Defendamos la Ciudad: En Chile está institucionalizada la mentira

Defendamos la Ciudad: En Chile está institucionalizada la mentira

Este lunes 18 de abril, en la Pinacoteca de la Universidad de Concepción se realizó la Charla magistral de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo del presente año, que fue dictada por el presidente de la fundación Defendamos la Ciudad, Patricio Herman.

En la ocasión Herman comentó varios episodios en los que les ha tocado ser fiscalizadores de los organismos del Estado, en temas referentes a Vivienda, Urbanismo, Medio Ambiente, Obras Públicas, Transporte, Patrimonio Histórico y Participación Ciudadana, en los cuales salía a la palestra las negligencias cometidas por las instituciones públicas y la poca seriedad con que se tocan temas importantísimos como es el construir Ciudad.

Para Herman, en la opinión pública y el sentido común, la Ciudad no es un tema relevante; no es importante pues fundamentalmente no hay participación comunitaria en el diseño de espacios públicos. El ministerio de vivienda administra las ciudades bajo Decretos de Ley hechos entre cuatro paredes beneficiando a pequeños grupos. E incluso, a veces por su misma ilegalidad, han sido rechazados en cuantiosas ocasiones por la misma Contraloría General de la República. Y ello es inaceptable pues esas mismas políticas han conducido a una segregación socio-espacial, que conforma territorios constituidos por clases sociales.

Herman denunció además, que mientras no haya un actor público que confronté las iniciativas privadas, no hay salida posible, pues en el ámbito privado lo que guía sus iniciativas es el lucro y no en absoluto, el desarrollo sustentable. Por otra parte, señaló que la forma de funcionamiento del Ministerio de Vivienda permite vicios y corrupción, pues funciona bajo un marco administrativo y no uno legal, lo que propicia las constante posibilidad de hacer lobby. Ejemplo de ello sería, la modificación del plano regulador de la Región metropolitana, en que se ha permitido construir sobre la falla geológica activa de San Ramón, no mencionándola y que se encuentra entre los ríos Mapocho y Maipo bordeando todo el frente cordillerano de Santiago, cruzando las comunas de Las Condes, La Reina, Peñalolén, La Florida y Puente Alto. “Sobre esta falla se han construido colegios, edificios, Universidades, el Reactor Nuclear de La Reina y una planta de gas en Peñalolén.” (Wikipedia)

Asimismo señaló el caso de un comunidad en Temuco que se oponía a una construcción en altura en una vía demasiado pequeña a quienes asesoraron. Tras los estudios que realizaron dieron cuenta de la razón de los pobladores y fue enviado un documento al gobierno donde se establecía aquello. El gobierno no permitió en primera instancia, el proyecto, pero tras el viaje de un conocido abogado lobbysta, la decisión hizo un viraje en 180° permitiendo el proyecto sin dar explicación alguna.

“En Chile está institucionalizada la mentira” señaló Patricio Herman.

Respecto de temas ambientales, comentando también el tema de la termoeléctrica Pirquenes, en Laraquete, señaló que es importantísimo fortalecer la fiscalización medioambiental, a través de una normativa mucho más completa y rigurosa que la actual y que se sintetiza en una Evaluación Ambiental Estratégica por donde deben pasar todos los proyectos y en donde es obligatoria la participación ciudadana. “Todas las políticas deben ser de conocimiento público” agregó, e indicó que las políticas se hacen en secreto beneficiando a pequeños grupos de interés,

Resumen consultó al presidente de Defendamos la ciudad, a qué se refería con la participación ciudadana, a lo que Herman respondió que vivimos en una sociedad aparentemente democrática, pero se decide de espalda a la ciudadanía. Aparentemente, se participa a través del voto popular, pero nadie decide quienes son los candidatos que se presentarán, agregando una crítica al sistema binominal. Por otra parte, señaló que cuando se conciben políticas públicas, deben tener en cuenta a las personas que se ven beneficiadas o perjudicadas por el proyecto. Pero en Chile la participación es formal, no vinculante y muchas veces ni siquiera en lo formal se respeta. Frente a ello se debe exigir juicios a través de consultas ciudadanas.

 Una sobreviviente del caído edificio Alto Río comentó al expositor que tras meses de investigación y de búsqueda de justicia, se han encontrado con que las leyes benefician a los victimarios y perjudican a las víctimas. Agregó que ellos se han organizado, han exigido y quieren participar, pero las autoridades no tienen intención alguna de cambiar.

Patricio Herman señaló que para él se cometió un delito en la construcción del edificio por el uso de suelo y por los materiales, e indicó que eso se permite pues hay grupos de interés poderosos detrás de los proyectos (entre ellos Fernando Echeverría, Intendente de la región metropolitana e incluso algunas empresas cuestionadas tras el terremoto, tenían como dirección Apoquindo 3000, en las oficinas de la Fundación Futuro, de Sebastián Piñera). Las comunidades deben levantarse y exigir a las autoridades sus demandas, pero no de forma atomizada, sino formando un frente común entre todos los afectados.

Gran parte de estas problemáticas se evitarían si es que existiese a juicio de Defender la Ciudad, una ley de ordenamiento territorial, que ofrezca el marco regulatorio necesario para el desarrollo sustentable.

Estas leyendo

Defendamos la Ciudad: En Chile está institucionalizada la mentira