Liceo Martinez de Rozas: Segundo día en que alumnos detonan lacrimógenas en el patio.

Liceo Martinez de Rozas: Segundo día en que alumnos detonan lacrimógenas en el patio.

alt

¿Nueva forma de protesta en que se autoinfieren daño?

Una bomba lacrimógena hicieron estallar como protesta los estudiantes  en el patio del Liceo Juan Martínez de Rozas, antes de las 10 25 am. en la ciudad de Concepción, provocando parcial detención de las clases.

Los jóvenes, durante el recreo, se quedaron en el patio sufriendo los efectos del gas, y el resto del  establecimiento fue afectado parcialmente por el agente irritante.

Hay un grupo de estudiantes que lleva dos días seguidos con mismas acciones, probablemente usando lacrimógenas recogidas  durante la reciente protesta estudiantil del 12 de mayo, convocada por la CONFECH y caracterizada por la fuerte violencia policial contra  universitarios y liceanos, en la que participaron masivamente estos alumnos de enseñanza media.

Según fuentes del Liceo, no es aparentemente una movilización, pues no hay demandas ni reivindicaciones, pero es notorio síntoma de malestar ante la estigmatización crónica que sufren, siendo uno de los liceos  cuyos alumnos provienen de los segmentos de menor condición económico social, de las familias más pobres de la intercomuna de Concepción.

Un profesor y dirigente se manifestó preocupado ante la “radicalización nihilista de esta forma “sorda y ciega” de protesta, la cual reflejaría un nuevo y más grave elemento de deterioro sicológico de desmoralización de estos jóvenes. Se están  autoinfierendo  un daño que no es broma escolar.  Estamos ante un sentimiento de rebeldía sin canales de participación funcionando, al no sentirse escuchados por autoridad alguna, al  ver cómo se agudizan las medidas economicistas que les cierran sus destino cortándoles las alas”.

Agregó , el profesor, que no se trata de  algo aislado del contexto social, sino en conexión con lo nacional  y local,  en especial  con  la situación crónica de dicho plantel, cuya matrícula  está compuesta por alumnos de ambos sexos pertenecientes a los segmentos más excluidos de nuestra sociedad.

Hoy, miércoles 18 de mayo, se retomaron las clases después del recreo de las 10.15 en que detonó la segunda lacrimógena en el patio y reingresaron a clases a las 11:15

Ayer se suspendieron a  las 12 por motivo similar, y los profesores se reunieron en Consejo Extraordinario, con asistencia de funcionarios del Dirección de Administración Municipal de Educación de Concepción – DAEM-  encabezado por el coordinador interino de Educación, un sociólogo,  y se comprometieron a brindar  el apoyo necesario a los profesores y directivos docentes para controlar  la situación o realizar una “intervención social” con un  equipo interdisciplinario de apoyo, con psicólogos y asistente social que se supone habrán de llegar pronto, a este Liceo emblemático por la pobreza, vulnerabilidad social  y combatividad de sus alumnos. En dicho Consejo Extraordinario acordaron:

– Sacar los casos casos más “problemáticos” (2) ya identificados desde antes, trasladándolos a otro establecimiento por determinar.

– Los responsables en sí, de las acciones de hoy y de ayer  aún no están  identificados.

Ante la consulta de si no era posible una medida más audaz de dialogar con los jóvenes para averiguar las causas de este tipo de protestas, declaró el docente que, por el momento los profesores se sienten superados por la rebeldía juvenil y se  han limitado a medidas de castigo para retomar el control del establecimiento y luego proceder a dialogar e intervenir socialmente con otros apoyos profesionales, pues como profesores se sienten ya muy agobiados , y superados por la situación.

Algunos datos generales del Liceo “ Juan Martínez de Rozas” B-38, Caupolicán 955:

Matrícula de 300 alumnos que en  promedio asisten en un 75 % .

El IDE, Índice de Vulnerabilidad Escolar, es de  sobre el 90%, y el Simce en promedio no supera los 290 puntos.

Planta docente, 14 de planta  casi 20 en total para 8 cursos .

Estas leyendo

Liceo Martinez de Rozas: Segundo día en que alumnos detonan lacrimógenas en el patio.