Dichato nuevamente atacado por policía militarizada.  Damnificados radicalizan sus  movilizaciones
En Tomé

Dichato nuevamente atacado por policía militarizada. Damnificados radicalizan sus movilizaciones

altUn verdadero sitio militar se ha levantado en torno al campamento El Molino de Dichato, luego de que ayer miércoles pasadas las 17:00 y luego de conocerse las respuestas evasivas del gobierno al petitorio de los damnificados de Dichato, los dichatinos tal cual lo habían anunciado retomaron las movilizaciones en demanda de soluciones al drama de vivir un segundo invierno en mediaguas en medio del barrial y sin servicios básicos.

La situación recuerda los peores años de la dictadura militar en Chile, en su incapacidad de dar respuestas a las diversas problemáticas sociales surgidas tras el terremoto y maremoto del 27 de febrero del 2010 en la Región de Concepción, el gobierno ha optado por el único mecanismo del estado que al parecer funciona en Chile y para el cual se destinan millonarios recursos: La represión

Sin embargo el brutal accionar policial, ha levantado la indignación de los dichatinos, hombres, mujeres, niños, ancianos han salido a la calle a hacer frente a las fuerzas represivas y los enfrentamientos se han extendido hasta altas horas de la madrugada (ver http://twitcam.com/5tfz0 ).

La situación en Dichato es de un verdadero levantamiento popular, que amenaza con extenderse a otros campamentos de damnificados regados por todas y cada una de las comunas de la región de Concepción.

Mientras los dichatinos combatían con carabineros, en la madrugada de hoy jueves 21 de julio, estudiantes salieron desde el barrio universitario de Concepción para manifestarse en favor de las victimas del maremoto, produciéndose enfrentamientos con fuerzas especiales de la militarizada policía chilena.

Una oficina de programas sociales del gobierno cercana a la Universidad de Concepción fue atacada por desconocidos también en horas de la madrugada.

Estas leyendo

Dichato nuevamente atacado por policía militarizada. Damnificados radicalizan sus movilizaciones