La Exasperación de miles de jóvenes, ¿puede exigírsele que no se vuelva violenta?

Cada semana el periodista Ruperto Concha prepara crónicas sobre acontecimientos internacionales para nuestro programa Resumen Radio, que procedemos a publicar en exclusivo.

ESCÚCHALA AQUÍ

En las protestas del miércoles 15, en Santiago de Chile, fueron detenidos 53 manifestantes incluyendo un chico de 14 años, identificado como E.B.V.R., quien enfrenta cargos en calidad de terrorista pues se le acusa de lanzar una bomba molotov y de hecho fue aislado de los otros detenidos. Según Carabineros, 16 funcionarios resultaron con lastimaduras y lesiones.

Los enfrentamientos fuertes comenzaron en la Plaza Almagro, al término de las marchas, cuando fuerzas policiales irrumpieron contra el acto cultural con que finalizaba la jornada de la protesta convocada por la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Aces) y la Confederación Nacional de Sindicatos, Federaciones y Asociaciones de Trabajadores del Sector Privado de Chile (Cepch), a la cual adhirieron universitarios de diversos planteles como la U. de Chile, U. Alberto Hurtado, Utem, Usach y U. de Valparaíso.

Y en el resto del mundo…

Mientras tanto, en Grecia, provocó escándalo europeo una carga de la policía antimotines contra los manifestantes concentrados en la Plaza Syntagma (Plaza de la Constitución). Ha circulado mundialmente una foto que muestra a un policía dándole patadas a un chiquillo, en forma notablemente similar a la foto del carabinero chileno pateando a un niño mapuche foto que circuló en febrero pasado.

Pero en Grecia, los detenidos fueron sólo 16, pese a que la violencia fue muchísimo mayor. Y, simultáneamente, en España, los manifestantes se centraron frente al Congreso de Cataluña, tratando de impedir que los parlamentarios ingresaran al edificio. El depliegue policial allí fue enorme, e incluso varios diputados tuvieron que ser llevados en helicópteros hasta la azotea del Congreso. Sin embargo, en Cataluña, los detenidos fueron sólo 22, mientras otras protestas callejeras, en Valencia y Madrid, dejaban entre ambas un saldo de 26 detenidos más.

O sea, los carabineros chilenos pueden pavonearse ante el mundo, pues en un mismo día, se llevaron presos al doble de jóvenes que en cualquiera de las otras protestas, y eso, a pesar de que las protestas chilenas fueron muy suavecitas si las comparamos con las de Grecia y España. ¡Mire Ud. qué bien reprime la policía chilena!

En Grecia, en España, Francia, Gran Bretaña, Irlanda y Alemania, las protestas pacíficas se vuelven cada vez menos pacíficas. En Canadá, la huelga de los trabajadores de correos llegó el martes a la suspensión completa de los servicios postales, incluido el reparto de encomiendas, lo que paraliza las ventas por internet.

En fin, el fracaso estruendoso de la economía neo liberal ya pasó a ser un fracaso social en una dimensión enorme. El martes 14, el recontra-multi millonario Peter Thiel (fundador del sistema PayPal y de Facebook), denunció en la revista Forbes que la educación universitaria se ha convertido en un negocio artificial, una burbuja de promesas falsas, con las cuales las empresas educacionales, que ya no son más que empresas comerciales, inducen a millones de jóvenes de clase media modesta a contraer deudas enormes con la ilusión de alcanzar ingresos altos.

Con ello, agrega Peter Thiel, no sólo están lucrando de la miseria y la esperanza de las familias, sino, además, están corrompiendo y adulterando el sentido mismo de la educación superior. Es decir, lo que era básicamente proporcionar conocimientos al servicio de las vocaciones y las necesidades de la ciencia, pasó a ser un trámite carísimo cuyo propósito es el supuesto “derecho a ganar más plata”.

En todo el mundo, desde Túnez hasta Canadá, desde Japón hasta Irlanda, los jóvenes han acabado por darse cuenta de que la educación privatizada y comercial no sólo se traga las escuálidas reservas económicas de las familias y deja a los chiquillos pesadamente endeudados. Además de eso, lanza a los egresados a una realidad de desempleo angustioso. De hecho, hay países europeos donde uno de cada tres profesionales jóvenes, terminan trabajando en cualquier cosa pues no encuentran empleo en la profesión que estudiaron y por la cual ellos y sus familias tuvieron que pagar precios exorbitantes.

Ese escándalo de la educación convertida en negocio ha sido en todo el mundo el detonante de las crecientes protestas. Comenzaron juveniles, pero poco a poco se les van uniendo tanto sus mayores como los aún más jóvenes, jovencitos y jovencitas que ya perciben lo que este sistema les tiene preparado para el futuro.

¿Es, entonces, legítimo, moralmente sano, exigir que estas protestas, nacidas de la exasperación y la desesperanza, y reprimidas con golpes y gases tóxicos, sean apacibles, ordenaditas y ojalá sin que los chicos digan o escuchen palabras de esas feas, impropias de un país que quiere ser desarrollado?…
La violencia de la protesta se origina en aquello que exaspera y provoca la protesta. Si la protesta ofensa cobra caracteres de violencia, la causa está en la traición de los políticos y el abuso de los empresarios.

Exigir que ls protestas sean “pacíficas”, es agregar burla a la torpeza que provoca la protesta.

Pero es el propio pueblo, son los mismos jóvenes los que deben tomar conciencia clara de que las grandes movilizaciones de protesta sólo se justifican cuando están dentro de una propuesta estratégica clara. Los sectores opuestos a las protestas tratan de mostrarlas como si fuera simples rabietas o pataletas de jóvenes inmaduros, y que los trabajadores huelguistas son perjudiciales para la economía de la propia clase trabajadora.

Esa visión falseada y calumniosa es estentóreamente difundida por los medios de prensa que están bajo el control de una oligarquía contraria a cualquier cambio.

Igualmente, en el caso de las huelgas de hambre, el manejo periodístico-publicitario apunta a dejar la sensación de que se trata de falsas huelgas y que en realidad los huelguistas comen a escondidas. Para demostrarlo, mencionan las verdaderas huelgas de hambre que, por ejemplo, en 1981, culminaron con la muerte de los 10 huelguistas en prisiones británicas.

Fuerte impacto causó también la difusión de una filmación de estudiantes venezolanos en huelga de hambre contra el gobierno de Hugo Chávez, y que fueron descubiertos mientras comían, a destajo y a escondidas, en un local de las Naciones Unidas.

El heroísmo y la voluntad de lucha no pueden ni deben desperdiciarse. Es preciso que se dosifique con sabiduría. Y es preciso recordar que el establishment político es hábil en usar la técnica del saco de grasa, capaz de absorber muchos golpes sin inmutarse, sin cambiar ni de forma ni de contenido, hasta que el que lo golpea se queda sin fuerzas y sin haber conseguido nada.

Los jóvenes pueden vencer sobre todo si avanzan aliados con los demás trabajadores.

Pero necesitan cumplir tres condiciones:
– Primero claridad en las demandas peticionarias.
– Segundo, Estrategia en la movilización generalizada. Y,
– Tercero, táctica en las protestas callejeras. Táctica en la calle.

Comentario internacional del periodista Ruperto Concha para Resumen. El Informativo de la Región de Concepción.
www.resumen.cl

Edit

Estas leyendo

La Exasperación de miles de jóvenes, ¿puede exigírsele que no se vuelva violenta?