Villa Futuro: Negligencia y poca claridad de las autoridades

altLos block se demuelen, ese fue el anuncio que la Intendenta realizó el pasado 21 de agosto a los vecinos de Villa Futuro, la fecha: este 15 de noviembre. Pero de ese momento hasta ahora ¿qué ha pasado en Villa Futuro?

Conversamos con Claudio Montecinos, vicepresidente de la Junta de Vecinos, quien señala que desde esa fecha hasta ahora, ha pasado mucha agua bajo el puente. Según vecinos, aquí tienen serios problemas de información, pues no hay claridad de parte de las autoridades.

Villa Futuro en la nebulosa

En Villa Futuro viven 1320 familias, 380 están en mediaguas, las demás aún viven en los departamentos.

Desde que se construyeron los edificios, los pobladores han tenido problemas con estos. Cuando llovía se pasaban las paredes, por lo que fueron forrados con latas, además de este “arreglo” se le realizaron otros más, es decir, que cuando la Intendenta en su visita afirma que los vecinos siempre han vivido de manera indigna y que se merecen algo mejor, para ellos no es ninguna novedad.

Los vecinos durante estos 8 meses posterremoto se movilizaron reiteradas veces para que se realizara un estudio de suelo, pues SERNAGEOMIN ya había afirmado que los blocks presentan fallas locales en los radieres y lozas, fallas en el asentamiento del terreno y fallas en los muros con pérdida de integridad. Este estudio se realizó, pero los vecinos aún desconocen sus resultados, aunque han insistido reiteradas veces con el director del Serviu y con la encargada de la reconstrucción en la región, nos dice Claudio.

Cuentan que en un comienzo trabajaron con Serviu, pero sorpresivamente éste se retiró y comenzó a trabajar el gobierno regional, es en este momento cuando la Intendenta dice que los edificios serán demolidos y que se construirán unos nuevos en el mismo lugar, donde la mitad de los vecinos se deben quedar aquí y la otra debe postular a subsidios habitacionales; pero, los vecinos nos dicen que no saben en qué condiciones se quedan ni tampoco en qué condiciones se deben ir, y menos aún saben qué pasará con las familias que viven de allegadas.

Las personas que se quedan no saben en qué condiciones será. Si deben irse a arrendar, por cuánto tiempo, ni que pasa si hay familias que no tienen cómo arrendar, en un comienzo se les había dicho que el que no tenía dónde vivir se le entregaba una mediagua, pero ahora está posibilidad está descartada.

Hay pobladores que deben optar a los subsidios habitacionales, supuestamente, para viviendas usadas o para residencias nuevas. Esto, nos dice Claudio, es nuevo pues en primera instancia, todos se quedaban aquí. Sin embargo los vecinos denuncian la poca claridad al respecto, ya que aun no se sabe quién debe optar a este subsidio. De igual forma, se les dijo que serían de 12 millones de pesos y ahora les afirman que hasta 12 millones de pesos y “qué pasa si en dos años no encuentras una vivienda o aun no se presenta un proyecto habitacional, quedas totalmente desamparado solo con un papel”, nos afirma el vecino.

En estas propuestas, pues aun no se confirma nada, pero si fuese confirmado, aun existiría un problema para los vecinos: todavía no se les entrega el documento que certifique la inhabitabilidad de sus departamentos, lo que impide la postulación a un proyecto habitacional.

“Nosotros denunciamos la irresponsabilidad de la señora intendenta cuando anunció la demolición, pues no trae ningún proyecto habitacional, ni una maqueta ni menos un organigrama de trabajo”, nos dice Claudio; “también denunciamos la negligencia de las autoridades, pues a más de 8 meses del terremoto aun no hay nada claro, la información se ha entregado mal, de forma caótica y llena de tecnicismos, ellos deben ser claros y hacer bien su pega, que nos digan de qué trata y cómo nos favorece o perjudica la ley de erradicación, de transacción, de reconstrucción, de expropiaciones, etc”, prosigue el vecino.

Igualmente, exigen conocer los resultados del estudio de suelo, pues éste es determinante en la decisión que tomarán, si los terrenos no son aptos ¿cómo pretenden construir aquí? Se preguntan los vecinos.

Además, nos afirman que exigen participar en las decisiones que se tomen en relación a su población, no que vengan y les impongan una solución habitacional.

Finalmente, afirman que están tratando de concertar una reunión con la ministra de vivienda, pero aún no se ha conseguido.

Situación de los campamentos

Según un informe del Ministerio de Vivienda del 9 de septiembre del 2010, entre las calles 12 de Octubre y Los Andes, existen 387 viviendas entregadas y habitadas, agrega que las aldeas cuentan con cierre perimetral, alumbrado público y con suministro de agua. Esto se contradice con la realidad, en la Villa Futuro hay 10 campamentos que distan de tener las condiciones básicas para vivir. Los vecinos del campamento uno no tienen luz en sus baños, por lo que deben alumbrarse con las linternas que el alcalde les regaló para ir al baño en la noche, además están rodeados por cámaras de alcantarillado colapsadas; los vecinos del campamento nueve tienen 3 baños para 26 familias, tampoco tienen luz eléctrica; el campamento diez solo hace dos semanas se instaló y no tiene ni luz ni agua.

Hace unos días atrás a los vecinos se les entregó una carta emanada por la municipalidad de Chiguayante que decía que el block 453, el único que hasta el momento ha sido decretado como inhabitable, más dos más se demolerá y que la gente tiene hasta el 28 de febrero para irse; pero esos dos block no tienen certificado de inhabitabilidad, ni tampoco tienen un proyecto habitacional al cual acceder.

Estas leyendo

Villa Futuro: Negligencia y poca claridad de las autoridades