El mefítico GANE

El mefítico GANE

El Gran Acuerdo Nacional de Educación (GANE) fue a respuesta a un decidido y multitudinario movimiento social por una educación gratuita y de calidad. Los estudiantes envalentonados, señalaron que el acuerdo no respondía de manera alguna a las pretensiones del estudiantado nacional, señalando que se debe invertir más en educación, que el lucro debe desaparecer y no transparentarse.

Uno de los grandes anuncios del Presidente, fue la creación de un fondo de 4 Millones de dólares para destinar a educación. Muchos imaginaron que ese dinero se destinaría directamente al sistema, pero no, como anunciaron, es un fondo. Como se gaste la plata de ese fondo, es otra cosa. Varios economistas, entre ellos Manuel Riesco, señalan que lo que se invertirá en educación son los gananciales de ese fondo o sea, alrededor de un 2% del presupuesto de educación. Alrededor de 200 millones de dólares, no 4 mil.

El transparentar el lucro parece un tema de ética para el gobierno y la oposición. Algo bastante grosero, si se piensa desde la perspectiva del derecho a la educación. Como solución a este lucro, el gobierno plantea un tema que a algunos deja tranquilos y a otros sencillamente nos indigna; Piñera señala que se cobrará un impuesto sobre esas utilidades.

Como varios sabrán, a través de este sistema de tributación, las empresas mineras no pagan impuestos millonarios desde hace décadas (1990),  pues declaran siempre pérdidas. La tributación debe ser siempre a la renta presunta, independientemente haya o no utilidades. Lo que se está haciendo es pavimentar, tras un acuerdo, el enquistamiento del sector privado en educación.

No se puede confiar la educación a los empresarios, porque el empresariado siempre buscará el lucro. Y es obvio: ¡Para que invertir si habrían perdidas!.

Por otra parte, sigue imponiéndose la visión neoliberal de la entrega de vouchers o cheques personales para que cada estudiante decida en que Universidad quiere entrar. Lo mismo que propuso Milton Friedman para la privatización de la enseñanza pública en Nueva Orleans, tras el Huracán Katrina.

El Shock neoliberal, espera su momento. Tras su máscara, el lucro.

En esta misma óptica se busca hacer competir a través de Rankings a los mejores estudiantes, por algo que debe ser gratuito para todos. El individualismo es el valor engendrado y promovido por el mefítico gobierno.

La baja de la tasa de interés del Crédito con Aval del Estado sigue siendo una propuesta ridícula, pues al Estado le sale más barato dar becas a todos los estudiantes que adelantar el 80% de la deuda de cada estudiante, y luego asumir su deuda individual frente a los bancos. La deuda es un negocio millonario para las instituciones bancarias.

Tras la máscara de un acuerdo nacional y del diálogo; la violencia institucional, el saqueo al Estado. El gobierno no quiere diálogo, sino un monólogo. Piñera y sus asesores nos creen estúpidos y esperan sigilosos el repliegue para aplastar mediáticamente y consolidar la privatización.

Relacionados

No más lucro de privados: Una educación financiada por el Estado es posible

Paro nacional por la educación: Estudiantes exigen que se cumplan sus demandas

Estas leyendo

El mefítico GANE