Capitanes de Pesca relatan el proceso de sobreexplotación y extinción del jurel

“Descartamos, ocultamos información, declaramos caballa por jurel, anchoa por jurel, informamos pescar en zonas donde no lo habíamos hecho, todo bajo la presión de la industria, so pena de perder nuestros trabajos”

Ante la alarmante extinción de especies marinas, como la anchoveta, la sardina, la merluza y particularmente el jurel, el sindicato Nacional de Patrones de Pesca, en una declaración hecha llegar a Resumen, plantea que “los últimos informes de carácter Internacional (ORP) como nacional, indican el grave estado del jurel en Chile”. Sin embargo, esto no sencibiliza a las autoridades que deberían implementar medidas reales para la recuperación de este recurso.

Los Capitanes de Pesca explican que “la Ley General de Pesca Y Acuicultura, establece cuatro categorías para definir el estado de los recursos:investigación, estado incipiente, plena explotación y recuperación”. Actualmente “el jurel, se encuentra en plena explotación”, lo que significa que la especie está sana y sin peligro de colapsar, lo que constituye una aberración.

Plantean que lo que “corresponde hacer es cambiar el jurel al estado de recuperación y establecer una veda de 3 a 5 años como lo define claramente la Ley”. Pero “¿Cuál es la verdadera razón por la que no se toma esta drástica pero necesaria medida? Creemos que el gobierno no desea asumir el costo social que esta situación desencadenara, y que por otro lado está en juego la extracción que la industria no desea perder”.

“Cuando se establece el LMCA el 2001 (límites máximos de captura por armador, es decir, por dueño de embarcación), pasamos de extraer, de un poco más de 4 millones de toneladas, a una cuota de 1.400.000 toneladas, a objeto de asegurar la sustentabilidad del recurso.

En este contexto, “la industria redujo la flota pesquera de 160 barcos a 50 barcos, generando la exoneración, en forma directa, de un poco más de 1800 trabajadores del personal embarcado, tripulantes, motoristas pilotos capitanes, además de quienes prestan servicios a la industria externamente”

Así, explican, “las tripulaciones que quedan laborando se les somete, bajándole sus remuneraciones y obligándolos a descartar en zona de pesca. ¿Que significa esto? Que se debe seleccionar la pesca y descartar (botar al mar) la que no cumple los estándares exigidos por la administración de la industria. De esta forma en que se llega a puerto con 1.400.000 toneladas, pero en zona de pesca se matan y botan al agua más de 3.000.000 de toneladas”.

Mientras los Gobiernos de turno establecían cuotas de captura, los industriales impunemente botaban al mar la misma cantidad de jurel que se les permitía pescar, ya sea por que estaba muy pequeño o porque las artes de pesca (arrastre o cerco) los dañaban. Vale la pena preguntarse la opinión de los pescadores artesanales que fueron condenados a quedar con el 5% de toda la extracción del jurel.

Los capitanes de pesca declaran que “a 9 años de aplicación de esta ley no tenemos recursos y los despidos van sobre los 3000. Nos atrevemos a decir que, junto con el jurel, nuestra profesión también se va a acabar… esta situación no va a cambiar mucho si se permiten pescar 330.000 toneladas de jurel para este 2011. Sabemos que la industria reestructurara su administración y operación a este nuevo escenario, y hará rentable el negocio sin que, lo que socialmente esto provoque, sea una preocupación para ellos”.

“Descartamos, ocultamos información, declaramos caballa por jurel, anchoa por jurel, informamos pescar en zonas donde no lo habíamos hecho, todo bajo la presión de la industria, so pena de perder nuestros trabajos”, denucian, agregando que “no es ningún secreto que la mayoría de las decisiones, que durante los últimos años se han tomado, obedecen a presiones de carácter social, económicos y se anteponen a las recomendaciones científicas. Esta actitud es la que ha vulnerado y desautorizado la importante labor que tienen las entidades técnico-científicas”.

“Nuestra región, en gran medida basó su crecimiento y estabilidad económica en la pesca. Hoy tenemos a Talcahuano, San Vicente, Coronel, Lota, Tome, en ruinas y lamentablemente no por efecto del 27F, esta situación estaba generada desde antes. El terremoto y el tsunami fueron las gotas que hicieron que el vaso se rebalsara”.

Con respecto a las recientes fusiones de industrias pesqueras, los capitanes de pesca explican que su infraestructura está preparada para procesar grandes volúmenes de pesca y como ya no la hay, deben juntarse y reducir sus gastos productivos. Para los trabajadores, esto es nefasto, pero “distinto seria si recursos como la sardina fueran destinadas, por ley en un porcentaje significativo, a consumo humano… permitiendo y garantizando la entrada de estos productos a importantes mercados de orden internacional”. Hoy la sardina y ancheveta se destinan a harina de pescado, que se comerán los salmones artificiales que engordan y destruyen el ecosistema austral, sin que tenga un mayor grado de manufacturación.

“Hoy, el actual gobierno habla de licitación de los recursos marinos”, que en su mayoría han sido extinguidos en menos de lo que dura un tercio de la vida de cualquier ser humano. “Han colapsado la zona económica exclusiva más grande y rica del mundo en el océano menos intervenido del mundo”.

“¿Cuál sería el sentido de licitarlos? Lo que en una situación como esta corresponde hacer es recuperarlos, generando un nuevo sistema de administración, donde los protagonistas sean los hombres de mar, quienes somos los que antropológicamente hemos subsistido por generaciones de él, en forma razonable y sustentable”.

Relacionados

Pesca Industrial: Criminales en el Timón

GRANDES FAMILIAS CONTROLAN CASI EL 70% DE LA PRINCIPAL PESQUERÍA CHILENA

Patrones de Pesca denuncian a la opinión pública

Jurel ya desapareció de los supermercados

Alerta por colapso del jurel

El Jurel: Una muerte anunciada que hoy pagamos todos.

Ante los más de mil despidos, trabajadores pesqueros declarán:

Cosme Caracciolo, dirigente de los pescadores artesanales “En Chile, los políticos y empresarios son criminales”

Pescadores reclaman beneficios ante su crítica situación

Oposición general al aumento de captura de jurel.

Se confirma el cierre de Pesquera Camanchaca y con ello 1800 trabajadores cesantes.

Destrucción del recurso pesquero

Estas leyendo

Capitanes de Pesca relatan el proceso de sobreexplotación y extinción del jurel