Villa Futuro exige una solución habitacional

alt

“Exigimos una reunión con el Seremi de vivienda para resolver nuestra situación habitacional ese es el motivo de esta acción”, dice Claudio Montecino, representante de la Junta de Vecinos de Villa Futuro; esto cuando los vecinos marchaban por la Avenida Manuel Rodríguez este domingo en la mañana.

 Los vecinos de Villa Futuro desde el 15 de noviembre que están esperando la demolición de sus departamentos, promesa del Gobierno. Hoy denuncian que a casi un año no tienen una solución habitacional definida. Al respecto Nibaldo Viveros, presidente de la JJ.VV afirma: “nosotros no estamos encontra de la reconstrucción, pero queremos que se haga como corresponde, trabajando con los vecinos”

 Asimismo comentan que Pedro González del Serviu obligó a los vecinos a firmar un documento de expropiación de los edificios, sin contemplar una solución habitacional. Los vecinos han decidido ante esto retractarse de lo firmado y no aceptar presiones de desalojo.

 A los vecinos para tranquilizarlos se les entregó 150 subsidios para que comprasen casas usadas, para esto los vecinos que aceptaron firmaron un documento que sostiene que tienen 21 meses para encontrar su vivienda, si no este subsidio se pierde. Para los vecinos esto es insuficiente, pues aun alrededor de 1000 familias no tienen una solución, además “ese documento no garantiza nada, ya que es cambiar su departamento por un papel”, dice Claudio Montecinos.

 altLos vecinos afirman que ellos cambian “llave por llave”, es decir que se irán solo cuando se les presente un proyecto habitacional con un sector y un tipo de casa o departamento determinado o si sus nuevas viviendas se emplazan en el mismo terreno y deben demoler los departamentos ellos exigen un subsidio de arriendo, ellos no aceptaran mediaguas.

 Finalmente, los vecinos esperan que con esta acción el Seremi de vivienda acceda a una reunión donde se determine qué pasará con sus viviendas, de lo contrario las movilizaciones no terminarán

Estas leyendo

Villa Futuro exige una solución habitacional