Deudores habitacionales denuncian colusión entre bancos y tribunales.

alt

En la mañana de este sábado, deudores habitacionales de la provincia de Concepción, agrupados en ANDHA Chile luchar se reunieron en la plaza España para marchar por las calles del centro de la ciudad y plantear sus demandas.

En la región se registran más de 30 mil deudores habitacionales, el vocero Mauricio Concha, declaró a Resumen que exigen al Gobierno la condonación de las deudas hipotecarias de las familias de la séptima y octava región afectadas por el cataclismo, y también para los deudores de la tercera edad y enfermos terminales.

Concha nos cuenta de la posible colución entre bancos y tribunales, pues siempre es la misma persona que remata y vende las casas. Además, después de que se les rematan las casas, el estado chileno paga al banco la deuda que dejó esta persona y después, este último vuelve a vender la casa. Esto quiere decir que el banco recibe dos ingresos al mismo tiempo, por un lado del Estado y por otro el del remate.

En esta marcha, los vecinos plantearon que no están de acuerdo con que el Gobierno siga permitiendo que las grandes mineras sigan saqueando el cobre sin pagar impuestos. Concha afirmó que con una Re-Nacionalización del Cobre, el Estado podría cubrir tanto los derechos habitacionales, los de educación y salud para toda la población.

La organización Red Construyamos también se hizo presente en la marcha, planteando la necesidad de la re-nacionalización del cobre. En un volante expresaron que: “ Las empresas extranjeras se apropiaron de 1,6 billones de dólares, cuando el precio del cobre se vendía a 2 dólares la libra. Lo que alcanza para construir 30 millones de casas de 2.000 UF cada una.”

Este 11 de Julio se conmemora un año más de la nacionalización del cobre, realizada en el Gobierno de Salvador Allende en 1971. Es paraóojico que esta medida fue aprobada por la totalidad del parlamento y hoy en día es el mismo parlamento que perpetúa el saqueo de las empresas a la riqueza nacional.

Estas leyendo

Deudores habitacionales denuncian colusión entre bancos y tribunales.