Hay que socializar la educación

Hay que socializar la educación

p { margin-bottom: 0.21cm; }a:link { }

altToda actividad humana genera valor.

Miles de trabajadores mineros, cotidianamente, laboran en distintos sectores de la explotación del cobre, aportando con su trabajo, que es remunerado con un salario, generando uno de los mayores aportes al fisco chileno a través de CODELCO. Los trabajadores no lucran con este dinero, sino que este valor creado gracias al trabajo de miles, da para pagar sueldos -que son parte de los gastos operativos- para comprar maquinarias, electricidad, generación de energía, combustibles, en fin, todas las cosas necesarias para que esta empresa estatal funcione. Aparte de esto- los gastos operacionales- la explotación del cobre llega a generar utilidades millonarias, que engrosan las arcas fiscales.

Y de paso, la banca transnacional donde se invierten estos dineros, lucra con ella haciéndola circular por el mundo; dinamizando la economía, dicen ellos.

Codelco, según el economista Julián Alcayaga, representa alrededor del 28% de la explotación del cobre chileno. El 72% restante lo explota la gran minería privada. Estas mineras privadas “desde el año 90 en adelante nunca declararon utilidades. Y eso está comprobado: el año 2004 cuando el SII presentó en el senado los impuestos pagados por las empresas extranjeras, todas, excepto una, no habían pagado ni un solo peso en impuestos, ¡ni un solo peso!. Y además tenían pérdidas tributarias acumuladas de U$2700 millones, lo que quiere decir que si en los años posteriores estas mineras tenían utilidades, tampoco iban a pagar impuesto pues las utilidades irían a cubrir las pérdidas de años anteriores.”

En otras palabras, pagaron solo con trabajo, o sea, con los gastos operacionales. El resto, suculentas utilidades, fueron declaradas como pérdidas. Y como pérdidas, no pagaron impuestos.

Este tema es bastante atingente a la coyuntura que se vive con el movimiento social-estudiantil. No solo porque los estudiantes tienen dentro de su petitorio la renacionalización del Cobre, sino también porque hacen una profunda crítica moral al lucro con la educación.

Los estudiantes agrupados en la Confech, más bien en sus vocerías de la U. de Chile y la U. Católica, mostraban su preocupación por exponer argumentos en contra del lucro a los parlamentarios, hace semanas atrás. Más allá de criticar esta postura negociadora de los voceros, uno de los temas comentados era la posibilidad de que si se comprobaba el lucro de una institución educativa, esta debía pagar impuestos. Lo que parece una broma de mal gusto tras enterarnos de lo que sucede con la estafa del cobre. El sistema tributario chileno es bastante perverso como para hacer parecer a sujetos multimillonarios, microempresarios en bancarrota.

A J. Lavín se le enrostró que era partícipe del lucro con la educación. En estricto rigor, no lo era -el lucro esta prohibido con la educación- pues el ganaba dinero con una sociedad inmobiliaria que arrendaba espacios a la UDD. Si, aunque parezca un cuento para todos nosotros, era un empresario transparente. El problema entonces, apuntaría a la Ley que permite este tipo de prácticas, que es la misma que permite la Libertad de Enseñanza; la anterior LOCE y la maquillada LGE, o sea la Constitución del 80.

Pero vamos más a fondo. ¿Por qué la propuesta de la clase en el poder apunta a transparentar el lucro? ¿Por qué hay que demostrarles en el parlamento que el lucro en educación debe ser fiscalizado?.

Porque saben que el negocio educativo está asegurado en esas condiciones. Aunque fueran obligados a pagar impuestos por sus utilidades, aunque fuera modificado el régimen tributario por algo justo, igual tendrían utilidades. Si no fuera así, ellos mismos se retirarían del negocio. ¿Qué sentido tendría utilizar las subvenciones para invertirlos en gastos operativos que no darán utilidades? ¿Filantropía, como señalaba el acuerdo GANE en uno de sus párrafos y el presidente Piñera en los medios?

El problema tiene que ver con lo que comentábamos en el primer párrafo, “Toda actividad humana genera valor. “

Que ese valor sea apropiado socialmente o privadamente, es el escenario de disputa donde se enquista el denominado lucro.

El Estado, la comunidad educativa, los habitantes, los trabajadores, en fin, podemos tener varias opciones, incluso un municipio con las condiciones necesarias -económicas, técnicas, políticas, participación directa y vinculante, voz y voto de todos, fiscalización comunitaria- quienes queramos que decidan acerca del futuro de la educación, son quienes pueden invertir ese valor generado por la educación, socialmente. Socializar la riqueza es el punto. Pero eso no puede producirse mientras haya educación privada.

Eso pasa fundamentalmente porque la educación privada siempre puede tener mejores condiciones que la pública, pues cuenta con las riquezas suficientes como para dejar a años luz a la pública, en las actuales condiciones tributarias y políticas. La particular subvencionada siempre cuenta con un ingreso más, además de la subvención, que es el aporte de los padres. A mayores recursos, mayores posibilidades de crear condiciones óptimas para educarse. Los municipales año a año pierden matrículas, y se ven obligados a cerrar establecimientos. Los otros dos sectores, son subsidiados directamente a través de un aporte del Estado (subvencionados) e indirectamente (particulares) a través de garantías que dan derechos a los ricos a vivir mejor que los pobres. Las personas pagamos más impuestos que las empresas.

Algo similar ocurre en la educación superior. Se subdsidia con un Aporte Fiscal Directo a las Ues tradicionales que es irrisorio, y cerca del 80% del financiamiento de las Ues, es a través del autofinanciamiento, lo que significa también, que las alzas de aranceles recaen sobre las familias de los estudiantes que pagan. El resto del subsidio es el AFI(Aporte financiero indirecto), donde se descabezan públicos y privados por disputarse el mejor cliente, sin importar la formación que se está dando. Porque por el lado de las tradicionales hay preocupación por autofinanciarse, o sea sobrevivir, y por el lado de los privados enriquecerse. Autofinanciarse y enriquecerse a veces tiene una distancia que personeros de la U. de Chile hacen solo semántica. Como señaló Alfredo Jocelyn-Holt en Tolerancia Cero: “Se habla del lucro y los rectores de las universidades públicas se abanderizan y dicen que ellos defienden una institución pública. En instituciones como la Universidad de Chile, hoy día, hay personas que tienen ingresos por 14 millones de pesos y están pidiendo más plata (…) Entonces, transparentemos. Esto es el MOP-GATE en otra dimensión

¿Dónde están los procesos enseñanza-aprendizaje en esta permanente lucha?. En esta realidad no hay método de enseñanza que mejore la educación chilena.

El sistema mixto no sirve. Hace una competencia desleal entre una bicicleta, un furgón y un último modelo. ¿Quién ganará la carrera?. La segregación educativa es un atentado a los derechos sociales. Quienes los hacen competir atentan contra la sociedad. La empobrecen para enriquecer a otros. Sirve para que el Estado subsidie al interés privado.

Vaya coincidencia. El año 1966, Eduardo Frei Montalva promovió la chilenización del cobre que consistió en participar en el 25% de las empresas mineras. En el 1969, se llegó al 51%. Para muchos, este gesto patriótico, que si bien fue aporte para la posterior nacionalización del Cobre de Salvador Allende, consistió en subsidiar con dineros del Estado las explotaciones de las mineras transnacionales. Subsidiar con dineros de todos los chilenos, las suculentas carteras de las transnacionales del cobre, cuando estaban las condiciones para que esas utilidades fueran del fisco, a través de la nacionalización.

Tras una buena sonrisa, la máscara. El valor generado por la actividad humana, es de algunos o de todos. De privilegiados, o de iguales. No hay espacios neutrales ni medios; los sistemas mixtos son sistemas que como Uroboros, se devoran a sí mismos. Prueba de ello es nuestro chilito

El pez gordo se come al pez pequeño. ¿Y que pasará si los peces chicos lo entienden? ¿Entienden que el 72% de su cobre lo saquean?

Como decía alguien por ahí:

“Si saber no es un derecho

seguro será un izquierdo…”

Relacionados

Marcha en Concepción: exigen que el gobierno responda a sus demandas

Movilizaciones por la educación: en la ambigüedad Piñera gana tiempo

Estudiantes Funan a Cámara de la Producción y el Comercio en Concepción. Próximo miércoles repetirán la acción

Secundarios de San Pedro forman una Federación: “la comunidad ha tomado conciencia de que la lucha es de todos”

Crédito con Aval del Estado: Cuando el egoísmo pudo salvar de la aberración

Discurso presidencial: ¿anuncios en Educación o en Endeudazión?

ℼ佄呃偙⁅呈䱍倠䉕䥌⁃ⴢ⼯㍗⽃䐯䑔䠠䵔⁌⸴‰牔湡楳楴湯污⼯久㸢㰊呈䱍ਾ䠼䅅㹄ऊ䴼呅⁁呈偔䔭啑噉∽佃呎久ⵔ奔䕐•佃呎久㵔琢硥⽴瑨汭※档牡敳㵴瑵ⵦ∸ਾ㰉䥔䱔㹅⼼䥔䱔㹅ऊ䴼呅⁁䅎䕍∽䕇䕎䅒佔≒䌠乏䕔呎∽灏湥晏楦散漮杲㌠ㄮ†䰨湩硵∩ਾ㰉呓䱙⁅奔䕐∽整瑸振獳㸢ऊℼⴭऊ䀉慰敧笠洠牡楧㩮㈠浣素ऊ倉笠洠牡楧⵮潢瑴浯›⸰ㄲ浣素ऊⴭਾ㰉匯奔䕌ਾ⼼䕈䑁ਾ䈼䑏⁙䥄㵒䰢剔㸢㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭漾慤愠瑣癩摩摡栠浵湡⁡敧敮慲瘠污牯‮㰊倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢楍敬⁳敤琠慲慢慪潤敲⁳業敮潲ⱳ挊瑯摩慩慮敭瑮ⱥ氠扡牯湡攠楤瑳湩潴⁳敳瑣牯獥搠⁥慬攠灸潬慴楣돃敤੬潣牢ⱥ愠潰瑲湡潤挠湯猠⁵牴扡橡Ɐ焠敵攠⁳敲畭敮慲潤挠湯甠慳慬楲Ɐ朊湥牥湡潤甠潮搠⁥潬⁳慭潹敲⁳灡牯整⁳污映獩潣挠楨敬潮愠琠慲썶玩搠੥佃䕄䍌⹏䰠獯琠慲慢慪潤敲⁳潮氠捵慲潣獥整搠湩牥Ɐ猠湩畱⁥獥整瘊污牯挠敲摡牧捡慩⁳污琠慲慢潪搠⁥業敬ⱳ搠⁡慰慲瀠条牡猠敵摬獯ⴠ畱੥潳慰瑲⁥敤氠獯朠獡潴⁳灯牥瑡癩獯‭慰慲挠浯牰牡洠煡極慮楲獡ਬ汥捥牴捩摩摡‬敧敮慲楣돃敤攠敮杲귃ⱡ挠浯畢瑳扩敬ⱳ攠楦Ɱ琠摯獡氊獡挠獯獡渠捥獥牡慩⁳慰慲焠敵攠瑳⁡浥牰獥⁡獥慴慴畦据潩敮‮灁牡整搊⁥獥潴‭潬⁳慧瑳獯漠数慲楣湯污獥‭慬攠灸潬慴楣돃敤潣牢⁥汬来⁡੡敧敮慲⁲瑵汩摩摡獥洠汩潬慮楲獡‬畱⁥湥牧獯湡氠獡愠捲獡映獩慣敬⹳⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭㰾剂ਾ⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭夾搠⁥慰潳‬慬戠湡慣琠慲獮慮楣湯污搠湯敤猊⁥湩楶牥整獥潴⁳楤敮潲ⱳ氠捵慲挠湯攠汬⁡慨楣꧃摮汯⁡楣捲汵牡瀠牯攊畭摮㭯搠湩浡穩湡潤氠⁡捥湯浯귃ⱡ搠捩湥攠汬獯㰮倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢䈼㹒㰊倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢潃敤捬Ɐ猠来뫃汥攠潣潮業瑳⁡畊楬ꇃ੮汁慣慹慧‬敲牰獥湥慴愠牬摥摥牯搠汥㈠┸搠⁥慬攠灸潬慴楣돃敤潣牢੥档汩湥⹯䔠㈷‥敲瑳湡整氠硥汰瑯⁡慬朠慲業敮썲憭瀠楲慶慤‮獅慴ੳ業敮慲⁳牰癩摡獡鲀敤摳⁥汥愠뇃〹攠摡汥湡整渠湵慣搠捥慬慲潲੮瑵汩摩摡獥‮⁙獥獥썴₡潣灭潲慢潤›汥愠뇃〲㐰挠慵摮汥匠䥉瀊敲敳瑮돃攠汥猠湥摡潬⁳浩異獥潴⁳慰慧潤⁳潰⁲慬⁳浥牰獥獡攊瑸慲橮牥獡‬潴慤ⱳ攠捸灥潴甠慮‬潮栠扡귃湡瀠条摡楮甠潳潬瀠獥湥椊灭敵瑳獯‬ꇂ楮甠潳潬瀠獥Ⅿ‮⁙摡浥ꇃ⁳整썮憭썰犩楤慤ੳ牴扩瑵牡慩⁳捡浵汵摡獡搠⁥⑕㜲〰洠汩潬敮ⱳ氠畱⁥畱敩敲搠捥物焠敵猠੩湥氠獯愠뇃獯瀠獯整楲牯獥攠瑳獡洠湩牥獡琠湥귃湡甠楴楬慤敤ⱳ琠浡潰潣椊慢⁡慰慧⁲浩異獥潴瀠敵⁳慬⁳瑵汩摩摡獥椠썲憭⁡畣牢物氠獡瀊꧃摲摩獡搠⁥썡澱⁳湡整楲牯獥鶀⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭㰾剂ਾ⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭䔾瑯慲⁳慰慬牢獡‬慰慧潲潳潬挠湯琊慲慢潪‬敳ⱡ挠湯氠獯朠獡潴⁳灯牥捡潩慮敬⹳䔠敲瑳Ɐ猠捵汵湥慴ੳ瑵汩摩摡獥‬畦牥湯搠捥慬慲慤⁳潣潭瀠꧃摲摩獡‮⁙潣潭瀠꧃摲摩獡‬潮瀊条牡湯椠灭敵瑳獯㰮倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢䈼㹒㰊倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢獅整琠浥⁡獥戠獡慴瑮⁥瑡湩敧瑮⁥⁡慬挊祯湵畴慲焠敵猠⁥楶敶挠湯攠潭楶業湥潴猠捯慩⵬獥畴楤湡楴⹬丠潳潬瀊牯畱⁥潬⁳獥畴楤湡整⁳楴湥湥搠湥牴敤猠⁵数楴潴楲慬爊湥捡潩慮楬慺楣돃敤潃牢ⱥ猠湩慴扭썩溩瀠牯畱⁥慨散湵⁡牰景湵慤挊썲璭捩⁡潭慲污氠捵潲挠湯氠⁡摥捵捡썩溳㰮倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢䈼㹒㰊倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢潌⁳獥畴楤湡整⁳条畲慰潤⁳湥氠੡潃普捥ⱨ洠ꇃ⁳楢湥攠畳⁳潶散썲憭⁳敤氠⁡⹕搠⁥桃汩⁥⁹慬唠ਮ慃썴河捩ⱡ洠獯牴扡湡猠⁵牰潥畣慰楣돃潰⁲硥潰敮⁲牡畧敭瑮獯攠੮潣瑮慲搠汥氠捵潲愠氠獯瀠牡慬敭瑮牡潩ⱳ搠牵湡整氠⁡敳慭慮爠捥썩溩瀊獡摡⹡䴠ꇃ⁳污썬₡敤挠楲楴慣⁲獥慴瀠獯畴慲渠来捯慩潤慲搠⁥潬ੳ潶散潲ⱳ甠潮搠⁥潬⁳整慭⁳潣敭瑮摡獯攠慲氠⁡潰楳楢楬慤⁤敤焠敵猠⁩敳挊浯牰扯扡⁡汥氠捵潲搠⁥湵⁡湩瑳瑩捵썩溳攠畤慣楴慶‬獥慴搠扥귃⁡慰慧ੲ浩異獥潴⹳䰠畱⁥慰敲散甠慮戠潲慭搠⁥慭畧瑳牴獡攠瑮牥牡潮⁳敤氠੯畱⁥畳散敤挠湯氠⁡獥慴慦搠汥挠扯敲‮汅猠獩整慭琠楲畢慴楲档汩湥獥戊獡慴瑮⁥数癲牥潳挠浯慰慲栠捡牥瀠牡捥牥愠猠橵瑥獯洠汵楴業汬湯牡潩ⱳ洊捩潲浥牰獥牡潩⁳湥戠湡慣牲瑯⹡ਠ⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭㰾剂ਾ⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭䄾䨠‮慌썶溭猠⁥敬攠牮獯牴돃焠敵攠慲瀊牡썴掭灩⁥敤畬牣潣慬攠畤慣楣돃⹮䔠獥牴捩潴爠杩牯‬潮氠牥੡攭畬牣獥慴瀠潲楨楢潤挠湯氠⁡摥捵捡썩溳‭異獥攠慧慮慢搠湩牥潣੮湵⁡潳楣摥摡椠浮扯汩慩楲⁡畱⁥牡敲摮扡⁡獥慰楣獯愠氠⁡䑕⹄匠Ⱪ愠湵畱੥慰敲捺⁡湵挠敵瑮慰慲琠摯獯渠獯瑯潲ⱳ攠慲甠浥牰獥牡潩琊慲獮慰敲瑮⹥䔠牰扯敬慭攠瑮湯散ⱳ愠異瑮牡귃⁡⁡慬䰠祥焠敵瀠牥業整攊瑳⁥楴潰搠⁥牰ꇃ瑣捩獡‬畱⁥獥氠⁡業浳⁡畱⁥数浲瑩⁥慬䰠扩牥慴⁤敤䔊獮썥憱穮㭡氠⁡湡整楲牯䰠䍏⁅⁹慬洠煡極汬摡⁡䝌ⱅ漠猠慥氠੡潃獮楴畴楣돃敤〸㰮倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢䈼㹒㰊倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢敐潲瘠浡獯洠ꇃ⁳⁡潦摮⹯술傿牯焠썵₩慬瀊潲異獥慴搠⁥慬挠慬敳攠汥瀠摯牥愠異瑮⁡⁡牴湡灳牡湥慴⁲汥氠捵潲ਿ뿂潐⁲畱꧃栠祡焠敵搠浥獯牴牡敬⁳湥攠慰汲浡湥潴焠敵攠畬牣湥攊畤慣楣돃敤敢猠牥映獩慣楬慺潤⸿⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭㰾剂ਾ⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭倾牯畱⁥慳敢畱⁥汥渠来捯潩攠畤慣楴潶攊瑳ꇃ愠敳畧慲潤攠獥獡挠湯楤楣湯獥‮畁煮敵映敵慲扯楬慧潤⁳⁡慰慧ੲ浩異獥潴⁳潰⁲畳⁳瑵汩摩摡獥‬畡煮敵映敵慲洠摯晩捩摡汥爠꧃楧敭੮牴扩瑵牡潩瀠牯愠杬番瑳Ɐ椠畧污琠湥牤귃湡甠楴楬慤敤⹳匠⁩潮映敵慲愊썳ⲭ攠汬獯洠獩潭⁳敳爠瑥物牡귃湡搠汥渠来捯潩‮뿂畑꧃猠湥楴潤琠湥牤귃੡瑵汩穩牡氠獡猠扵敶据潩敮⁳慰慲椠癮牥楴汲獯攠慧瑳獯漠数慲楴潶⁳畱੥潮搠牡ꇃ瑵汩摩摡獥‿뿂楆慬瑮潲썰憭‬潣潭猠썥憱慬慢攠捡敵摲䅇䕎攊湵敤猠獵瀠ꇃ牲晡獯礠攠牰獥摩湥整倠썩斱慲攠潬⁳敭楤獯㰿倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢䈼㹒㰊倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢汅瀠潲汢浥⁡楴湥⁥畱⁥敶⁲潣潬焠敵挊浯湥썴抡浡獯攠汥瀠楲敭⁲썰犡慲潦‬胢咜摯⁡捡楴楶慤⁤畨慭慮朠湥牥੡慶潬⹲鲀⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭㰾剂ਾ⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭儾敵攠敳瘠污牯猠慥愠牰灯慩潤猠捯慩浬湥整漊瀠楲慶慤敭瑮ⱥ攠⁳汥攠捳湥牡潩搠⁥楤灳瑵⁡潤摮⁥敳攠煮極瑳⁡汥搊湥浯湩摡畬牣⹯⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭㰾剂ਾ⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭䔾獅慴潤‬慬挠浯湵摩摡攠畤慣楴慶‬潬ੳ慨楢慴瑮獥‬潬⁳牴扡橡摡牯獥‬湥映湩‬潰敤潭⁳整敮⁲慶楲獡漠捰潩敮ⱳ椊据畬潳甠畭楮楣楰潣慬⁳潣摮捩潩敮⁳敮散慳楲獡ⴠ捥湯돃業慣ⱳ琊꧃湣捩獡‬潰썬璭捩獡‬慰瑲捩灩捡썩溳搠物捥慴礠瘠湩畣慬瑮ⱥ瘠穯礠瘊瑯敤琠摯獯‬楦捳污穩捡썩溳挠浯湵瑩牡慩‭畱敩敮⁳畱牥浡獯焠敵搊捥摩湡愠散捲⁡敤畦畴潲搠⁥慬攠畤慣楣돃Ɱ猠湯焠極湥獥瀠敵敤੮湩敶瑲物攠敳瘠污牯朠湥牥摡潰⁲慬攠畤慣楣돃Ɱ猠捯慩浬湥整ਮ潓楣污穩牡氠⁡楲畱穥⁡獥攠異瑮⹯倠牥獥潮瀠敵敤瀠潲畤楣獲੥業湥牴獡栠祡⁡摥捵捡썩溳瀠楲慶慤㰮倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢獅慰慳映湵慤敭瑮污敭瑮⁥潰煲敵氠੡摥捵捡썩溳瀠楲慶慤猠敩灭敲瀠敵敤琠湥牥洠橥牯獥挠湯楤楣湯獥焠敵氠੡썰抺楬慣‬異獥挠敵瑮⁡潣慬⁳楲畱穥獡猠晵捩敩瑮獥挠浯慰慲搠橥牡愠愊뇃獯氠穵愠氠⁡썰抺楬慣‬湥氠獡愠瑣慵敬⁳潣摮捩潩敮⁳牴扩瑵牡慩⁳੹潰썬璭捩獡‮慌瀠牡楴畣慬⁲畳癢湥楣湯摡⁡楳浥牰⁥畣湥慴挠湯甠湩牧獥੯썭玡‬摡浥ꇃ⁳敤氠⁡畳癢湥楣돃Ɱ焠敵攠⁳汥愠潰瑲⁥敤氠獯瀠摡敲⹳䄠洊祡牯獥爠捥牵潳ⱳ洠祡牯獥瀠獯扩汩摩摡獥搠⁥牣慥⁲潣摮捩潩敮⁳돃瑰浩獡瀊牡⁡摥捵牡敳‮潌⁳畭楮楣慰敬⁳썡澱愠愠뇃楰牥敤慭牴귃畣慬ⱳ礠猠੥敶扯楬慧潤⁳⁡散牲牡攠瑳扡敬楣業湥潴⹳䰠獯漠牴獯搠獯猠捥潴敲ⱳ猠湯猊扵楳楤摡獯搠物捥慴敭瑮⁥⁡牴癡꧃⁳敤甠灡牯整搠汥䔠瑳摡੯猨扵敶据潩慮潤⥳攠椠摮物捥慴敭瑮⁥瀨牡楴畣慬敲⥳愠琠慲썶玩搠੥慧慲瑮귃獡焠敵搠湡搠牥捥潨⁳⁡潬⁳楲潣⁳⁡楶楶⁲敭潪⁲畱⁥潬⁳潰牢獥ਮ慌⁳数獲湯獡瀠条浡獯洠ꇃ⁳浩異獥潴⁳畱⁥慬⁳浥牰獥獡㰮倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢䈼㹒㰊倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢汁潧猠浩汩牡漠畣牲⁥湥氠⁡摥捵捡썩溳猊灵牥潩⹲匠⁥畳摢楳楤⁡潣湵䄠潰瑲⁥楆捳污䐠物捥潴愠氠獡唠獥琊慲楤楣湯污獥焠敵攠⁳物楲潳楲Ɐ礠挠牥慣搠汥㠠┰搠汥映湩湡楣浡敩瑮敤氊獡唠獥‬獥愠琠慲썶玩搠汥愠瑵景湩湡楣浡敩瑮Ɐ氠畱⁥楳湧晩捩੡慴扭썩溩‬畱⁥慬⁳污慺⁳敤愠慲据汥獥爠捥敡潳牢⁥慬⁳慦業楬獡搠⁥潬ੳ獥畴楤湡整⁳畱⁥慰慧⹮䔠敲瑳敤畳獢摩潩攠⁳汥䄠䥆䄨潰瑲੥楦慮据敩潲椠摮物捥潴Ⱙ搠湯敤猠⁥敤捳扡穥湡瀠뫃汢捩獯礠瀠楲慶潤⁳潰ੲ楤灳瑵牡敳攠敭潪⁲汣敩瑮ⱥ猠湩椠灭牯慴⁲慬映牯慭楣돃畱⁥敳攠瑳ꇃ搊湡潤‮潐煲敵瀠牯攠慬潤搠⁥慬⁳牴摡捩潩慮敬⁳慨⁹牰潥畣慰楣돃潰ੲ畡潴楦慮据慩獲ⱥ漠猠慥猠扯敲楶楶Ⱳ礠瀠牯攠慬潤搠⁥潬⁳牰癩摡獯攊牮煩敵散獲⹥䄠瑵景湩湡楣牡敳礠攠牮煩敵散獲⁥⁡敶散⁳楴湥⁥湵੡楤瑳湡楣⁡畱⁥数獲湯牥獯搠⁥慬唠‮敤䌠楨敬栠捡湥猠汯敳썭溡楴慣ਮ潃潭猠썥憱썬₳汁牦摥潊散祬⵮潈瑬攠潔敬慲据慩䌠牥㩯鲀䤼匾⁥慨汢੡敤畬牣⁹潬⁳敲瑣牯獥搠⁥慬⁳湵癩牥楳慤敤⁳썰抺楬慣⁳敳愊慢摮牥穩湡礠搠捩湥焠敵攠汬獯搠晥敩摮湥甠慮椠獮楴畴楣돃썰抺楬慣‮湅椊獮楴畴楣湯獥挠浯慬唠楮敶獲摩摡搠⁥桃汩ⱥ栠祯搠귃ⱡ栠祡瀠牥潳慮ੳ畱⁥楴湥湥椠杮敲潳⁳潰⁲㐱洠汩潬敮⁳敤瀠獥獯礠攠瑳ꇃ楰楤湥潤洠ꇃੳ汰瑡⁡Ꚁ
湅潴据獥‬牴湡灳牡湥整潭⹳䔠瑳獥攠位ⵐ䅇䕔攠瑯慲搊浩湥楳돃㱮䤯鶀⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭㰾剂ਾ⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭숾䒿돃摮⁥獥썴溡氠獯瀠潲散潳ੳ湥敳뇃湡慺愭牰湥楤慺敪攠獥慴瀠牥慭敮瑮⁥畬档㽡‮湅攠瑳⁡敲污摩摡渠੯慨⁹썭璩摯敤攠獮썥憱穮⁡畱⁥敭潪敲氠⁡摥捵捡썩溳挠楨敬慮㰮倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢䈼㹒㰊倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢汅猠獩整慭洠硩潴渠楳癲⹥䠠捡⁥湵੡潣灭瑥湥楣⁡敤汳慥湥牴⁥湵⁡楢楣汣瑥ⱡ甠畦杲돃⁹湵쌠沺楴潭洊摯汥⹯술冿極꧃慧慮썲₡慬挠牡敲慲⸿䰠⁡敳牧来捡썩溳攠畤慣楴慶攠⁳湵愊整瑮摡⁡潬⁳敤敲档獯猠捯慩敬⹳儠極湥獥氠獯栠捡湥挠浯数楴⁲瑡湥慴੮潣瑮慲氠⁡潳楣摥摡‮慌攠灭扯敲散慰慲攠牮煩敵散⁲⁡瑯潲⹳匠物敶瀠牡੡畱⁥汥䔠瑳摡畳獢摩敩愠湩整썲玩瀠楲慶潤㰮倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢慖慹挠楯据摩湥楣⹡䔠썡澱ㄠ㘹ⰶ䔊畤牡潤䘠敲⁩潍瑮污慶瀠潲潭楶돃氠⁡档汩湥穩捡썩溳搠汥挠扯敲焠敵挊湯楳瑳썩₳湥瀠牡楴楣慰⁲湥攠㔲‥敤氠獡攠灭敲慳⁳業敮慲⹳䔠汥ㄊ㘹ⰹ猠⁥汬来돃愠ㄵ⸥倠牡⁡畭档獯‬獥整朠獥潴瀠瑡楲돃楴潣‬畱⁥楳戊敩畦⁥灡牯整瀠牡⁡慬瀠獯整楲牯渠捡潩慮楬慺楣돃敤潃牢⁥敤匊污慶潤⁲汁敬摮ⱥ挠湯楳瑳썩₳湥猠扵楳楤牡挠湯搠湩牥獯搠汥䔠瑳摡慬ੳ硥汰瑯捡潩敮⁳敤氠獡洠湩牥獡琠慲獮慮楣湯污獥‮畓獢摩慩⁲潣楤敮潲ੳ敤琠摯獯氠獯挠楨敬潮ⱳ氠獡猠捵汵湥慴⁳慣瑲牥獡搠⁥慬⁳牴湡湳捡潩慮敬ੳ敤潣牢ⱥ挠慵摮獥慴慢慬⁳潣摮捩潩敮⁳慰慲焠敵攠慳⁳瑵汩摩摡獥昊敵慲敤楦捳Ɐ愠琠慲썶玩搠⁥慬渠捡潩慮楬慺楣돃⹮⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭㰾剂ਾ⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭吾慲⁳湵⁡畢湥⁡潳牮獩ⱡ氠⁡썭玡慣慲‮汅瘊污牯朠湥牥摡潰⁲慬愠瑣癩摩摡栠浵湡ⱡ攠⁳敤愠杬湵獯漠搠⁥潴潤⹳䐠੥牰癩汩来慩潤ⱳ漠搠⁥杩慵敬⹳丠慨⁹獥慰楣獯渠略牴污獥渠⁩敭楤獯※潬ੳ楳瑳浥獡洠硩潴⁳潳楳瑳浥獡焠敵挠浯牕扯牯獯‬敳搠癥牯湡愠猠귃洊獩潭⹳倠畲扥⁡敤攠汬獥渠敵瑳潲挠楨楬潴⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭㰾剂ਾ⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭䔾数⁺潧摲敳挠浯⁥污瀠穥瀠煥敵뇃⹯숊妿焠敵瀠獡牡ꇃ猠⁩潬⁳数散⁳档捩獯氠湥楴湥敤㽮술䖿瑮敩摮湥焠敵攠੬㈷‥敤猠⁵潣牢⁥潬猠煡敵湡㰿倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢䈼㹒㰊倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢潃潭搠捥귃⁡污畧敩潰⁲桡귃㰺倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢䈼㹒㰊倯ਾ值匠奔䕌∽慭杲湩戭瑯潴㩭〠浣㸢胢厜⁩慳敢⁲潮攠⁳湵搠牥捥潨⼼㹐㰊⁐呓䱙㵅洢牡楧⵮潢瑴浯›挰≭猾来牵敳썲₡湵椠煺極牥潤⸮鶀⼼㹐㰊䈯䑏㹙㰊䠯䵔㹌
Estas leyendo

Hay que socializar la educación