Termoeléctrica en Laraquete: De la que no se habla

Termoeléctrica en Laraquete: De la que no se habla

altLa instalación de termoeléctricas a carbón se convirtió en tema nacional, luego de que Piñera le haya pedido a GDF Suez, que no instalara la central Barrancones en medio del sector Punta de Choros, Isla Dama e Isla Gaviota. Antes de esto, muchos famosos habían abogado por la no instalación de esta central, entre ellos, Camiroaga, que increpó al ministro Hinzpeter en su “matinal”.

Esta petición, Piñera la hizo luego de que la propia Corema (Comisión Regional del Medio Ambiente) de Coquimbo aprobará este proyecto, dejando la institución desvalida y un conjunto de vacíos legales e incertidumbres, pues la petición fue de reubicar el proyecto, nadie sabe dónde, cómo y cuándo.

Ni Coronel, ni Arauco, ni Penco son destinos turísticos para famosos y adinerados. Al contario, estas tres comunas han sido fuertemente impactadas por un sistema económico que ha sobreexplotado recursos naturales, dejando pueblos y ciudades completas sumidas en la pobreza.

Coronel ya tiene tres termoeléctricas a su haber. Si bien, sólo ha visto funcionar Bocamina 1, sus habitantes ya manifiestan un deterioro en su calidad de vida; enfermedades cardiacas y respiratorias y oculares, son comunes en los vecinos que han convivido con esta termoeléctrica por casi 40 años.

 Aún falta que entre en funcionamiento el Complejo Termoeléctrico Santa María, ubicado frente al hospital de la comuna y de propiedad de Colbún y la Bocamina 2, al lado de la 1, entre los cerros Obligado y La Colonia, propiedad de Endesa.

 Penco estuvo amenazado por la instalación de una termoeléctrica, sin embargo, las sucesivas movilizaciones vecinales hicieron dudar a la empresa Southern Cross, la viabilidad de este proyecto. En julio de este año, el alcalde Guillermo Cáceres, dijo que la empresa había desistido de este proyecto. Pero, las organizaciones que se opusieron siguen alerta, pues la actitud ambigua de su edil no entrega confianza.

 Ante esta falla, Southern Cross, a través de su empresa Rio Grande, probó suerte enviando un proyecto a la Corema de una termoeléctrica en el sector Puchoco de Coronel, pero fue rechazado por diversas falencias del documento. Entre ellas; no reconocía la emisión de Mercurio (Hg), Níquel (Ni) y Vanadio (Va) como contaminantes propios de este tipo de planta. Hasta ahora, no ha habido una nueva postulación.

 Arauco ha sufrido un deterioro progresivo en la calidad de vida que ofrece a su gente. El periodista Arnaldo Pérez Guerra, registró esta crisis en su crónica “Demonios asolan el golfo de Arauco” (2008), donde publicó impactantes declaraciones de buzos, mariscadores y pescadores: “(Hace años), la corvina llegaba a la playa, se pescaba con lienza. Los peces venían a desovar a la playa, al río: róbalos, lisas, pejerreyes, lenguados, y otros… Había hasta campeonatos de caza y pesca deportiva”,

 “(Ahora) es muy poco lo que extrae, 30 a 60 kilos donde antes había 300 o más. Se consumen más de 60 litros de combustible y la pesca no alcanza a cubrir el gasto. Se arriesga la vida por nada”. Otro mariscador, comenta “Teníamos todo sembrado, pero la contaminación y desechos químicos lo mataron. Se denunció, vino hasta la televisión, La tierra en que vivimos. Grabaron, y el programa no salió.”

 “Caracoles, piures, almejas, locos, pancoras y congrios desaparecieron… Miles de toneladas de navaja, huepo o machuelo murieron. El fango del fondo del mar tiene una consistencia como de aceite quemado, consecuencia de la celulosa”. Esta celulosa funciona desde 1968 y fue inaugurada ante el mismo Frei Montalva. En el Gobierno de Salvador Allende fue adquirida por la Corfo y en dictadura, entregada a Angellini, junto con la planta de celulosa de Constitución.

 La destrucción de fuentes laborales y de una calidad de vida, se convirtió en un recurso para otras empresas que tienen intereses en la comuna. Es el caso de SW Business, empresa que intenta instalar una termoeléctrica en la localidad de Laraquete.

 SW Business, de propiedad de Rodrigo Danus y Paul Fontaine (ex asesor de MEO), ha presentado ante la Corema, el proyecto termoeléctrico Pirquenes y en estos momentos se encuentra en etapa de evaluación. Esta central se emplazaría a 1.5 kms. de la población El Pinar, al sur de Laraquete, afectando a toda su población que, precisamente se expande hacia el sur.

 Rodrigo Mellado, de la organización Laraquete Sustentable, relata a Resumen que entre los argumentos que la empresa usa para justificar su proyecto, es que utilizarán carbón del tipo sub-bituminoso, que es el que se extrae de la ex zona minera, dando a entender que la termoeléctrica reactivará la explotación de los pirquenes y con ello, habrá más empleo.

 Sin embargo, esta es una mentira, pues el carbón que se extrae en esta zona es de mala calidad por lo que las empresas prefieren importarlo. Tal es el caso de Endesa que importa el carbón para su Bocamina 1. De hecho, hace meses que unos dos mil pirquineros de Curanilahue reclaman que están cesantes porque Endesa dejó de comprarles el carbón que extraían, quedándose con 18 mil toneladas sin vender.

 Otro argumento es que, en su construcción, el proyecto requerirá de 254 empleos por un año.

 Rodrigo cuenta que, aparte de la termoeléctrica, SW Business proyecta instalar un depósito de cenizas, para las centrales de Coronel y de Laraquete, lo que agravaría las consecuencias sanitarias en la población, por la inmensa cantidad de material particulado que emanaría desde ahí, sumado al de la propia termoeléctrica.

 Ante la pregunta por la posición que ha tomado la municipalidad, Rodrigo afirma que es ambigua, porque si bien, el alcalde Mauricio Alarcón ha dicho que se opone a este proyecto, no ha implementado acciones que lo manifiesten.

 Nosotros creemos que un plebiscito vinculante podría evitar la instalación de este proyecto, conversamos con los concejales, quienes estuvieron de acuerdo y alcalde nos dijo que iba a revisar la propuesta y que nos iba a llamar en 5 días, pero en cuatro semanas no lo ha hecho, afirma Rodrigo.

 Al realizar un plebiscito, todo podría zanjarse más rápidamente, ya que basta con que un 10% de la población inscrita en los registros electorales, solicite al municipio que lo convoque, para que éste lo realice. Para que esta votación, sea vinculante (deba obedecerse su mandato), es necesario que vote el 50% de la población inscrita en los registros electorales.

 El alcalde, dice Rodrigo, sabe que ésta es la herramienta concreta para oponerse a la termoeléctrica y no está dispuesto a implementarla. Pareciera que los empresarios, vieran un mapa y decidieran instalarse en los lugares con más pobreza, donde la comunidad tenga menos poder, no en vano los únicos plebiscitos que se han podido hacer son en Las Condes y Vitacura.

 Este proyecto es parte de un enjambre de termoeléctricas que piensan instalar diversas empresas, para satisfacer la demanda energética de los proyectos mineros que están desarrollándose en la Cordillera. Por eso la importancia de impedir el emplazamiento de esta central.

Estas leyendo

Termoeléctrica en Laraquete: De la que no se habla