Fusilados Quebrada Honda: Verdad, Justicia, Memoria

alt

Este mediodía, con varias expresiones de apoyo de automovilistas del sector, se conmemoró un nuevo aniversario del asesinato de los dirigentes sindicales tomecinos Héctor Lepe, Transito Cabrera y Miguel Catalán, en el sector de Quebrada Honda.

Al acto organizado por la mutual Bautista Van Schouwen asistieron familiares, compañeros y amigos. Juntos repararon el monolito, hermosearon con plantas y limpiaron el sector, para luego realizar el acto, donde homenajearon a estos militantes del MIR.

Los asistentes nos dicen que la finalidad de este acto es que estos compañeros, como muchos otros, permanezcan en la memoria de su pueblo, sus ideales de justicia social e igualdad; mantener vivo su recuerdo es mantener viva la lucha.

Conversamos con el hijo de Transito Cabrera, César, quien nos comentó que han presentado varias querellas, la última es la del 2007 ésta tuvo como resultado el procesamiento de los responsables; gracias a la declaración de un militar que se acercó y declaró lo que el sabía de este caso dando los  nombres de los que iban en la patrulla y cómo ocurrió el asesinato, nos dice.

altCaso Quebrada Honda

Al producirse el golpe militar Ricardo Barra Martínez, Miguel Catalán, Héctor Lepe Moraga y Tránsito Cabrera Ortiz se refugiaron en los cerros de Tomé, pero no tenían con qué sobrevivir lo que los obligó a bajar a la casa de Héctor Lepe Moraga, rápidamente. Pese a las precauciones, fueron detenidos por la policía. Ellos desidieron entregarse para que la familia no tuviera problemas. Es así como fueron trasladados a la comisaría de Tomé, donde fueron severamente torturados, Ricardo Barra debió ser trasladado en grave estado al hospital de Tomé y desde ahí fue llevado, casi moribundo, hasta la Base Naval de Talcahuano donde falleció el 28 de septiembre.

Los demás fueron trasladados a la Base Naval en calidad de incomunicados. Se inició una investigación la cual los declaró culpables. El 6 de octubre fueron sometidos a consejo de guerra de la segunda zona naval de Talcahuano, fueron acusados de los delitos de porte de armas de fuego en tiempos de guerra, porte y ocultamiento de explosivos en tiempos de guerra, y concentación para formación de milicias paramilitares en tiempo de guerra. Los alegatos a favor de los reos los hicieron los abogados del Consultorio Gratuito del Colegio de Abogados de Concepción, Luciano Salgado por Miguel Catalán, Alfredo Toloza por Héctor Lepe y Rubén Sanhueza por Tránsito Cabrera.

Luego fueron notificados de su condena:  A Miguel Catalán se le condenó a 15 años y un día de presidio mayor en su grado máximo, 10 años y un día de presidio mayor en su grado medio, 20 años de presidio en su grado máximo y 10 años de extrañamiento en su grado máximo. Para Tránsito Cabrera la pena fue de 15 años y un día de presidio mayor y 5 años de presidio menor, mientras que para Héctor Lepe la sentencia fue de 15 años de presidio mayor, 5 años y un día de presidio mayor y 3 años y un día de presidio menor.

Después de la notificación, fueron trasladados a la cárcel de Tomé para cumplir sus condenas. Pero el 9 de octubre fueron retirados de ésta por ofiales navales y devueltos moribundos, el alcaide se negó a recibirlos en la cárcel por el estado en el que se encontraban. El oficial ordenó trasladarlos a Talchuano, pero en el camino fueron asesinados en Quebrada Honda, impidiéndoles cumplir sus condenas.

La versión de la Armada fue  que la patrulla que trasladaba a los detenidos fue emboscada por unos individuos, con escopetas de caza y artefactos de fabricación casera, esta ocasión fue aprovechada por los presos para intentar escapar, lo que obligó a uno de los integrantes de la patrulla a dispararles y asesinarlos.

La comisión Retting, años más tarde, concluyó que esta declaración no era posible “afectados iban custodiados y desarmados; de haber existido un ataque contra la patrulla, es poco plausible que no quedaran uniformados lesionados y que ninguno de los atacantes fuera herido, detenido o muerto y testimonios de otros detenidos que iban junto a los tres muertos, señalaron que éstos fueron fusilados sin que mediara ataque previo. …La Comisión se ha formado convicción que la ejecución de estas tres personas fue un acto de violación de los derechos humanos cometida por agentes del Estado, específicamente de la Armada”.

Con información de Tribuna del biobio.

Fotos:

Familiares de militantes ejecutados hermoseando el momorial.

Nieta de Tránsito Cabrera, pintando un lienzo.

Estas leyendo

Fusilados Quebrada Honda: Verdad, Justicia, Memoria