Nuevamente manchas en el mar, donde Celulosa Itata bota sus desechos

Nuevamente manchas en el mar, donde Celulosa Itata bota sus desechos

La mañana de este viernes, la comunidad de Colemu y Cobquecura pudo ser testigo del derrame de los residuos industriales líquidos (RILES) que emanan de la celulosa Itata. Este derrame tuvo su origen en la ruptura del ducto, de unos 50 kilómetros de longitud, que expulsa los desechos tóxicos de la celulosa al mar.

Este ducto fue inaugurado en diciembre de 2009 y desde ese momento, los desechos tóxicos se expulsan al mar directamente, pues antes de esta fecha se vertían al río Itata. Las manchas que hoy se pueden apreciar en el mar, recuerda a lo que sucedió en febrero de 2010, a días del 27 de febrero, cuando una mancha en el mar, consistente en una espuma amarilla de unos 30 kilómetros de extención flotaba justo en el lugar donde Celulosa Itata comenzaba a verter sus desechos a través de este ducto.

Pero, además en mayo de 2010 se registró un masiva muerte de aves, justo a 18 km al sur de Cobquecura y 9 kilometros al norte del punto de descargas de celulosa Nueva Aldea, que responde a los sectores de Colmuyao y Santa Rita. Fueron unas 1500 Fardelas Negras que se encontraron muertas en una distancia de 10 kilómetros. La noticia preocupó aun más cuando se supo que la Fardela Negra es un ave clasificada en estado vulnerable por Codeff.

Sin embargo, la preocupación de la comunidad no fue sufiente para detener la contaminación de Celulosa Itata (también llamada Nueva Aldea), de propiedad de la familia Angellini, una de las más acaudaladas del país, junto a Piñera, Claro, Lucksic, etc.

Foto: Fardelas Negras muertas en mayo de 2010.

Relacionado: Masiva muerte de aves donde Celulosa Itata bota sus desechos

Estas leyendo

Nuevamente manchas en el mar, donde Celulosa Itata bota sus desechos