La nueva forma de gobernar y la reconstrucción de Lavín

alt

Hace 6 meses atrás, Joaquín Lavín, Ministro de Educación, apareció en la región señalando que la reconstrucción de los establecimientos dañados, venía ya. Nadie imaginaba cuanto tiempo significaría ese venía ya.

Resumen conversó, con representantes de 3 establecimientos en Concepción. Este es el viene ya, de la nueva forma de gobernar.

Colegio René Louvel Bert:

Nuestra condición es de allegados.

El Colegio René Louvel Bert es uno de los establecimientos más afectados por el terremoto. Sus problemáticas salieron a la palestra una vez que sus apoderados decidieron protestar afuera de sus dependencias, ubicadas frente a la Universidad del Bío Bío. Hoy realizan sus actividades académicas en la Escuela Leopoldo Lucero, en Camino a Nonguén 1273 durante las mañanas, pues en la tarde la ocupa la otra escuela. Vale la pena mencionar, que este mismo establecimiento el año pasado, realizó sus actividades en la Escuela Lautaro.

Resumen conversó con Gladys Lagos Valdebenito, directora del establecimiento, en una pequeña oficina, obviamente, inadecuada para sus objetivos, pues la dirección ocupa la misma sala que la Inspectoría. Según nos relata, la condición que tiene la escuela es de allegada. Sus instalaciones contaban con las herramientas necesarias para hacer clases, pero la llegada a un recinto prestado, ha causado estragos en su práctica educativa. Actualmente, no cuentan con las salas suficientes para todos los cursos, por lo que deben ocupar la biblioteca, la sala tecnológica y la sala de Enlaces, y en consecuencia no pueden utilizar estos recursos. El patio de juegos de kinder y prekinder, es utilizado como sala de clases de un kinder.

Las salas de la Escuela tienen una capacidad de 30 estudiantes y el Colegio tiene cursos con 41 estudiantes. La capacidad total del recinto, alcanza a 250 y ellos tienen 570 estudiantes, por lo que el hacinamiento es de proporciones enormes.

Tras el terremoto, su jornada se alteró, pues era imposible tener jornada completa compartiendo un recinto con otra escuela, por lo que cerca de 18 talleres ya no se efectúan.

Por otra parte, la situación de los profesores es alarmante. Cuentan con una sala de profesores demasiado pequeña, donde sienten que invaden un espacio ajeno, pues según nos cuenta su directora, las cosas de los profesores de un colegio están de un lado, y las de los otros en otro espacio, hay pocos computadores con Internet, hoy más necesarios que antes, pues el rendimiento y la conducta de los estudiantes se sube a una plataforma Web.

Hoy, a 8 meses del desastre del 27 de Febrero, el colegio está en estudios de ingeniería. La reparación del colegio se iniciaría en Diciembre y supuestamente, volverían en Marzo. La profesora Gladys Lagos, intentó comunicarse con todas las autoridades correspondientes, incluso con parlamentarios locales y con Piñera, pero no ha recibido respuesta alguna.

Por parte de la Escuela Leopoldo Lucero, según nos relata Gladys, solo quieren tener las clases normales, que no han tenido por 2 años.


La fortuna del Colegio Brasil

Según el director del Colegio Brasil, José Manuel Fernández, las clases la están realizando normalizadamente. Según su testimonio, la comunidad estaría feliz por las últimas noticias que han recibido. Horst Paulmann, dueño de Cencosud (holding transnacional de cadenas de supermercados y retail, entre ellos Santa Isabel y Almacenes París) y dueño además del lugar en que se asienta el ex Liceo Alemán, donde están realizando sus clases los estudiantes del Colegio Brasil, les cedió el espacio hasta el 2011 gratuitamente, lo que fue anunciado a través de una video conferencia de Paulmann, junto al Ministro Lavín.

El Colegio Brasil ubicado en Rengo 65, fue declarado inhabitable, pero cuentan con los recursos para reconstruirlo. Según su director, se encuentran incluso holgados, debido al tamaño del ex Liceo alemán, comparado con su recinto.

Eso se dio, según sus palabras, a la unión de buenas voluntades, entre el sector privado, la clase política y el gobierno.

El ahora ya del Liceo de Niñas

En una pequeña sala, construida con el propio esfuerzo de quienes la ocupan como oficina, Héctor Jiménez, Presidente Centro Padres Liceo Fiscal de Niñas y Presidente agrupación comunal centro de padres de la comuna, señaló a Resumen que “La situación después del terremoto mismo fue bastante incomoda… no nos sentimos conformes y tranquilos. De hecho, se nos prometió en primer lugar, que nosotros nos veníamos de forma integra a las dependencias del Liceo Andalién. Después, por circunstancias ajenas a nosotros, hubo discrepancias con la directiva del Liceo Andalién junto con el grupo de profesores y alumnos, de manera tal que no pudimos venirnos de forma integra al Liceo.

Nos cambiábamos aquí y la dotación de este establecimiento se iba junto con el Liceo Israel, cosa que, obviamente, el dueño de casa no quiso. Entonces, nosotros como establecimiento tuvimos que dividir nuestra jornada entre el Andalién Y el República de Israel.”

El Liceo Andalién cuenta con cerca de 300 estudiantes que ocupan el 50% del establecimiento, mientras que del otro lado hay unas 1200. “Nosotros aquí somos allegados y no hemos sido bien acogidos. Hay aparte restricción de gimnasios. Aquí hay un solo gimnasio y para la cantidad de cursos no se puede usar todos los días.”

Continúa indicándonos, que “El Liceo Fiscal tiene daños bastante serios, estructuralmente. Hay un sector que está relativamente bueno, que es el sector Lincoyán, pero el sector de Cochrane está bastante resentido y eso ya requiere reparaciones mayores. Más encima es el lado que tiene más salas de clases, en el otro lado hay dependencias, laboratorios.”

A diferencia de lo que pasa en el Colegio Brasil, ellos (la comunidad del Liceo de Niñas) no saben que pasará con las estudiantes. “Nos dieron la información que habíamos tenido un apoyo por parte del gobierno de Australia, que hizo una donación de, aproximadamente, un millón de dólares, unos 450 millones de pesos. Se le hizo esta donación al gobierno de Chile para que éste los canalizara y fueran directamente a la reconstrucción de los establecimientos siniestrados. El gobierno central los canaliza a través del intendente, éste a través del MINEDUC y están asignados al Liceo Fiscal. Paralelamente, como establecimiento, a través de nuestro sostenedor, nosotros estamos postulando a un proyecto de recuperación de obras menores, que son alrededor de 100 millones. Pero, para poder adjudicárnoslos deberíamos aportar cerca del 20%, es decir, 20 millones más. Y con estas dos “ayudas” podríamos recuperar el 50% de nuestras dependencias. Pero, Vino el Ministro de Educación, dijo que “de ahora ya, parte”… pero no se ha puesto una piedra, no se ha removido nada a excepción de los destrozos que quedaron.


Resumen

Estos problemas que nos dieron a conocer en estos 3 establecimientos, son nada más que la punta del iceberg de lo que es un problema mayor que hay tras todo esto en el sistema educacional chileno, el cual se ha ido gestando en estos últimos 40 años el cual, en nuestra región eclosiono tras el 27/F, es decir, llegó al punto más crítico, en el cual se manifiestan las serias desigualdades que hay en nuestro país.

Momento en el cual tenemos que decir: “no más”. ¿O acaso es normal que se tenga un solo baño compartido por más de 2000 alumnas, como es en el caso del Liceo de Niñas? Este 5 de Noviembre se anunció, con bombos y platillos, la inauguración de un colegio en Talcahuano tras la reconstrucción, instancia en la que el ministro dijo: ”Es un momento de emoción que los niños tengan una escuela tan espectacular…se la merecen por todo lo que han tenido que pasar”.

Este es el “viene ya” de Lavín, el cual se plasma en inauguraciones a cuenta gota, anunciada a los cuatro vientos, mientras tanto, los demás establecimientos se las arreglan como pueden. Como dijo uno de nuestros entrevistados: “las palabras quedaron y se las llevo el viento, porque no se han visto hechos concretos”.

Estas leyendo

La nueva forma de gobernar y la reconstrucción de Lavín