“EMPUTECIMIENTOS”

Hay cosas que nos “emputecen”, que nos “encerdan”, que nos sacan de nuestras “casillas” y que nos dan ganas de renegar del mundo, del ser humano, de la sociedad, de la civilización o del propio país, que todo es una soberana mierda, incluso más de un cristiano que la pelea entre Dios y el Diablo la ganó este último “por paliza”.

Algo así le debe haber ocurrido a la gran Violeta cuando compuso, por ejemplo, “Maldigo del alto cielo”.

Todo esto viene al caso porque algunas situaciones me producen una especial e impotente indignación, verbigracias: el “caradepalismo” noerteamericano” de reclamar porque otros quieren tener poder atómico en circunstancias que precisamente han sido sólo ellos los que la han usado cobardemente y por una bastarda y tardía retaliación en las finales de la Segunda Guerra Mundial, me emputece el “caradepalismo” y las caras de “corderos degollados” que ponen algunas autoridades eclesiásticas fundamentalistas e integristas frente a las denuncias de perversiones sexuales de varios de sus pares, me encerdan las autoridades disfrazadas de huaso en fiestas de la chilenidad “miamizadas”, me “saca de mis casillas” tener un presidente más inculto que sus súbditos, me encolerizan los tipos que demonizan en público el condón y la píldora y “por debajo” la usan en sus moteles.

Ahora y poniéndome “más grave” me emputecen esos “dos Chile” divido y discriminado por un lumpen rico y dominante, amén que también me emputecen el clasismo, el racismo, la discriminación y el nacionalismo barato.

Bajo las condiciones del mercantilismo salvaje, explotador y depredador de nuestra Madre Tierra, aparece más evidente que las capas “de arriba”, mucho más que las “de abajo, son las que monopolizan la causalidad y la ocurrencia masiva de todas estas lacras que emputecen.

Juntemos rabia porque la liberación nacional, social, cultural y humana debe ir también en esta dirección: la de des-emputecernos o, más académicamente, la de des-alienarnos.

El tema del enmierdamiento nacional merece todo un estudio o un gran reportaje.

CARLOS FUCHSLOCHER C.

C. I.: 4.864.112-1

Estas leyendo

“EMPUTECIMIENTOS”