyecto que afectará la vida de personas que ni siquiera se imaginaban que existían.  

En este contexto es que a los pescadores se les negó una indemnización por el daño que causará el paso de las barcazas. Van Rysselberghe les dijo que no había plata, y en su defecto se comprometió a la construcción de un galpón en la rivera del río para que los pescadores guarden sus artes de pesca y a la compra de 16 motores para botes. La pregunta es: ¿De que servirán los motores y el galpón si su fuente de trabajo será dañada?.  
Sería provechoso preguntarse que les diría el Apostol Pedro a sus hermanos de Caleta Alto Rey.

Estas leyendo

Caleta Alto Rey celebra la fiesta de San Pedro amenazada por el Proyecto Barcazas.