Una teletón no es suficiente: La tragedia aún no termina

altFamilias que han tenido problemas en el aspecto inmobiliario posterior al terremoto se manifestaron en el paseo peatonal con la intención de sacar a la luz un problema que desde hace mucho que se viene gestando.

Es un conflicto que con el tiempo se ido incrementando ya sea en magnitud, daños y tiempo, es por eso que integrantes de la red construyamos, organización que agrupa a profesionales y técnicos destinados a prestar ayuda a los afectados por problemas habitacionales después del terremoto en conjunto con vecinos del edificio Alto Arauco II, se reunieron hoy, 26 de junio, en Aníbal Pinto con Barros Arana para realizar un mitin de denuncia en el cual dejaron de manifiesto los problemas que les han significado las cobranzas de dividendos que aun les siguen llegando por parte de las inmobiliarias y la nula intención de indemnización a los perjudicados.

Con performance, carteles, discursos y recolecciones de firmas se demostró el descontento que están sintiendo los ex-habitantes del edificio Alto Arauco II, quienes artos de esperar y aburridos por el descaro de la inmobiliaria y la nula intervención de las autoridades se tomaron hoy la esquina de Barros con A. Pinto para denunciar sus problemas.

Son alrededor de 123 familias que posterior al terremoto fueron erradicados por los peligros que significa un edificio de 19 pisos en muy mal estado, desde donde recién después de tres meses pudieron sacar sus pertenencias, ya sean bienes materiales, documentos o medicamentos.
Indistintamente e que no estén habitando el destruido edificio las cobranzas les siguen llegando, esto debido a que las empresas fiscalizadoras del estado del edificio demostró que el problema no se debió a fallas de construcción y en conclusión más que a nada por la magnitud del sismo.

El punto negro de este diagnostico son los intereses que se están al interior de estas empresas, hechos que los mismos habitantes manifiestan, por lo que no creen que el diagnostico sea verdadero sino más bien un negocio que le ahorrara mucho dinero a Fernando Echevarria Vial, quien encabeza el grupo Echeverría e Izquierdo dueños de constructora del edificio, Purema S.A.

No es un tema menor que la construcción del edificio alto Arauco II se llevará a cabo mientras el mismo Echeverría fuera el presidente de la Cámara Chilena de la construcción (CCHC) dejando a la duda los “arreglines” que pueden haber de por medio a la hora de las fiscalizaciones a la construcción.

La mayoría de estas familias hoy vive el drama de estar de allegados, teniendo como problema el además, verse aproblemado por la continuidad de los cobros de la inmobiliaria
la actividad tenía doble propósito según nos cuenta Eduardo Ampuero integrante de la Red Construyamos, quien afirma que si bien la primera intención es apuntar a las autoridades mediante la presión social para conseguir soluciones concretas y la salida al conocimiento público a través de los medios de comunicación, también se pretendía mostrar y dar a conocer aquel espacio como un lugar para que otras organizaciones que no se han decidido a actuar aún se unan a las demandas por reparaciones y confluyan en gran espacio de lucha por sus problemas.

Hasta hoy Echeverría y Ricardo Bachelet Artigues, primo de la ex presidenta Michel Bachelet y amigo de Sebastián Piñera, quien también es parte de Purema S.A, no se han pronunciado y se mantienen en la más absoluta indiferencia.

Los vecinos junto a la Red construyamos, prometieron seguir con actividades hasta lograr que sus demandas sean atendidas.

Para más información visitar: www.red-construyamos.cl

Estas leyendo

Una teletón no es suficiente: La tragedia aún no termina