Enjambre sísmico en Concepción despierta miedo y la duda en la población

Enjambre sísmico en Concepción despierta miedo y la duda en la población

altLlama la atención que antes de la protección o evacuación de la población de lugares de peligro, se desatara de parte de las autoridades un despliegue de seguridad que incluyó la movilización de efectivos policiales y militares en la protección de supermercados y grandes tiendas.

Una seguidilla de sismos de mediana y baja intensidad se registraron en la Región de Concepción durante la tarde de ayer  viernes 11 y la madrugada de este sábado 12 de febrero, y  que aun contiúan, a menos de 24 horas del primer evento, las réplicas superan las 30.  Tras el terremoto 7,0  grados de las 17:06 de este viernes los habitantes de las diversas comunas de la región de Concepción evacuaron con prontitud y celeridad las zonas costeras y bajas, sin esperar confirmaciones de ningún tipo de parte de las autoridades, las que como siempre fueron tardías e imprecisas.

Los balnearios de Playa Blanca (Coronel-Lota), Dichato (Tomé) al igual que la playa de Penco y Arauco, fueron evacuadas con rapidez por veraneantes. En la medida que se repetían las réplicas se comenzaron a apreciar episodios de histeria, primero individual: personas llorando y gritando en las calles, que luego se fueron transformando en colectivas, las enormes filas por cargar combustible, la desesperación por cruzar los puentes al norte o sur del río Bío Bío, la congestión en las principales calles de Concepción, Talcahuano, Chiguayante y San Pedro.

Como siempre nuestro territorio quedó incomunicado, se cortó la electricidad en algunos sectores y con ello muchos de los semáforos, lo que en la escena de pánico, alimentó los atascos de automóviles.

Nuevamente desde el gobierno central intentaron manipular la información, la Onemi hablaba de un sismo 6,4 grados para calmar a la población, mientras se levantaba un plan de seguridad sin prescedentes tras el terremoto del 27 de febrero de 2010, que incluyó la movilización no solo de efectivos de carabineros e investigaciones, sino además vehículos militares de la armada y el ejército. Este operativo estaba coordinado con las grandes empresas del comercio. A minutos del primer gran sismo los supermercados de todas las cadenas comenzaron a cerrar al unísono, al igual que las grandes tiendas, incluído el Mall Plaza del trébol, que siempre evita cerrar incluso los días de elecciones.   Esta medida fue seguida por el mediano y pequeño comercio, así antes de las 19:00 horas el centro de Concepción estaba vacío y llegada la noche fue muy difícil encontrar locomoción colectiva.  Una especie de toque de queda sin declarar, con un masivo patrullaje policial similar al que se vivió en los meses que estuvimos bajo estado de sitio.

Foto de archivo

Estas leyendo

Enjambre sísmico en Concepción despierta miedo y la duda en la población