A 176 años del terremoto y maremoto del 20 de febrero de 1835 en Concepción

A 176 años del terremoto y maremoto del 20 de febrero de 1835 en Concepción

altPrimer Cataclismo tras la Independencia: La Ruina Terremoto de Concepción de 1835

La guerra de Independencia había sido extremadamente larga y cruel en la Región de Concepción, gran parte de las batallas de las sucesivas etapas del proceso se libraron en este territorio, la propia independencia se declaro en Talcahuano y oficializo en Concepción, sin embargo el proceso tuvo un alto costo para los habitantes quienes debieron soportar las sucesivas oleadas de reconquista española y finalmente el periodo conocido como La Guerra Muerte contra los últimos núcleos de resistencia realista que se habían aliado a bandidos locales. Este proceso que genero grandes daños y pobreza había recién concluido cuando en la mañana del 20 de febrero de 1835 un terremoto 8,5° m.r. azoto Concepción.

En la tarde del 20 de febrero de 1835, Ramón Boza, intendente de Concepción, despachó un oficio al gobierno, en el cual le comunicaba la ruina de la ciudad: “un terremoto tremendo ha concluido con esta población. No hay un templo, una casa pública, una particular, un solo cuarto; todo ha concluido: la ruina es completa. El horror ha sido espantoso. Las familias andan errantes y fugitivas; no hay albergue seguro que .las esconda: todo, todo ha concluido, nuestro siglo no ha visto una ruina tan excesiva y tan completa.

Pasadas las 11 de la mañana, se sintió un ruido aterrador, seguido de un violento remezón de sur a norte, que no permitía a los pobladores mantenerse de pie. La tierra se movía en forma de olas marinas que parecían avanzar de sur a norte. Al ruido ensordecedor del terremoto, se añadió el producido por el derrumbe de los edificios, descuajados desde sus cimientos. Una nube de polvo, que hacía difícil la respiración, envolvió el montón de escombros a que quedó reducida la ciudad. Cada nueva sacudida venia acompañada de estampidos, que hacían la presión de haber reventado un volcán debajo de la ciudad. “la gente se prendía de sus semejantes, de los árboles, de los postes, algunos se tiraban al piso, pero tenían que abrir los brazos para no ser revolcados” (Fitz Roy)

Se recogieron 34 cadáveres; desaparecieron 30 personas: se hospitalizan 10 heridos graves y el número de heridos leves y contusos se calculó en, 500.

alt

La misma suerte de Concepción corrieron Chillán, Yumbel, Rere, La Florida, Coelemu, Penco, Tomé, Colcura y Talcahuano. En los puertos, las marejadas del mar arrasaron con los escombros que amontonó el terremoto. “ A las doce y media, arrimado a la costa de Tumbes, un penacho de agua tan majestuoso como horroroso, equivalente a la borda de una fragata; vino destruyendo totalmente las poblaciones de la costa, arrancando de lo cimientos los edificios del oeste del puerto de Talcahuano, a los pocos minutos hizo la mar una retirada de 12 cuadras, dejando en seco a las embarcaciones de la bahía; no bastando con eso, a la una un golpe de agua con una mansedumbre de una taza de leche, baño todo lo que había escapado al primer furor, a las una y media se hizo ver por la boca grande una tercera barra de agua espumosa y de prodigiosa altura, que paso por la isla Rocuant y no paro hasta el lugar de los perales” Una explosión en la bahía de San Vicente hizo correr el mito que un volcán había explotado allí.(testimonios recogidos por comisión científica presidida por Ambrosio Lozier).

Charles Darwin, llegó a Talcahuano 13 días después del terremoto, refiere que en ese puerto las olas del mar lanzaron un cañón de cuatro toneladas cinco metros fuera de la fortaleza.

El origen volcánico del terremoto dio pie a la creencia popular, que perduró por más de medio siglo, de que unos mapuche expulsados de Talcahuano, en venganza, habían tapado el cráter del volcán Antuco, a fin de que reventara en ese puerto. En las tradiciones penquistas del siglo XIX, esta catástrofe figura con el nombre de “la ruina”.

La oligarquía penquista abandono la ciudad tras “La Ruina” retirándose a Santiago, con ello quedo zanjada la disputa entre ambos grupos de poder que se extendía desde la colonia a favor de los santiaguinos, sin embargo la partida de lo terratenientes generara un cambio económico, social y cultural sin precedentes que diferenciara esta región del resto de Chile central, el fin del latifundio hará surgir nuevos actores sociales pequeños y medianos propietarios, artesanos y oficios, Concepción será la cuna de las revoluciones liberales de 1851 y 1859 contra la Oligarquía Autoritaria, Centralista y conservadora de Santiago.

Fotos: Centro de Concepción y puerto de Talcahuano tras el terremoto del 27 de febrero 2010

Relacionados

Terremotos y Maremotos en la Historia de Concepción (I Parte)

Terremotos y Maremotos en Concepción II Parte: 1939: Cuando las casas devoraron a sus moradores

Estas leyendo

A 176 años del terremoto y maremoto del 20 de febrero de 1835 en Concepción