Apaga la tele: Edén al oeste

altAhora más que nunca tenemos medios para combatir la dictadura de los medios de comunicación, sobretodo la tele, la peor de todas y su programación sexista, racista, clasista y atontadora. Por lo mismo, aquí te ofrecemos reseñas de películas poco difundidas y que puedes descargar gratis desde internet.

El ejercicio de apagar la tele durante dos horas y mirarte una película entretenida y crítica puede que no cambie tu vida, pero el gustito de conocer historias diferentes, nuevos enfoques a las bellezas y a las miserias del mundo te hará sentir un poco más libre, con más ideas para enfrentar el día a día, prueba, bájate esta película y apaga la tele.


El afamado director griego Costa Gavras nos da la oportunidad de presenciar una nueva cinta alrededor del tema de la inmigración en Europa. Estrenada en 2008 y producida en Francia, ha sido elegiosamente criticada.

La historia hace referencia a uno de los aspectos de la inmigración que más perturba a los europeos a día de hoy, la entrada ilegal de extranjeros. El protagonista accede a nado, tras ser intervenido el barco ilegal en el que viaja, a las costas de nada más y nada menos que un resort de lujo en Grecia; pleno de turistas, que gozan de esos placeres por los cuales el resto del mundo trabaja hasta partirse el lomo. Caído en ese mundo se desarrollan situaciones cómicas que, en el fondo, revelan lo patético que es el mundo y sus injusticias.

El guión parte con originalidad, pero no se queda en eso. Pues bien, en ese edén es que el protagonista, en su desesperación va enseñándonos, por efecto de comparación, los mundos tan diferentes, tan patéticamente paranoicos y tan deseperados en el que se está transformando esa Europa que caminaba hacia el progreso, que se creyó su cuento y que hoy no sabe como pagarlo, porque además no tiene ganas de hacerlo.

La cinta se va trasformando en una película de carretera, una road movie que llaman los gringos. En su camino a París, donde busca la redención y su lugar en el paraíso, se deja ver toda una fauna de personajes que expresan en lo que se ha convertido el viejo continente, ahondando en la actitud y prácticas hacia los “sin papeles” y a los extranjeros en general. La verdad es que es una película relajada pero con mucho sentido crítico del mundo que relata. Toda la historia cuenta con un tiempo correcto, que imprime velocidad a la historia.

Enmarcado en lenguajes bien conocidos, este tipo de cine social con toques de comedia está bien trabajado, no siendo más que la herramienta para llegar a su público, los ciudadanos de Europa, las referencias son tan claras y evidentes que nadie puede no verse reflejado en este filme, su intención es más pedagógica que denunciante, tocando una tecla interesante del cine social que ha cautivado el director durante décadas.

Un filme entretenido y que se ve con entusiasmo, el protagonista logra empatizar con el espectador, lo que hace que el final del viaje sea esperado con curiosidad y en eso, Costa Gavras no nos falla, resuelve la historia con maestría y coherencia argumentativa. También es recomendable ese tour por Europa, por la de ahora, no la de los catálogos turísticos, más bien la de los polígonos industriales y los servicentros.

Estas leyendo

Apaga la tele: Edén al oeste