A 9 meses: Una marcha, cientos de voces que reclaman dignidad

altEste sábado se desarrolló, con una masiva asistencia, la marcha y el acto político cultural convocado por la Red Construyamos. Acudieron al llamado a movilización diversas organizaciones sociales que demandan al Gobierno no seguir siendo invisibilizados y el cumplimiento de sus derechos.

Resumen conversó con numerosos representantes, recogiendo los siguientes testimonios:

Vecinos cercanos al Edificio Plaza del Río, explican que hay dos grupos de damnificados. Unos son los moradores del edificio y el otro grupo son quienes viven alrededor de este edificio colapsado. Rocío Alister, representante de ellos, cuenta que son unas 20 familias que han tenido que abandonar sus casas, por el riesgo de derrumbe que tiene esta cojnstrucción. En estos meses, han tenido que arrendar o albergarse como allegados en casas de familiares, en tanto el Gobierno hace oídos sordos a su petición de rapidez en el arreglo de su situación.

Rocio plantea que, el edificio se construyó casi encima de sus casas, sin que nadie regulara este hecho, que hoy se convierte en su desgracia.

Vecinos del Cerro San Francisco de Talcahuano, explican muchas de sus casas han quedado dañadas y el Gobierno no ha cumplido con asignarles los subsidios de reparación que comprometió. Hector Gonzalez, presidente de la Junta de Vecinos, plantea que están frustrados, pues se formaron expectativas que no se cumplen. Junto a ello, el problema que los afecta, el la cesantía. Talcahuano -explica- ha quedado con menos fuentes laborales que antes y hoy, los que antes trabajaron en la pesca o en pesqueras, en el comercio, no tienen donde hacerlo.

Trabajadores del destruido Puerto de Talcahuano, están en la miseria. Su fuente de trabajo quedó inutilizable después del terremoto, han sobrevivido con canastas familiares municipales y con los extintos cupos de empleo del Cuerpo Militar del Trabajo. Hoy, ya no tienen ni estos empleos de miseria -explica Eric Yevenes, presidente del Sindicato- el Gobierno no escucha, nos llama a reuniones, pero no se resuelve nada.

Vecinos de la población Miraflores del sector Lorenzo Arenas de Concepción, expresaron su profundo descontento por la falta de seriedad con que han acuado el Ministerio de Vivienda y la Municipalidad. A unos 20 propietarios se les han agrietado sus casas, además de haber sufrido desniveles en el suelo. Primero -cuenta la vecina Lidia Sepulveda- les dieron un decreto de demolición, pero despues les dieron un documento que “acredita” que las casas está habitables. Los vecinos no saben a que atenerce ante estas contradicciones.

Vecinos de Villa Mar, del sector Las Salinas de Talcahuano, que fueron inundados por el maremoto, dijeron a Resumen que el Estado, aun no entrega los subsidios de reparaciones que necesitan para arreglar sus casas, por lo que han tenido que endeudarse. La vecina Angelica Alvarez plantea que muchos vecinos están afectados psicológicamente.

Además, están demandando la condonación de la deuda, pues muchos de los vecinos ya han pagado el valor de sus casas y ahora sólo pagan los intereses que los bancos les han adosado a su deuda. Cabe destacar, que los bancos siguen cobrandoles, a sabiendas del mal estado en que quedaron sus casas y que, ellos mismos han tenido que costear su reparación. .

Vecinos de la Población Padre Hurtado de Hualpén demandan que el Estado implemente beneficios que ha establecido con otros vecinos, que han adquirido su casa bajo otros decretos. Esto se traduce en un 60% de rebaja en el dividendo. Los vecinos plantean que esto es necesario, ya que hay unos 350 deudores habitacionales, de los cuales unos 20 arriesgan que el banco les quite la casa, pues adeudan desde 12 hasta 20 dividendos.

La cesantía y los bajos sueldos, es lo que está en la base de las dificultades para pagar, junto a los abusivos intereses bancarios.

Se hizo presente también la Agrupación de Deudores Habitacionales que han estado en constante movilización por la cruda situación que viven muchos pobladores a causa del no pago de sus dividendos. Han tenido que luchar contra remates bancarios de casas de vecinos que no han podido pagarlas por la precariedad laboral en que viven, pero también por los intereses bancarios que elevan el costo de la casa a tres veces su valor. Contra este robo es que se enfrenta ANDHA Chile Democrático. Junto a quienes marcharon miembros del nuevo partido político Igualdad, que plantea la necesidad de dotar a Chile de una Asamblea Constituyente, para lo que comenzarán a redactar propuestas en el área de la vivienda en enero de 2011.

Orlando Vera, representante del Sindicato de Cesantes de San Pedro y encargado de solidaridad de la CUT, declaró a Resumen que esta movilización indicaba un despertar de los trabajadores y el pueblo pisotiado por los gobiernos concertacionistas y ahora por Piñera.

Desde su sindicato, han acudido en solidaridad de las mujeres de Lota que demandaban la continuación de los cupos proempleo, y ahora esperan ir en solidaridad de Talcahuano, que por no movilizarse junto a otras comunas, el Gobierno las ha invisisbilizado y no les han entregado ningún cupo de empleo.

Vecinos de la población Aurora de Chile de Concepción, a un costado del Puente Viejo, manifestaron su rechazo a la medida que autoritariamente, la Intendenta Van Rysselberghe acaba de anunciarles. Deberán salir de la población por la que han vivido más de 60 años, porque los terrenos serán usados por el futuro puente Chacabuco. Ines Oliva, representante de los vecinos, declaró a Resumen que no les han hablado de ninguna garantía, a cambio de esta medida… literalmente los están echando a la calle.

La señora Ines explica que construyeron esa población, con mucho esfuerzo, quitandole terreno al río Bío Bío, además de que sus casas son de una buena construcció, por lo que no aceptarán cualquier medida que imponga la intendencia.

Vecinos de Centinela 2, de los cerros de Talcahuano, también se hicieron presentes. Sus Bloques  fueron construidos el 2001 y el 2007, la ex ministra de Vivienda, Patricia Poblete condonó la deuda a los vecinos, reconociendo que los departamentos tenían “fallas en su construcción”. Estas fallas provocaron el colapso de algunos bloques después del terremoto, por lo que era necesaria una nueva construcción y de calidad. Hoy se ha fijado la demolición y los vecinos están siendo presionados para abandonarlos, pero sin ninguna garantía, ni subsidio de arriendo, ni la certeza de tener un subsidio para acceder a una casa nueva.

Vecinos de la población El Triangulo de Hualpén, que por años han convivido con la contaminación de Enap, plantean a Resumen que esta empresa sigue invisivilizando el problema, ahora justicándose con la necesidad de producir a cualquier costo para costear su “reconstrucción”. El vecino Cristian Oñate, plantea que los organismos estatales siguen tapando el desastre que ya ha costado la salud de numerosos vecinos, con enfermedades broqueales, oculares y cancerígenas.

Vecinos de Parque residencial Las Salinas denuncian que no han tenido respuestas de parte las instituciones sanitarias a su preocupante situación. Cuando el maremoto inundó su población -cuenta Juan Martinez, integrante de la Junta de Vecinos- depositó una gran cantidad de contaminación que el fondo marino de la bahía de Concepción ha acumulado por décadas.

Metales pesados son algunos de los contaminantes que inquietan a los vecinos, por lo que, en reiteradas veces, han solicitado un estudio de ello, que no se ha hecho. El lugar de donde provino la inundación tuvo el triste número 80 en los lugares más contaminados del mundo. Pero eso, o no lo saben o no les interesa, a quienes “velan” por la seguridad ciudadana.

Fotos: 1.- Vecinos del Cerro San Francisco

2.-Vecinos de Centinela 2

3.- Vecinos de la Población Miraflores.

4.- Vecinos de Edificio Plaza del Rio

5.- Vecinos de Parque Residencial Las Salinas

6.- Comunidad Ayllupura

La movilización concluyó en Parque Ecuado, donde, a última hora, la Municipalidad designó que podía hacerse el acto de cierre, cambiando la planificación que tenía a la Plaza Perú como lugar escogido.

Estas leyendo

A 9 meses: Una marcha, cientos de voces que reclaman dignidad