La Independencia en la Región de Concepción: Guerra Civil, Ruina y Destrucción (IV Parte y Final)

alt5. Epílogo de un desgraciado comienzo de siglo: el terremoto y maremoto de 1835 en la Región

A comienzos de ese año, la Región sufre otra vez una nueva y terrible catástrofe: el terremoto y maremoto que, desde el siglo XVI puntualmente en cada siglo,  se había producido. Charle Darwin, quien se encontraba en el país y llegó unos días después a la bahía de Concepción, nos ha dejado un vívido relato al respecto.
En su bitácora nos transmite su llegada a la zona y la información de la magnitud de la catástrofe que se le informa:

“4 de marzo Entramos en el puerto de Concepción El intendente de esta provincia viene en seguida a buscarme para darme la noticia terrible del terremoto del 20 de febrero, me dice que ‘no queda en pie ni una sola casa en Concepción, ni en el puerto de Talcahuano, que sesenta pueblos han sido destruidos, y que una ola inmensa ha barrido casi las ruinas de Talcahuano.” (27)  

Describe el maremoto a través de testimonios::

“Pocos instantes después de la sacudida se vio, a una distancia de tres o cuatro millas, avanzar una ola inmensa hacia el centro de la bahía. No tenía la más leve burbuja de espuma y parecía enteramente inofensiva; pero a lo largo de la costa derribaba las casas y arrancaba de raíz los árboles con una fuerza irresistible. Al llegar al fondo de la bahía, se rompió en espumosas olas que se elevaron 23 pies por encima de las más altas mareas. Debía de ser enorme la fuerza de estas olas, porque en la fortaleza transportaron a 15 pies de distancia un cañón con su cureña, que pesaba cuatro toneladas. Una goleta fue transportada a 200 metros de la costa y estrellada después contra las ruinas. Otras dos olas arrastraron al retirarse inmensas cantidades de despojos.” (28)

Y detalla la situación de Concepción y Talcahuano como la pudo observar::

“Estos dos pueblos presentan el más horroroso aspecto estaban tan completamente entremezcladas las ruinas que no había medio de formarse idea de cómo habían sido antes aquellos pueblos. Parecía increíble que aquellos montones de despojos hubiesen servido de habitaciones… En Concepción, cada hilera de casas y cada casa aislada formaban una masa de ruinas independiente; en Talcahuano, por el contrario, la ola que siguió al temblor de tierra e inundó la villa había dejado al retirarse una masa confusa de ladrillos, tejas, vigas y muebles, y algún que otro muro suelto todavía en pie…” (29)

Citas
27.- Darwin, Ch.: “Viajes …” T.II p.87

28.- Darwin, Ch. op.cit. p.92.

29.- Ibidem  

BIBLIOGRAFIA
Anuario Estadístico de Chile, Santiago, 1855

Barros A., Diego: “Historia General de Chile” / Tomos X al XV,  Rafael Jover, Santiago 1884-1888

Carmangani, Marcello: “Les mécanismes de la vie économique dans une société coloniale: le Chili (1680-1830)” / Sevpen, Paris, 1973

Casanova, Holdenis: “Las rebeliones araucanas del siglo XVIII” / Ediciones Universidad de La Frontera, Temuco, 1987

Cavieres, Eduardo: “El comercio chileno en la economía-mundo colonial” / Ediciones Universitarias de Valparaíso, Valparaíso, 1996

Contreras, Domingo: “La ciudad de Santa María de Los Ángeles: estudio de historia”/ Tomos I y II, Zigzag, Santiago, 1942-43

Darwin, Charle: “Viaje de un naturalista alrededor del mundo” / Tomos I y II, Ediciones Gente Nueva, La Habana, 1978

Góngora, Mario: “Vagabundaje y sociedad fronteriza en Chile (siglos XVII al XIX)” / Cuadernos CESO, Santiago, 1969

Guevara, Tomás: “Los araucanos en la Revolución de la Independencia” / Imprenta Cervantes, Santiago, 1910

León, Leonardo: “Maloqueros y conchavadores en Araucanía y las Pampas 1700-1800” / Ediciones Universidad de La Frontera, Temuco, 1991

Letelier, Valentín (Editor): “Sesiones de los Cuerpos Legislativos de la República de Chile 1811-1845” /,Tomos VI-VIII, Santiago 1887-1908

Poeppig, Eduard: “Un testigo en la alborada de Chile (1826-1829)” / Zig Zag, Santiago, 1960

Recart, Alberto: “El Laja: un río creador” / Editorial Jerónimo de Vivar,  Santiago, 1971

Vicuña M. Benjamín: “La guerra a muerte”. Memoria sobre las últimas campañas de la Independencia de Chile-1818-1824 / Imprenta Nacional Santiago, 1868


ANEXOS

INDICE
A. La Guerra de Independencia guerra civil Documento (resumen)
1) Sentimientos de las señoras realistas a las Tropas de la Nación Española

B.- Documentos de Benavides
1)Instrucciones a sus oficiales y mandos en 1819, antes de entrar en campaña
2) Bandos de Benavides durante la ocupación de Concepción, 1820
Bando 1: amnistía, entrega de bienes de insurgente y armas
Bando 2: sobre abusos provenientes de sus filas

C.- Documentos de las autoridades independentistas
1) Bando de amnistía del Director Supremo, 1819
2) Instrucciones al cdte. Pedro Arriagada, nombrado jefe de guerrillas al sur del Maule , 1820
3) Intercambio de notas entre el  Ministro de Guerra Zenteno y el coronel Prieto sobre la guerra y la guerra  de partidas
El Ministro da instrucciones al coronel Prieto, 1820
El Ministro fundamenta la conveniencia de hacer la guerra de vandalaje, 1820
Respuesta del coronel Prieto cuestionando el proyecto , 1820

D, -Cuadros estadísticos
1)Propiedades y renta. Regiones de Santiago y Concepción
Estratificación de las propiedades según la renta anual. 1833
2) Promedios de la producción agrícola de Chile,
1778-1827 según los diezmos
3) Promedios de la producción agrícola de la Región de Concepción,
Isla de La Laja y Rere,  1778-1830, según los diezmos
4) Población zonas fronterizas 1779, 1813, 1854

A. La Guerra de Independencia guerra civil Documento (resumen)
“Sentimientos de las señoras realistas a las Tropas de la Nación Española (sin fecha, pero debe ser fines Patria Vieja y comienzos Reconquista)
¡Soldados valerosos y esforzados voluntarios!
Oíd a las que no pudiendo acompañaros en las fatigas de la guerra, viven satisfechas de vuestras hazañas y cuidadosas de vuestro honor publicaremos siempre en honor de la
verdad y la posteridad acreditará vuestra justicia cuando en los fastos del Reino lea las heroicas acciones de vuestro valor.
Allí verá que al primer paso de vuestro arribo a pesar del fuego de los enemigos y sin perder un hombre, os hicisteis dueño del puerto de Talcahuano y de la capital de la provincia.
Verá que vendidos en Yerbas Buenas por una alevosa traición y sorprendidos del enemigo, le rechazasteis con valor obligándole a una vergonzosa fuga con pérdida de un crecido número de prisioneros, heridos y muertos que dejaron en el campo.
Verá que fatigados de las marchas, despeados del camino y faltos de alimento, en las inmediaciones de San Carlos, con el corto número de seiscientos hombres y en campo abierto resististeis el ataque de once mil enemigos bien montados y proveídos de todas armas: que al cabo de seis horas de vivísimo fuego huyeron a rienda suelta dejando el campo sembrado de cadáveres y sin tener de vuestra parte más partida que cinco hombres.
Verá que después de sufrir en la fidelísima ciudad de Chillán un prolongado sitio rechazasteis con heroico valor el ataque más inhumano de tropas organizadas de hombres sin piedad, obligándolos a una fuga ignominiosa después de haber perdido la mayor parte de la gente.
Verá que en Ninhue y Cauquenes, Quilo y el Membrillar, el Roble y la Florida, Rere y Gualqui, Tucapel y Santa Juana, San Pedro y Carampangue, los vados del Itata y de la Laja, Penco el Viejo y otros puntos, en cortas partidas de guerrilla, habéis pifiado al enemigo; le habéis perseguido siempre y habéis aprisionado gruesas divisiones de insurgentes.
Verá que con doscientos hombres os hicisteis dueños de Talca, de su superior guarnición y del gran depósito de armas y municiones de guerra que en ella había.
Verá que a los pocos días, en el término de media hora, acabasteis el grueso refuerzo que venía de Santiago a reconquistar dicha ciudad y os apoderasteis de sus personas y caballos, de su artillería y demás armas y municiones que conducían para el ataque.
Verá que en el término de cuatro horas tomasteis por asalto la ciudad de Concepción, rendisteis a discreción la guarnición que tenían y, evacuado el fuerte de Penco, franqueasteis el puerto, quedando dueños de toda la provincia

¿Qué sucedería si por unas apariencias de paz, después de tan gloriosas empresas desamparareis el suelo que ha sido teatro de tan gloriosas victorias?
¿Qué sucederá si dejáis a los insurgentes tremolar el estandarte de la independencia sobre nuestras cabezas después de tantas derrotas como han padecido?
El corazón se nos estremece sólo con pensarlo, porque son perjuros por costumbre, como discípulos de Bonaparte; sanguinarios por propiedad inseparable de hombres débiles y vencidos: egoístas por naturaleza y francmasones por religión.

A consecuencia de esto, aquellos vuestros compañeros tan amados se verían perseguidos, cargados de prisiones y conducidos al último suplicio: sus propiedades serían enajenadas y sus hijos llorarían pidiendo limosna en el momento mismo de verificarse la retirada que os persuaden; y sin otra culpa que haber servido con fidelidad a Dios, al Rey y a la religión.

¡Ea!, pues soldados valerosos. Vamos a destruir los planes de la independencia que con perjuicio de los derechos del Rey y abandono de la religión han formado los insurgentes.

Caminad seguros de que la posteridad compensará vuestros méritos y el Señor de los ejércitos premiará vuestro heroísmo con nuevas y mayores glorias.
Entonces oiréis que todas nosotras rebosando júbilo y placer gritamos.
¡Vivan los chilotes!
¡Vivan los valdivianos!
¡Vivan los fieles de Fernando Séptimo!
¡Vivan los limeños!
¡Vivan los restauradores de la paz!
¡Vivan los defensores del Rey, de la Religión y de la Patria!
¡Vivan los redentores del Reino de Chile!
¡Vivamos todos en paz!
Amén “

B.- Documentos de Benavides

1) Instrucciones a sus oficiales y mandos en 1819, antes de entrar en campaña

“1° Todo comandante capitán y oficiales de mi mando
2° Debe guardar la mayor urbanidad y política con todos los habitantes del tránsito o avencindados y los mismo harán observar a todos los que les estén subordinados
3° Para el mayor acierto se asociará y consultará con el sujeto que a cada comandante le acompañe
4° Todo auxilio de carnes, bagajes u otros deberán pedirlo por conducto de los jueces
territoriales (y si no) deberá franquearlas el sujeto con quien va asociado y cuando no los proporcione por un impedimento imprevisto, los tomará con toda prudencia, dando el correspondiente recibo al interesado.
5° Deberá fijar por punto principal el destruir al enemigo según y como lo permitan sus fuerzas, persiguiéndolo siempre que pueda hasta su total exterminación, y lo mismo con todo aquel que se le justifique ser adicto o defensor de sus ideas.
9° Si en el punto de su residencia hubiese habido algún vecino o comerciante insurgente declarado y éste haya hecho fuga, se embargarán todos los intereses que hubiese dejado, procediendo un formal inventario ante testigos, remitiendo los intereses y ganados bajo segura custodia a disposición del señor intendente interino de esta división don Juan Antonio Sanz, quien deberá acusar haberlo recibido.
10° Todos los ánimos deberán ser dirigidos a revolucionar los partidos, atraer los ánimos de los habitantes, aumentar las fuerzas y tener en continuo movimiento al enemigo, tratando con la mayor afabilidad a toda la pobrería y gente de campaña de quienes podemos conseguir grandes ventajas.
11° Si en el partido o sus inmediaciones que debe ocupar, se hallase sin juez y sin diputados o los que existiesen no le sean de una total confianza y adhesión decidida a la causa del soberano, me dará pronto aviso, informando al sujeto en que pueda recaer
13° El comandante de partida que en acción de guerra o fuera de ella hiciese prisioneros y no los puede conducir a donde se consideren seguros, los pasará por las armas prestándoles los divinos auxilios que se puedan proporcionarles. Pero de ningún modo otorgará la vida a ningún paisano que se encuentre en guerrilla o con las armas en la mano y se le justificare ser insurgente.
Cuartel General de Arauco, 27-8-1819, Vicente Benavides en Vicuña M.,B.: “La guerra a muerte”, Apéndice)

2) Bandos de Benavides durante la ocupación de Concepción
Bando 1: amnistía, entrega de bienes de insurgente y armas

“1° Concedo a nombre de mi augusto soberano, cuya suprema autoridad represento, indulto general a toda persona de cualquiera sexo, estado o condición que sea, con tal que se presente en el término de tres días, aun cuando hubiese cometido los más graves crímenes
2° Toda persona que tenga en su poder bienes pertenecientes a insurgentes o tenga noticia de quién los tenga ocultos, estará obligado a presentarlos a la intendencia del ejército dentro del mismo término y el que supiese que los oculta y lo delatare se les entregará la tercera parte de dichos bienes y si fuese esclavo o doméstico, se les concederá por el gobierno su libertad con el competente resguardo de su seguridad personal, quedando sujeto el que no lo verifique a la pena de muerte.
3° Del mismo modo deberá toda persona que no se halla empleada en el ejército con servicio activo entregar en el parque de artillería todas cuantas armas tenga de fuego o blancas, bajo la pena de ser pasado por las armas el que no lo verifique dentro del propio término de tercero día y el que teniendo noticias del que las oculta lo delatare será gratificado a costa del criminal.
4° Todo habitante, así de esta ciudad como de los demás pueblos de esta provincia, podrá volver a sus hogares sin que se les siga perjuicio alguno del modo que expresa el artículo 1° de este bando
(Cuartel general de Concepción, 4-10-1820 ,Vicente Benavides en: Vicuña M.,B.: “La guerra a muerte”, Apéndice)

Bando 2: sobre abusos provenientes de sus filas

“ Habiendo llegado a mi noticia de los muchos y detestables desórdenes que se cometen … con motivo y a pretexto de comisiones fingidas y vejámenes que han experimentado algunos habitantes por individuos sin autoridad legítima ni facultades para ello . para remedio de estos males ordeno y mando que se observen inviolablemente los artículos siguientes:
1° Que cualquiera persona que insultase de palabra o de obra a los que hayan estado bajo el gobierno de los enemigos, aun cuando éstos les hayan prestado los mayores servicios o hubiesen seguido el sistema revolucionario, será castigado con graves penas que les impondré para su escarmiento
2° Del mismo modo prohibo que ningún individuo pueda entrar en hacienda ni casa alguna de campo a menos que lleve expresa orden mía, del gobernador de la provincia o del intendente del ejército firmada como corresponde sin este preciso requisito ordeno y mando que cualquier comisionado que comparezca sin él a exigir prorratas de cualquiera clases, embargos, etc., será inmediatamente preso por los dueños o encargados de las haciendas y conducidos bien asegurados ante el gobernador de la provincia, con obligación de ser auxiliados por los jueces
3° Teniendo noticias de que en esta ciudad y partidos de la provincia residen varias familias que tienen conexiones, enlaces y parentescos con los enemigos que se han refugiado en Talcahuano y aun con los que ocupan la de Santiago, por esta razón he tenido a bien concederles salvo conducto y libre pasaporte para que puedan pasar a los indicados destinos siendo protegidos . hasta salir fuera de la línea del ejército o hasta fuera de la los límites de la provincia
(Cuartel general de Concepción, 12-10-1820 , Vicente Benavides en Vicuña M.,B.: “La guerra a muerte”)

C.- Documentos de las autoridades independentistas
1)Bando de amnistía del Director Supremo, 1819

“1° Todas las personas habitantes del territorio que comprende la Intendencia de Concepción, quedan restituidas a la unión política y moral del Estado chileno, y por consiguiente, existe la más completa y sincera amistad y olvido general de cuanto haya precedido sobre opiniones políticas hasta la época de la restitución de esas provincias. Todo habitante que exista en ella y no se encuentre actualmente armado contra la causa del Estado, no debe responder a ningún magistrado ni particular de su anterior conducta pública, y tiene derecho de reconvenir ante los jueces a cualquier persona que le insulte o recuerde sus anteriores operaciones públicas, para que sea castigado con la pena que la ley señala a las injurias graves.
2° No se confiscará ni secuestrará propiedad alguna de habitantes de Concepción que se hayan retirado involuntariamente con el enemigo, y existan bajo su dominio, interín no conste de un modo legal que han tomado las armas contra la causa de la patria en esta última campaña, o que pudiendo, no se restituyan a sus hogares dentro de treinta días …
3° Todo individuo que habiendo tomado las armas, o declarándose agente principal de la ejecución de los males inferidos al estado o a sus habitantes, fugase del dominio del enemigo y se restituyese a las provincias restauradas, será acreedor a toda la consideración del gobierno; a cuyo efecto no se enajenarán bienes algunos de los susodichos, por el mismo término de los treinta días, y bajo exacto inventario y seguras fianzas, quedarán entretanto en depósito de sus mismas familias, o personas que quisiesen hacerse cargo de ellos a nombre del ausente.
4° Todo militar y paisano que no siendo habitante de Chile se pasase del dominio del enemigo a nuestro ejército y provincias . tendrá la libertad de restituirse a España o a cualquier estado, o provincia extranjera o de América, que se halle ocupada por el enemigo, o si eligiese más bien conservarse entre nosotros, se le considerará y atenderá como un vecino benemérito de Chile.
5° No existirá en la provincia de Concepción tribunal de vigilancia ni otro alguno que se dirija a examinar las conductas pasadas ni molestar en lo presente a los ciudadanos, quedando al cuidado de los jefes ordinarios y naturales de las provincias, todo lo que pertenece a la política y seguridad pública, conforme a la Constitución y las leyes.
6° Todo habitante que fuese molestado y agraviado con infracción de esta amnistía, tiene la libertad para reclamar contra sus jueces u opresores, y en el caso de que se le impida, puede hacerlo a las altas magistraturas del Estado, seguro de que, si lo pide, se ocultará su nombre, interín no resulte un falso y criminal delator y con la sólida confianza de que será escarmentado … todo abuso de los jefes, magistrados o perseguidores.” (Santiago, 8-2-1819. Bernardo O´Higgins – Joaquín de Echeverría, en Vicuña M.,B-: “La guerra a muerte”, Apéndice)

2) Instrucciones al cdte. Pedro Arriagada, nombrado jefe de guerrillas al sur del Maule , 1820

“Habiendo hecho conocer la experiencia que las tropas de línea se emplean vanamente en extinguir las partidas de guerrilla de los enemigos cuando a éstos no les faltan los recursos para su subsistencia y les provoca el interés del pillaje y creyendo el  excmo. señor Director Supremo que sólo la oposición de una guerra de igual naturaleza a la que el pérfido Benavides anima en la provincia de Concepción, puede hacer cesar los males de aquél desgraciado país, ha venido …
3° Ud. propondrá a los sujetos que por valor y patriotismo crea capaces de ponerse a la cabeza de las guerrillas que se erijan Las circunstancias a que Ud. debe atender para la elección de comandantes será las de conocido valor y patriotismo, y hará muy al caso de que sus cualidades morales, tengan una perfecta conformidad con la de los apellidos Pincheira, Zapata, etc. y demás caudillos enemigos, pues debiéndoles introducir la misma guerra que ellos hacen, es necesario buscar todos los medios de conseguirlo, afrontándoles hombres que atraídos también del pillaje abandonen sus hogares con esperanzas de medrar a costa del enemigo o del país que ocupa.
6° Todo aquel tipo de licencias que el enemigo permite a sus rapaces cuadrllas dispensará Ud. a partidas  siempre que se encuentren en país próximo al enemigo o invadido por él…
8° Deberá Ud. Internar sus partidas hasta el mimo centro de los enemigos si es posible. El atractivo del robo hará atrevidos a nuestros guerrilleros
9° Por último cree el gobierno que alimentadas todas las partidas con ideas que tanto halagan su codicia o ambición podrá maniobrar Ud. con ventaja sobre el enemigo, porque careciendo éste de armas y municiones para reemplazar las faltas que a cada paso deben ocurrirle en este ramo, ha de desmayar tarde o temprano, entregándonos el país a discreción. Ud. está en distintas actitud, por la segunda división de Prieto, que se halla inmediatamente a su retaguardia, es el centro y fuente de recursos en pertrechos de guerra, que se puede obtener a medida que los del enemigo se disminuyen o aniquilan.” (Santiago, 4-11-1820, Ministro de guerra, José I. Zenteno, en  Vicuña M.,B-: “La guerra a muerte”, Apéndice)

3) Intercambio de notas entre el  Ministro de Guerra Zenteno y el coronel Prieto sobre la guerra y la guerra  de partidas

– El Ministro da instrucciones al coronel Prieto, 1820
“Como los desgraciados sucesos que recientemente han sufrido nuestras armas en la provincia de Concepción nos han sorprendido en momento en que la Expedición Libertadora del Perú hubo dejado el país desguarnecido y poco menos que exhausto de casi todos los elementos de guerra, debe sostener la que hagamos  con un carácter puramente defensivo, mientras que engrosando  el ejército se halle en aptitud de tomar la ofensiva y deshacer el impetuoso vandalaje … que inunda aquella provincia, amagando envolver la de Santiago, cuya defensa es el primer carácter y empeño de la segunda división. En esta virtud, el comandante en jefe marchará a situar sobre la banda derecha del Maule una línea defensiva que impida a todo trance las invasiones o incursiones que trataren de hacer los enemigos
Será uno de los principales objetos tener en incesante inquietud al enemigo, haciéndoles la guerra en los partidos del ultra Maule con las fuerzas que hoy existen en ellos y todas las …que puedan aumentarse, extraídas de las milicias de la misma provincia, procurándose que el modo de hacerla sea análogo al que practica el enemigo, es, decir, que contra la guerra de .desorden o de montoneras que sostiene, trate de oponérsele otra de igual carácter
La horrorosa guerra de sangre y de exterminio que hacen los enemigos, sólo puede contenerse con la retaliación por amor a la humanidad que destrozan aquellos malvados, por tanto se le autoriza para toda especie de represalias.
Hará entender y prometerá a nombre del gobierno a toda su división y especialmente a las fuerzas que obran ultra Maule que todos los terrenos pertenecientes a los indios, todos los dineros, alhajas, animales y demás bienes muebles y semoventes de los enemigos de ésta y la otra banda del Bio-Bío, quedan desde luego cedidos en posesión y propiedad a los valerosos que a costa de sus esfuerzos los ganaron
Las familias de los partidos de ultra Maule evidentemente enemigas de la libertad americana, adictas a los españoles, a Benavides y a los bárbaros serán arrancadas de aquellos pueblos y remitidas a esta capital Se encarga mucho la ejecución de este artículo al cdte. en jefe, quien cuidará que ni una mujer, ni un solo niño pertenecientes a familias enemigas quede en aquellos lugares.” (Santiago, 18-10-1820. José I. Zenteno, en  Vicuña M.,B-: “La guerra a muerte”, Apéndice)

El Ministro fundamenta la conveniencia de hacer la guerra de vandalaje, 1820

“Pretende (Viel) que para hacer la guerra con ventaja conviene emplear tropas de línea Esto es cabalmente lo contrario de lo que debe hacerse La experiencia que muestra la guerra de Buenos Aires contra las montoneras y la que nuestras tropas de línea han llevado a Concepción, en esta última época contra las partidas de Benavides, está en contradicción con parecer
Un adversario tan dispuesto para atacar como pronto para huir, no es el que conviene a las tropas disciplinadas tenemos pruebas irrefutables de esta triste verdad en casi todas las operaciones que se emprendieron por nuestro ejército del sur, pues aunque se conseguían ventajas a cada paso, siempre los bandidos las hacían en  parte nulas, por el conocimiento del terreno que a éstos les asistía y su indeciso modo de pelear
Viel se queja de la falta de disciplina (de) algunas de las partidas que están a sus órdenes, y aunque en esto discurre militarmente, es muy fuera de propósito su doctrina en las circunstancias que nos rodean. Para exhibir un estímulo capaz de hacer entrar en todo trance a nuestros milicianos es indispensable permitirles la misma licencia con que proceden los enemigos, es decir, presentarles alicientes que halaguen su ambición o codicia para instigarlos hasta arriesgar su vida por la esperanza del botín que puedan alcanzar con el triunfo.
En virtud de lo expuesto, es la voluntad del (excmo.)  señor Director supremo que Ud. se sirva proteger la formación de cuantas partidas puedan erigirse para invadir la otra parte del Maule, haciendo saber a los caudillos que se pongan a su cabeza que usarán de toda la licencia que el enemigo tolera o fomenta entre sus bandidos.
Por último, es indubitable que manteniéndose Ud. de este otro lado del Maule con su fuerza respetable de línea, fortificando los pueblos y protegiendo con armas las guerrillas que en gran número deben formarse atraídas por el saqueo, se conseguirá vencer al enemigo, pues éste carece de armas y municiones y se deterioran las que tiene, al paso que nosotros podemos auxiliar con estos indispensables artículos a nuestras partidas avanzadas.” (Santiago, 4-11-1820. José I. Zenteno, en  Vicuña M.,B-: “La guerra a muerte”, Apéndice)

.- Respuesta del coronel Prieto cuestionando el proyecto , 1820

“Las poderosas razones con que Ud. funda la necesidad de hacer la guerra a las montoneras del mismo que ellas, son indudablemente muy poderosas y hacen decidir en su favor el ánimo menos reflexivo
Pero entretanto permítame le manifieste los inconvenientes que sin duda vamos a tocar con llevar adelante este proyecto
Los pueblos donde van a ensayarse nuestros nuevos bandidos se componen de patriotas y amigos. Sus ganados y haciendas van a ser el botín de aquéllos, cuando los enemigos no tienen sino fundos limpios y pelados. Exigirán como es justo por el remedio se persuadirán de la autorización de los robos y huirán a donde puedan ocultarse del robo de sus animales.
Las milicias que componen la mayor parte de casi toda nuestra fuerza de ultra Maule van a participar de estos robos y salteos: sabrán sus perjuicios y volverán a remediarlos concluyendo así el único respeto que para las marchas del enemigo; (todos, habitantes y milicias) se exasperarán y tal vez cansados de padecer darán auxilios a Zapata u otro caudillo a fin de que concluya una guerra que de todos modos no les produce sino desgracias.
Estas son consecuencias precisas, pero no son solas. Pasemos adelante.
Las partidas embebidas en el robo, no se ocuparán del enemigo … como entonces las campañas (del ultra Maule) enteramente desoladas no les presentarán el paso preciso a su rapacidad volverán a esta banda (norte del Maule) trayendo consigo el desorden que tanto lamentan los pueblos de arriba (ultra Maule).
La tropa de línea con este ejemplo y el permiso tácito que Ud. me indica, perderá moralidad, rompiendo los diques de la subordinación, se agavillarán, bajo el primero que los recibiese.  Esta división quedaría sin ningún hombre y la capital misma tendría en sus partidos un refugio general de desertores y bandidos
Dígnese Ud. calcular sobre estos males y tener en consideración las ventajas que podrían sacar los anarquistas de este desorden.” (Talca 8-11-1820. Joaquín Prieto, en  Vicuña M.,B-: “La guerra a muerte”, Apéndice)

D, -Cuadros estadísticos

1)  Propiedades y renta. Regiones de Santiago y Concepción Estratificación de las propiedades según la renta anual. 1833
(en pesos por año)

Rentas                                                          Santiago                                                       Concepción
                                                    % N° propiedades      % Valor                % N° propiedades     % Valor
Menos de 100                                        ——                     ——                                  87,4                   36,7
100 – 299                                                ——                      —–                                    8,8                    29.6
Menos de 300                                         75,4                      12,1                                96,2                   66,3
300-999                                                    14,6                     17,5                                 3,3                     23,9
1.000 – 4.999                                            8,9                      47,8                                 0,3                       7,8
Más de 5.000                                            1,1                       22,6                                    0(*)                  2,0
Totales                                                      100                       100                                 100                    100
Fuente: Carmagnani, Marcelo:”Les mecanismes…”, pp.228,258 (*) sólo 1 propiedad

2)    Promedios de la producción agrícola de Chile, 1778-1827
(en pesos de 8 reales según los diezmos)

Períodos         Región Concepción(*)      % del total país          Región Santiago      % del total país    Región La Serena        % del total país    Total país
1778-86          36689                                    29,2                               83643                          66,6                                5165                                    4,1             125497
1789-98          35292                                    28,8                               80692                          65,9                                6439                                    5,3             122423
1799-08          57045                                    30,5                               118360                        63,4                               11378                                   6,1             186783
1810-11          69497                                    30,5                               139942                        61,4                               18475                                   8,1             227914
1819-20          22532                                    11,1                                163386                       80,2                               17833                                   8,8             203750
1824-27          62396                                    17,4                               271722                        75,6                               25173                                   7,0             359291
Calculado de: Carmagnani, m.:”Les mecanismes…” / ApéndiceXXXII, pp.377-390.
(*) Comprende de Maule al al Bio-Bío

3) Promedios de la producción agrícola de la Región de Concepción, Isla de La Laja y Rere,  1778-1830, según los diezmos
(en pesos de 8 reales)

Períodos           Total Región     Incremento (*)         Isla de La Laja    Incremento(*)    % del Total Región        Rere    Incremento(*)   % del Total Región
1778-86                  36689             100                          3771                            100                             10,3                     3812        100                      10,4
1789-98                  35292              96                           3543                           94                                10,0                     3263          86                        9,2
1799-08                 57045              155                         5072                            135                              8,9                        5656        148                       9,9
1810-11                 69497               189                        6794                            180                              9,8                        5156        135                       7,4
1819-20                 22532                61                           360                              10                               1,6                        1042          27                       4,6
1823-30                61090                167                         980                               26                               1,6                        3476         91                        5,7
Calculado de: Carmagnani, m.:”Les mecanismes…” / Apéndice XXXII , pp.377-390.
(*) Promedio 1778-1786 = 100

4)  Población zonas fronterizas 1779, 1813, 1854

Parroquias                    1779                   1813                   Crecimiento anual período (*)              1854                   Crecimiento anual período (**)
Santa Juana                  268                    2.380                                                                                       6.891                                       

Talcamávida                684                      2.924                                                                                       2.900

Rere                             2.270                     7.262                                                                                      10.948

Yumbel (***)               3.393                    5.253                                                                                      6.519

Tucapel Nuevo          817                       2.153                                                                                       5.300

Nacimiento                453                         4.707                                                                                     13.818

Total Oeste y Norte Laja 7.885            24.479                           9,13                                                 46.376                             4,67
Santa Bárbara           109                      1.647                                                                                        2.842

Los Ángeles          3.389                       15.346                                                                                     17.901

San Carlos Purén  124                         984                                                                                         1.028

Santa Fe                  953                        897                                                                                           2.636

Total Isla de la Laja  4.575                 18.874                            12,13                                               24.407                            3,50
Total General           12.460                 43.353                           10,23                                                70.783                            3,98
(*) En %, 1779 = 100. (**) En %, 1813 = 100. (***) Incluye San Cristóbal
Calculado de: Montero y Lavín, Miguel “Informe, 1779” en:: Recart, Alberto: “El Laja:” /  Santiago, 1971, p.971854: Anuario estadístico

Foto: Puerto de Talcahuano tras el terremoto y maremoto del 27 de febrero

Estas leyendo

La Independencia en la Región de Concepción: Guerra Civil, Ruina y Destrucción (IV Parte y Final)