VITIS VINIFERA NATURALIS

Vengo de más allá del Paraíso, las primeras auroras del mundo me dieron sus galas, las aves al nacer, me saludaron con sus trinos, llevo en mi pulpa el dulzor de los primeros labios de mujer, soy carne del pudor, soy el placer de todas las bocas. Las abejas recogen mis mieles y soy el tesoro de los colmenares. En todos los huertos he sido la reina y en todos los caminos he brindado la salud y la alegría. Nací negra en las vertientes del Nilo, en Alejandría me doró el sol y en Occidente las princesas rubias me brindaron sus rubores.

Fui cristiana en los valles del Jordán y me hice mora en las campiñas de Granada. Siempre la humanidad toda, me ha proclamado la más venturosa, la elegida.

Fui un manjar apetecido de naciones, reyes y profetas, deleité al pueblo elegido de Dios , se me recordó en el Arca de Noé después del diluvio, Moisés en el desierto me identificó con la tierra prometida, me adoraron los Budas en el Oriente y me rindieron homenaje los poetas y filósofos de Grecia, fui regalo de los Césares y gala en la mesa de Petronio.

Existía en toda America antes de la llegada de los conquistadores,  como también en las hermosas costas mediterráneas de Europa y el norte de África. El sol generoso me entrega su energía y la tierra sus minerales.  En mi familia convergen todo los colores de la raza humana; blanca, negra, amarilla, rosada, con mis aromas y sabores, formo la obra de arte más perfecta y armoniosa del mundo vegetal; ¡yo soy la uva!  

Adaptado de un texto del libro “Manual de alimentación sana” del autor:

Rafael Lezaeta Pérez Cotapos (Stgo.1972)  por Patricio Turra.

Estas leyendo

VITIS VINIFERA NATURALIS