Acuerdo de intercambio de prisioneros entre Israel y Hamas: Palestina recibe a los presos como héroes

altGARA | JERUSALÉN

«Estoy con buena salud después de estos largos años», afirmó en su primera declaración ante la televisión egipcia el soldado israelí Gilad Shalit tras ser liberado. Exhibiendo a veces una sonrisa, pero delgado, pálido y en ocasiones con falta de aliento, precisó que Hamas lo trató correctamente y supo que iba a ser liberado hace una semana.

Añadió que espera que su liberación y la de cientos de presos palestinos ayude «a la paz entre israelíes y palestinos» y aseguró que sería «muy feliz» si miles de presos palestinos que siguen encarcelados en Israel fuesen liberados y pudiesen volver a sus casas. Tras su traslado a Israel, en la base militar de Tel Nof se vistió de militar y se encontró con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el ministro de Defensa Ehud Barak y el jefe de Estado mayor, Benny Gantz, así como con sus padres. Durante el vuelo sufrió un desvanecimiento, por lo que fue sometido a reconocimientos médicos. Ya en la localidad de Mitzpe Hila, recorrió en automóvil el camino a su casa entre el ondear de banderas israelíes y los gritos y cánticos de bienvenida de los congregados. Shalit fue capturado por un comando palestino el 25 de junio de 2006 cuando formaba parte de una unidad acorazada.

A la vez que el soldado viajaba hacia su casa, 477 palestinos comenzaban a salir de la cárcel, los primeros de los 1.027 que Israel ha acordado liberar.

Casi 300 embarcaron en ocho autobuses que entraron en Gaza tras tres vehículos de las Brigadas Ezzedine al-Qassam y uno de la Cruz Roja. Unos mil policías vigilaron el trayecto y seis activistas sionistas intentaron bloquear el paso del convoy. De estos 477 presos, 133 han sido autorizados a regresar a sus casas en Gaza, 117 a Cisjordania y 15 a Jerusalén Este. Pero 204 serán exiliados en Gaza, Turquía, Catar o Siria. Un segundo grupo de 550 presos deber ser liberado en los próximos dos meses.

En el grupo liberado ayer se encuentran las 27 mujeres palestinas encarceladas, pero ninguno de los 164 menores presos en las cárceles de Israel.

En toda Gaza era un día de fiesta, los comercios y las escuelas cerraron y los funcionarios no acudieron a sus oficinas. Unas 200.000 personas ofrecieron una entrada triunfal a los presos, aclamados y fotografiados desde todos los ángulos, entre banderas verdes y amarillas, colores de Hamas y Fatah. A la llegada del convoy la muchedumbre rodeó a sus héroes antes de que subieran al inmenso estrado instalado para la ocasión, con el jefe del Gobierno de Gaza, Ismail Haniye. En la tribuna, un retrato gigante del jeque Ahmad Yassine, líder de Hamas que Israel mató en 2004 y la inscripción «triunfamos por la resistencia».

En su discurso, Haniye defendió el intercambio negando que su captura fuera «una aventura que no valía la pena». En nombre de los presos, Yehia Sinwar, miembro de Hamas, exhortó a todos los dirigentes de la resistencia palestina a fijarse como objetivo la liberación del resto de prisioneros.

A la vez, en Cisjordania, varios autobuses llevaban a 117 presos a Ramala, donde el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, rindió homenaje a sus «sacrificios y esfuerzos». «Por la gracia de Dios, veremos a todos los prisioneros volver a su patria», aseguró Abbas. Los presos, sonrientes, hacían el símbolo de la victoria por las ventanillas de los autobuses. Fueron recibidos con abrazos y pétalos de flores entre banderas palestinas. Algunos apenas podían contener las lágrimas. «Es una felicidad indescriptible ver a mis hijos», expresó Raed Abu Lebdeh, condenado a perpetuidad, y que sale de presión tras trece años, los mismos que tiene su hija Mariam, a la que nunca ha visto. «Tengo la impresión de nacer hoy, es la primera vez que veo a mi padre y le abrazo» sollozaba la pequeña.

Por la resistencia

Oum Ahmad al-Saidi, esperaba a un hijo, pero otro seguirá en prisión. «La liberación de nuestros hijos presos era un sueño lejano e inaccesible que se ha realizado por la resistencia. Mi hijo Awad no figura en el acuerdo, pero estoy feliz y confío en que saldrá en un futuro como todos los prisioneros», declaró. Fahri Barguti, uno de los presos palestinos más antiguos, con 34 años tras las rejas, levantaba los brazos en señal de la victoria y gritaba que «éste es el momento de la reconciliación».

Tawfiq Abdallah, que llevaba 26 años preso y estaba condenado a perpetuidad, dijo sentir una mezcla de «alegría, por estar fuera, y de sufrimiento por los hermanos que dejo atrás».

No era la única razón de sentimientos encontrados. El hecho de que muchos de los excarcelados sean deportados a Gaza o al extranjero deja también un poso amargo entre los palestinos.

El dirigente de Hamas Musa Abu Marzuq aseguró que Israel se ha comprometido a levantar el bloqueo que mantiene sobre la franja de Gaza como parte del acuerdo. También reclamó que Israel libere al resto de presos.

El líder de Hamas Jaled Meshaal aseguró que el canje de presos con Israel es «un logro nacional» y un modelo para alcanzar la reconciliación palestina. «La liberación es una causa de un solo pueblo aunque discrepemos políticamente. La lección de las negociaciones confirma que nuestro enemigo no da concesiones salvo si está obligado», agregó Meshaal.

El canje es acogido con esperanza en la Unión Europea e inquietud en EEUU

La liberación de un soldado israelí y 477 prisioneros palestinos fue saludada como una oportunidad en todo el mundo. «Quiero creer que va a permitir retomar las discusiones» entre israelíes y palestinos», afirmó el presidente francés, Nicolas Sarkozy. (El soldado Shalit tiene también nacionalidad francesa). «Felicito al primer ministro Benjamin Netanyahu y a toda las personas que han permitido llevarlo sano y salvo a su casa y espero que este intercambio será un paso hacia la paz», declaró el primer ministro británico, David Cameron, quien también insistió en las negociaciones. Para el ministro italiano de Asuntos Exteriores, Franco Frattini, la liberación de Shalit, marca «una nueva página de esperanza por la paz en Oriente Medio». «El acuerdo de canje de prisioneros puede ser leído como un mensaje de paz y servir para retomar las negociaciones», opinó

La canciller alemana, Angela Merkel, agradeció el papel primordial jugado por Egipto en las negociaciones y dijo esperar que la colaboración de este país con Israel «contribuya a renovar las buenas relaciones de vecindad y superar las tensiones recientes». La ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, confió en que el acuerdo permita lograr un clima de confianza en la región para que israelíes y palestinos vuelvan a la mesa de negociaciones. El presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Mevlut Cavusoglu, calificó el canje de buena noticia y recordó que era una cuestión fundamental desde que el Consejo Palestino se convirtió en «socio para la democracia». «Estoy contento de saber de la liberación pacífica y mutuamente acordada», manifestó el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek.

En cambio, el Departamento de Estado de EEUU expresó su inquietud y desacuerdo por la liberación de los prisioneros palestinos. Turquía e Irán se felicitaron por el acuerdo deseando que los palestinos recuperen su tierra. GARA

Unos 280 de los presos liberados estaban condenados a cadenas perpetuas

Entre los presos liberados figuran unos 280 condenados a cadena perpetua por su implicación en atentados en los que murieron centenares de israelíes. Entre ellos se encuentran:

– Naser Yataima, de 34 años. Condenado a 29 cadenas perpetuas por la muerte de otras tantas víctimas civiles en el ataque suicida contra el Hotel Park de Netanya en 2002.

– Walid Abdel-Hadi, 31 años. 36 cadenas perpetuas por varios ataques, incluido el atentado con bomba contra el Café Moment en Jerusalén, en el que doce civiles murieron y medio centenar resultaron heridos en 2002.

-Tamimi Aref Ahlam, jordano de 31 años. Condenado a 16 cadenas perpetuas por su implicación en atentados suicidas, incluido el ataque contra el restaurante Sbarro en Jerusalén en 2001 en el que murieron 16 personas.

-Musab Hashlemon. Condenado a 17 penas perpetuas por enviar a dos suicidas a inmolarse en un autobús en Beersheva en un atentado en que murieron 16 civiles en 2004.

– Mazen Muhammad Faqha, 32 años. Condenado a nueve cadenas perpetuas por planificar el atentado de 2002 contra un autobús cerca de Safed en el que murieron nueve pasajeros y cuatro decenas fueron heridos.

-Ayad Musa Salem Abayat. Condenado por integrar un grupo responsable de la muerte de dos militares israelíes y colaborar con la célula responsable de la muerte de una civil en marzo de 2003, actos por los que fue condenado a tres cadenas perpetuas.

-Fathi y Nael Barguti, primos de 57 y 54 años, arrestados en 1978 por pertenencia a una célula responsables del secuestro y muerte de un israelí

-Abdul Hadi Goneim, de 46 años y natural de Gaza. Responsable de la muerte de 23 israelíes al estrellar un autobús en 1989 en las inmediaciones de Jerusalén, ataque en el que resultó gravemente herido y que lo dejó postrado de por vida en una silla de ruedas. GARA

Estas leyendo

Acuerdo de intercambio de prisioneros entre Israel y Hamas: Palestina recibe a los presos como héroes