Umlem: “Buscamos referenciar el proyecto político comunista y libertario”

altEn nuestro país existe una tradición de brigadas y unidades muralistas que se remonta a los años 60’ y 70’, con grupos como la Brigada Ramona Parra, cuyos murales son parte de la identidad de aquel proyecto político que se plasmó en la Unidad Popular. Si bien en estos tiempos no tienen, quizás, la relevancia que tuvieron en esos momentos en lo que se refiere al imaginario de la izquierda y a su protagonismo en los procesos sociales, existen muchos ejemplos de unidades y grupos muralistas que mantienen dicha tradición viva, participando activamente en luchas cotidianas en poblaciones y sindicatos de diferentes partes del país. La Unidad Muralista Luchador Ernesto Miranda (Umlem) es uno de esos ejemplos, con una presencia activa en 8 ciudades del país y una existencia de 7 años,

-¿Cuándo, dónde y por qué nace la Umlem? ¿Por qué una unidad muralista?

La muralista nació el 2003 al alero de un 11 de septiembre en la comuna de Talcahuano donde desarrollamos el primer mural como organización, coincidiendo con un trabajo en Valparaíso de una brigada muralista bastante similar y confluimos ambos como Unidades Muralistas Luchador Ernesto Miranda. Buscamos referenciar el proyecto político comunista y libertario a través de un trabajo iconográfico capaz de ir dotando de identidad los trabajos territoriales con características cercanas al ideario libertario, que sean un aporte a la construcción de pueblo organizado o que permitan constituir referentes de construcción popular en lugares donde no existen o donde la expresión comunista y libertaria es nula o pequeña, así como plasmar en los muros el proyecto político que encarnamos, dando cuenta de los aspectos que creemos vitales para ir construyendo el camino de liberación social al que aspiramos.

Tomamos el nombre de unidad muralista por la característica que debe tener un órgano de propaganda adherido a nuestro proyecto político, unidad debido a la característica militar del concepto, en que las unidades son disciplinadas, autónomas y capaces de realizar un trabajo coordinado, con un poder de decisión desconcentrado territorialmente pero con una unidad ideológica que permite tener criterios claros de construcción, el cómo, dónde y en qué casos se pinta, por ejemplo.

-¿A qué responde la adopción del nombre de Ernesto Miranda?

Buscando referenciar nuestro proyecto conocimos algunos compañeros que en otros tiempos lucharon por construir un socialismo latinoamericano con perspectiva libertaria, y el referente más idóneo que encontramos fue Ernesto Miranda Rivas, quien esta íntimamente ligado al desarrollo del comunismo libertario y la organización política revolucionaria, que durante los 60 potenció la formación de referentes como la Central Única de Trabajadores (CUT) y el Movimiento Libertario 7 de Julio, aportando a la posterior formación del MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria). Aunque Ernesto Miranda no es muy conocido ni rescatado por historiadores y cientistas sociales, el compañero merece un homenaje.

-¿Tienen cercanía con alguna organización o sector en específico dentro del “mundo libertario” chileno?

En general, las cercanías avanzan por todo lo que compone el mundo de intención revolucionaria en Chile y las diversas expresiones del movimiento popular, en orden a satisfacer las necesidades que desde la óptica de la acumulación de fuerzas se requieran. En lo particular, es con aquellos grupos y compañeros y compañeras que se reconocen como parte integrante del proyecto político específico que encarnamos, que tiene como directriz principal la necesidad de hacer del anarquismo una construcción política asumida por el conjunto del pueblo, nacida de sus entrañas a través del trabajo político coordinado y responsable. La influencia del comunismo libertario que camina al lado del pueblo, construyendo poder popular con un matiz estratégico capaz de sobrepasar al Estado en una perspectiva de construcción histórica.

-Sus murales están presentes en ciudades tan lejanas como Arica y Punta Arenas ¿De qué manera se ha logrado ese crecimiento? ¿En qué ciudades tienen presencia?

El crecimiento de las expresiones gráficas de la organización tiene una perspectiva dual, por un lado responde a la necesidad en términos de crecimiento y por otro a la tarea de reflejar los procesos de organización popular y plasmarlos en los muros, lo que ha sido bien recibido por la población. Diversos compas de distintas organizaciones han asumido la gráfica como representante de sus intenciones y nos han solicitado la creación de unidades en diversas zonas del país, a lo que hemos respondido fijando criterios de construcción para su organización, realizando talleres y aclarando las relaciones y políticas generales que nos mueven de manera de evitar malos usos, distorsiones, abusos y confusiones. Es así como hoy tenemos presencia en la mayoría del territorio nacional; Arica, Antofagasta, Copiapó, Valparaíso, Santiago, Concepción, Osorno y Puerto Montt.

-En Internet es posible ver afirmaciones de que “Umlem-Santiago” hoy forma parte de otra unidad muralista llamada “Muralistas Luis Olea”. ¿A qué se debió esa separación?

La verdad no conocemos esas afirmaciones, pero para nosotros en los procesos de construcción social y articulaciones de organización política que son producto de los avances del pueblo existen diversas formas de concebir la construcción política y cómo esta se plasma en lo gráfico. Al mismo tiempo, la construcción de alternativas políticas y también graficas tiene momentos decisivos en los que existen decantamientos al interior de los grupos producto de visiones encontradas de cómo desarrollar el trabajo por una serie de condicionantes que a veces son problemas insalvables. Esos procesos son naturales y necesarios para que los distintos proyectos puedan avanzar sin problemas, y no deben llevar a rencores ni problemas entre grupos. Nosotros al menos no los tenemos.

-Sus murales se pueden ver en universidades y poblaciones, ¿cómo han ido forjando relaciones con organizaciones sociales? ¿Hay algún tipo de rivalidad con grupos muralistas de otras tendencias, quizás con las “Ramona Parra”?


En lo concreto, esas relaciones se forjan fundamentalmente en la lucha cotidiana y son reflejo de la unidad desde la lucha, con expresiones de pueblo organizado, es decir que reconocen la necesidad de la construcción de una alternativa libertaria o que aportan a ella sin una definición claramente establecida pero reconocen en nuestro trabajo esa perspectiva. También son producto de que los compañeros y compañeras nos hemos preocupado de ir forjando y expandiendo esta expresión gráfica en la medida que avanzan y se multiplican las apuestas de organización popular en liceos, universidades, poblaciones y sindicatos.

Rivalidad con otras expresiones muralistas no tenemos, sobretodo porque entendemos que esta manifestación artística corresponde a la expresión de la lucha política al interior de los espacios de las organizaciones sociales plasmadas en los muros, por tanto la rivalidad se expresa al interior de esos espacios. No negamos haber tenido roces por muros utilizados, murales tapados, etc., pero lo entendemos dentro de la necesaria lucha por las ideas que se plasman en los límites que las mismas organizaciones populares se crean. Nuestras diferencias con otras muralistas son más bien de orden ideológico y estético porque existen similitudes en torno a los motivos que nos llevan a plasmar en los muros un proyecto político determinado.

-¿Tienen nexos con otros grupos muralistas de Chile?

Nexos claros y formales, no, lo que tenemos es la convicción de que avanzamos hacia un mismo fin, no tenemos mala onda ni rivalidades que nos lleven a desmerecer el trabajo de otros grupos. En ese sentido el principal nexo es el respeto por el trabajo que realizan otros grupos que al igual que nosotros, han dado una larga lucha por levantarse como alternativa y expresión grafica, lo que no es sencillo construir, por lo mismo es que cuando nos encontramos en jornadas muralistas en poblaciones nos gusta colaborar mutuamente sin negar la posibilidad de prestar o que nos presten ayuda.

-En su página web hay enlaces con grupos muralistas de otros países ¿cómo han forjado esos lazos y en base a qué?

Si se dan cuenta, casi todos los enlaces son de muralistas cuya gráfica sigue nuestra línea, y eso tiene dos explicaciones, una que hemos acudido a llamados de algunas expresiones políticas libertarias latinoamericanas para ayudar a construir sus líneas gráficas, tal como explicamos en la entrevista realizada a anarkismo.net con OSL (Organización Socialista Libertaria) de Argentina, y en otros casos son compañeros que reconocen en nuestro trabajo un verdadero aporte a la construcción de una alternativa política comunista y libertaria con vocación de poder y han adoptado nuestros avances en esta materia, contextualizándolos a su realidad.

-En sus murales se puede apreciar una combinación de símbolos típicos de grupos libertarios, como la estrella rojinegra, junto a banderas chilenas, lo que puede llamar la atención a quien los conoce por primera vez ¿cómo explican esto?

Las banderas “chilenas” tienen 3 razones que en ningún momento se contradicen con los valores políticos libertarios. Primero, para Ernesto Miranda la bandera chilena era un elemento asentado en las masas populares que genera un alto grado de identidad y cercanía con los espacios de base organizados o no, por lo que es necesario subvertir su simbología reemplazando el azul por el negro libertario y cambiarle el sentido de manera casi automática. Un segundo elemento es que el azul tiene una explicación simbólica con directa ligazón con las clases burguesas y sus aspiraciones monopólicas y capitalistas, es por ello que en un sentido estricto la bandera que pintamos no es la de Chile.

Por último, recordemos el sentido que para Bakunin debería tener la “patria” en “Cartas a un francés” y qué elementos lo distinguían del patriotismo burgués. Somos tan chilenos como uruguayos eran los compas de FAU (Federación Anarquista Uruguaya) o argentinos los de Resistencia Libertaria y ucraniano era Makhnó, y entendemos que la contradicción del periodo se manifiesta en la lucha soberana y popular de liberación del pueblo chileno y mapuche contra el Estado de Chile, el imperialismo y sus aliados. Con la bandera de Miranda queremos representar al Pueblo de Chile, el proletariado y el conjunto de clases y fracciones de clases que adhieren a su proyecto histórico de emancipación, así como reflejamos con el Kultrún al hermano pueblo mapuche. No hacemos eco de principismos o de razones más ligadas a la contracultura que terminan por hipotecar las posibilidades de construcción en base a prejuicios.

-Entre los documentos de formación que aparecen en su sitio web hay textos de organizaciones libertarias como la Federación Anarquista Uruguaya y la Organización Comunista Libertaria, pero también de Mario Roberto Santucho, un declarado marxista leninista ¿A qué responde esa combinación?

Como libertarios inmersos en los procesos de liberación de la clase explotada, asistimos a una causa global relacionada con procesos guiados por otras alternativas en otros lados del mundo. También reconocemos la carencia teórica que trae consigo la ideología libertaria y que existe toda una acumulación de experiencia de luchas que han dado los pueblos en otras partes del mundo donde lo libertario constituye una alternativa más. En ese sentido no podemos cuestionar los avances que se han logrado basados en prejuicios o ambiciones puristas, sino que consideramos que en ellos radica el conocimiento acumulado en la lucha de liberación de nuestros pueblos y cada uno de sus referentes tiene algo que aportar.

Nuestra responsabilidad radica en evaluar constantemente y en base a otras experiencias las herramientas más efectivas que la creación teórica va arrojando al movimiento popular y cómo nosotros usamos las herramientas teóricas bajo un prisma ideológico libertario, antiautoritario. Por último nuestro compromiso es con el pueblo, no con apóstoles de tal o cual ideología, y solo la justeza de nuestro trabajo y la confianza en la tarea bien realizada, nos darán la razón.

-¿Qué perspectivas le ven tanto a la Umlem, como a las ideas libertarias y al movimiento popular en los próximos años?

Confiamos en lo acertado de la política que la vertiente que representamos ha configurado en los últimos años, sumado a la necesaria difusión de los valores que propagamos y la necesidad de la construcción de sujeto no solo en torno a la contradicción clásica en términos económicos, sino que también considerando diversas alternativas para fortalecer aspectos identitarios. Ahí es donde Umlem juega un rol fundamental, anclado en el seno del pueblo y plasmando sus luchas y sus aspiraciones. El crecimiento que hemos tenido es para nosotros, reflejo de lo acertado de nuestra forma de levantarnos como alternativa y confiamos en su masificación.

Reconocemos que el proyecto comunista y libertario ha salido de un largo letargo en el que estuvo sumido y que su salida de las penumbras de la historia dará paso a un protagonismo real en las luchas de nuestro pueblo donde nosotros constituimos apenas una de las muchas posibilidades que se ofrecen en las diversas expresiones de pueblo organizado, donde esperamos que las distintas coyunturas que nos tocará enfrentar como clase nos fortalezca en el camino a la liberación definitiva de nuestra clase.

Por Felipe Ramírez
El Ciudadano

Foto 1: Mural en Homenaje a los 50 años de la Huelga Larga de los mineros del carbón.

Estas leyendo

Umlem: “Buscamos referenciar el proyecto político comunista y libertario”