Griferos de Fas S.A. en huelga

La Fábrica de Fittings y Artículos Sanitarios S.A. (FAS) se fundó en 1955, en el barrio Yungay, en pleno nervio de Santiago viejo. En la actualidad y según su página corporativa, “35.000 metros cuadrados de superficie total, son los que albergan a los casi 20.000 metros cuadrados de infraestructura de nuestra planta productiva, en la cual se desarrollan las actividades que Griferías FAS requiere para entregar la más moderna línea de productos a unos exigentes consumidores. Es así como nuestra casa matriz se ubicó finalmente en la Avenida Gladys Marín #6098, del barrio industrial de Estación Central” de la Región Metropolitana.

 

Más allá de las declaraciones publicitarias, el Sindicato de Trabajadores de FAS S.A., luego de realizar los pasos regulares de la negociación colectiva, y con una oferta última de la empresa que, de acuerdo al presidente del Sindicato, Marco Fica,  “rebajaba la mayoría de los beneficios y no incrementaba nada”, se votó la huelga con un 90% de aprobación el 30 de noviembre pasado.

 

Los dueños de la fábrica, dos uruguayos de apellido Laurini que están en Chile un par de veces al mes,  delegaron el poder de negociar a sus representantes, quienes una vez comunicados de la votación, solicitaron los buenos oficios el 1 de diciembre. Reunidas  las partes con la mediadora de la Inspección del Trabajo, la empresa “usó los buenos oficios no para negociar, sino para reafirmar su postura de menoscabar los beneficios de los trabajadores a cambio de nada”, señaló Marco Fica y agregó que “la misma señorita mediadora calificó como insólita la postura de la empresa, ya que fue absurdo utilizar esta herramienta de negociación con el fin de no-negociar y querer impedir la huelga a cambio de nada”. Como si fuera poco, durante la mediación, la representación de los propietarios manifestó que los trabajadores debían acceder a una rebaja salarial, junto a la aceptación del despido de 35 de ellos.

 

El Sindicato nació en 1967 y en la actualidad reúne a 34 afiliados de 120 operarios y administrativos que laboran en FAS, luego de que la empresa “inventara” otro sindicato con el fin de destruir sus facultades negociadoras. Los trabajadores organizados obtienen salarios mensuales promedio de $250 mil pesos (US$ 500), salvo los más antiguos (cuatro) que ganan $400 mil pesos (US$ 800 dólares). Lo mismo rentan los trabajadores no sindicalizados a quienes “se les exige como condición de ‘lealtad’ no integrarse al Sindicato, pese a que reciben el mismo sueldo”, explicó Fica.

 

El Sindicato en huelga demanda a la empresa la actualización de 18 meses acumulados del precio de las remuneraciones sin reajustes, lo cual se traduce en la reivindicación del aumento de un 2,9% en los sueldos base. Asimismo, solicitan garantizar el IPC  semestral durante dos años y medio.

 

Al igual como ha ocurrido en un sinnúmero de industrias productivas, a causa de la nula protección al producto nacional, la baja del dólar y el ingreso masivo y sin costos a Chile de mercancía asiática mucho más barata por las condiciones en que son producidas en sus naciones de origen, con el tiempo, FAS –una mediana empresa- ha pasado de ser una productora de artículos de grifería a convertirse en una distribuidora de importaciones principalmente chinas.

 

Diciembre 11 de 2010

Estas leyendo

Griferos de Fas S.A. en huelga