Haití: Duvalier en libertad tras prestar declaración por corrupción a fiscalía haitiana

  El ex dictador haitiano Jean Claude Duvalier, conocido popularmente como ‘Baby Doc’, ha sido puesto en libertad tras prestar declaración en el Palacio de Justicia de Puerto Príncipe por la supuesta comisión de los delitos de corrupción, robo y apropiación indebida de fondos públicos durante su mandato (1971-1986), según informó uno de sus abogados.

Gervais Charles, uno de los letrados del ex presidente, ha asegurado a Radio Metropole que Duvalier ha sido puesto en libertad de forma definitiva, desmintiendo así lo publicado por algunos medios locales que afirman que se trata de una libertad provisional.

Horas antes, ‘Baby Doc’ era conducido por un grupo de policías desde el hotel Caribbean de la capital, donde se alojaba junto a su familia, hasta las dependencias judiciales para responder por dichas imputaciones.

El pasado domingo, Duvalier, de 59 años, regresó por sorpresa al país caribeño en un vuelo procedente de Martinica. Las causas de esta vuelta todavía se desconocen, ya que se ha retrasado la comparecencia pública que el político pensaba ofrecer para aclarar su presencia.


Los criminales Duvalier

Por Verónica Morales, AVN.

El 22 de septiembre de 1957 Francois Duvalier, es elegido presidente de Haiti tras convulsos años de los mandatos de Elie Lescot, Dumarsais Estimé y Paul Eugène Magloire a lo largo de 10 años.

Cuatro años después, en 1961, disuelve el sistema parlamentario bicameral e instaura una Asamblea Legislativa Unicameral. En ese mismo año Francois Duvalier o Papa Doc violó la constitución del 1950 que prohibía la reelección, y posteriormente en 1963 extiende el mandato presidencial por otros seis años.

Es la década del triunfo rebelde e inicios de la revolución social en Cuba, la mayor isla de las Antillas y vecina de Haití de la cual la separan pocas millas naúticas. La influencia de los cambios sociales y políticos cubanos comenzó a repercutir en todo el continente y con gran fuerza en el Caribe. Sus pueblos intensificaron sus luchas por las mejoras sociales.

En la vecina República Dominicana se desata a mediados de 1959 un fuerte movimiento de liberación nacional contra la dictadura de Leonidas Trujillo y los presidentes a sus órdenes. Pero tanto él como Duvalier seguían las órdenes de Washington para evitar “otra Cuba”.

Según la prensa de la época, desde el 22 de diciembre de 1958 Duvalier y Trujillo acordaron, mediante tratado de protección, apoyarse en sus intereses dominadores y luchar contra los movimientos rebeldes y contra toda la oposición política.

La cooperación entre ambos duró hasta el 30 de mayo de 1961, día en que cae abatido el dictador dominicano en un atentado. Días después recibe los honores de jefe de Estado pero la semilla rebelde continuó germinando y en 1962 asume la presidencia el nacionalista Juan Bosh, lo que es interpretado por Duvalier como una amenaza para su régimen.

Fue cuando el presidente John F. Kennedy lanzó su programa Alianza para el Progreso con el fin de aplacar, donde se pudiera, el empuje social, mientras sus embajadas operaban planes de desestabilización donde sus gobernantes no cumplieran sus instrucciones. Aunque Kennedy es asesinado en 1963, su sucesor Lindon B. Johnson continuó con los planes intervencionistas en El Caribe.

En 1964 Papa Doc nombró como sucesor a su hijo Jean-Claude, quien más tarde sería conocido como “Baby Doc”. Ambos dieron vida y utilizaron a los llamados Voluntarios para la Seguridad Nacional, mejor conocidos como los Tonton Macoute, a quienes se les achacan la responsabilidad de centenares de crímenes a partir de 1957, incluso hasta la fecha actual en que operan protegidos por jefes locales y regionales.

El caso de la invasión estadounidense a la vecina fronteriza República Dominicana en 1965 vendría a culminar todo un plan agresivo que se inició contra el presidente Juan Bosh. La fuerza de los marines impuso la paz de los cementerios en la república que comparte la frontera terrestre con Haití, lo cual reforzó al gobierno de Papa Doc aunque este fue motivo de fuertes protestas que se intensificaron también contra la invasión a Dominicana.

El heredero ocupó la presidencia vitalicia a partir del 22 de abril de 1971, tras la muerte de su padre. Las acciones y actitudes dictatoriales en Haiti alcanzaron su máxima expresión bajo el régimen de Baby Doc. Este dictador instauró el terror con leyes y decretos que violaban todos los derechos humanos y libertades del pueblo.

Al respecto, el 11 de abril de 1980 anunció la absurda condena de 3 años para quienes lo criticasen. Con ello, el éxodo de personas progresistas y preocupadas por un futuro mejor para Haití aumentó sustancialmente.

Además, el 10 de mayo de 1984 prohibió toda actividad política, excepto las del partido oficial, incluso llegó a promulgar una ley a través de la Asamblea Legislativa controlada por él en la que se obligaba a los partidos políticos a prometer lealtad al presidente.

Igualmente prohibió la existencia de partidos de ideología comunista, nazi o fascista hecho que se formalizó el 09 de junio de 1985, y al mismo tiempo daba más respaldo a los fascistas agrupados en los Tonton Macoute.

Tras esta seguidilla de abusos y desmanes Duvalier finalmente debió declarar el estado de sitio el 31 de enero de 1986, luego de las constantes manifestaciones de calle en rechazo al régimen, por la exigencia de gobiernos justos y por la salida del dictador del poder.

Según lo afirmó Rafael Castellanos en un artículo titulado: “François Duvalier, el Hitler negro” publicado por el portal rebelio.org, “a modo de reafirmación USA, un duvalierismo más protegido por el Tío Sam (…) se conforma como férrea dictadura autocrática a la que apoyan una minoría de hacendados con afán de monopolio, una clase criolla inmensamente acaudalada y una parte del lumpenproletariat a la que Papa Doc adula en descarada charlatanería”.

No obstante la decisión de Baby Doc de decretar el estado de sitio, éste no evitó que el 07 de febrero de 1985 el dictador huyera a Francia en un avión de Estados Unidos.

En esa fecha el pueblo de Haití puso punto final a los casi 30 años de tiranía, abusos, humillaciones e injusticias impuestas por los Duvalier aunque no logró la emancipación deseada.

Triste legado

Durante la tiranía de los Duvalier se registró el asesinato de miles de haitianos, entre ellos, dirigentes políticos, diputados, periodistas, juristas y académicos y muchas otras personas que osaron opinar contrariamente el régimen impuesto.

Los Tonton Macoute -ejecutores de la represión- fueron una alta carga financiera para el país. Se calcula que el costo de mantenimiento de estos diversos elementos de los “Voluntarios para la Seguridad Nacional” de Duvalier, ascendía los 15 millones de dólares mensuales.

Esta cifra era un poco más de la mitad de los recursos presupuestarios. Los gastos de este cuerpo elite eran costeados por asignaciones disimuladas bajo la mampara de presupuestos ficticios.

Sus miembros no usaban uniforme, la cantidad de ellos se desconocía, sin embargo se calculan en varios millares de hombres. A través de estos mercenarios a la orden de los Duvalier, el régimen torturó y mató a sus adversarios políticos, gobernando en una atmósfera de temor y represión impuesta por esa sangrienta policía secreta de los Tonton Macoute.

Las reacciones contra la llegada de Duvalier a Haití no se han hecho esperar. Al respecto, Michaelle Jean, enviada especial del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unesco) criticó la presencia del ex dictador en Haití.

La funcionaria se cuestionó: “¿Cómo puede regresar a este país sin estar preocupado, a sabiendas de que no es un ciudadano limpio””.

Igualmente diversas organizaciones que luchan a favor de los derechos humanos criticaron la presencia de Duvalier en Haití.

Voceros de los movimientos aseguraron que el ex dictador debe ser juzgado por los delitos de corrupción y violación de derechos humanos.

A juicio del ex secretario de Relaciones Exteriores de República Dominicana, Víctor Gómez Bergés, la presencia del ex dictador de Haití Jean Clade-Baby Doc-Duvalier, quien ha estado en Francia desde 1986, responde a intereses de Estados Unidos.

“Todo indica que es llevado por los Estados Unidos, por el gobierno norteamericano, buscando la manera de establecer un gobierno no solo que le sea afín a él, sino que sea un régimen fuerte, capaz de poner orden en la vecina república”, comentó Bergés.

 

{youtube}zbbeTA-Z4wo{/youtube}

Estas leyendo

Haití: Duvalier en libertad tras prestar declaración por corrupción a fiscalía haitiana