La izquierda social en la ‘nueva’ Argentina de Cristina

La izquierda social en la ‘nueva’ Argentina de Cristina

altNadie dudaba. Esta vez, ni siquiera los escépticos. El prólogo se escribió el 14 de agosto. El escrutinio de la noche del 23 de octubre firmó un resultado contundente. Cristina Fernández de Kirchner fue reeligida presidenta de la República Argentina con un arrollador 54%. E hizo historia. ¿Cómo quedan los movimientos sociales ante este unanimismo?

El Kirchnerismo venció en nueve de las diez gobernaciones que se disputaban, ganó las intendencias en todos los distritos, excepto en tres, y obtuvo una sólida mayoría en el Congreso y en el Senado. Pero la historia de este sufragio la escribe también una oposición absolutamente diluida y dos sorpresas: Hermes Binner (Frente Amplio Progresista) que quedó en segundo lugar con un 17%, y Jorge Altamira (Frente de Izquierda y los Trabajadores) con un histórico 2,3% y una banca en el Congreso.

Más que espectadores

Estos son los cimientos sobre los que se sostiene el nueve escenario sociopolítico argentino, en el que se moverán las instituciones oficiales, los legisladores, los partidos, el gabinete que constituya el nuevo Gobierno, e, incluso, los medios de comunicación tradicionales, como voceros o como trincheras, quién sabe. Pero hay otros muchos que ya han expresado que no serán meros espectadores, que los próximos cuatro años estarán “demandando, exigiendo, luchando y creando poder popular”. Así lo ha expresado el FPDS (Frente Popular Darío Santillán), integrado por decenas de movimientos y grupos sociales de todo el país, junto con COMPA (Coordinadora de Organizaciones y Movimientos Populares de Argentina).

En un comunicado emitido los días previos a las elecciones, el FPDS y la COMPA hacen una lectura del panorama político que se vislumbra y su posicionamiento al respecto. Reconocen con satisfacción que lo que sí han expresado las urnas es un rechazo a los sectores políticos más conservadores e incluso que comparten las aspiraciones de muchos ciudadanos que han votado al oficialismo, en un empeño por desterrar cualquier posibilidad de una regresión al pasado, y en el deseo de contemplar una resolución a los problemas sociales más apremiantes. De la misma manera, manifiestan una valoración positiva de algunas políticas del oficialismo como la Asignación Universal por Hijo, la Ley de Medios o la estatización de las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones de Argentina.

Más allá del reconocimiento a las mencionadas políticas, el FPDS y la COMPA consideran que no se debe consolidar el modelo, sino cuestionar los pilares fundamentales: “No se puede avanzar en una sociedad más justa si sostenemos un modelo económico basado en los agronegocios, la primarización de la economía, la dependencia de las materias primas y una industria cuyo fin es la realización de ganancias extraordinarias para algunas multinacionales y las grandes empresas locales”. El trabajo precario y flexibilizado, la estructura tributaria regresiva, la ausencia de democracia sindical, la necesidad de la refundación de un sistema público de salud, una educación pública de calidad y la resolución del problema de la vivienda, son sus principales denuncias y reivindicaciones.

Concretar otras demandas

Ninguna otra opción, ni Hermes Binner, del Frente Amplio Progresista, ni Jorge Altamira, del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), ha contado con el apoyo explícito de los movimientos sociales, aunque sí se ha valorado la importancia de la presencia del FIT en el Congreso para “contribuir a concretar toda una serie de demandas compartidas como son el aumento del salario mínimo o el combate contra el trabajo precario y tercerizado”.

La Plaza de Mayo era una fiesta la noche del 23 de octubre. Centenares de banderas de distintos grupos (incluso de alguna formación comunista) ondeaban en una euforia colectiva mientras la presidenta se dirigía a la Nación. Cristina Fernández de Kirchner sabe que entre sus votantes cuenta con militantes de izquierda que le han dado su apoyo a la vez que le recuerdan que ese voto no es un cheque en blanco, más bien al contrario. Tal vez por este motivo, en su discurso, la presidenta electa celebró que los jóvenes volvieran a la Plaza de Mayo “a levantar banderas con alegría y no con odio” y les pidió que se “organicen en los frentes sociales, en los frentes estudiantiles, para defender la patria y los intereses de los más vulnerables y para que nadie les pueda arrebatar lo que hemos conseguido”.

También Hermes Binner supo quién era el principal objetivo; por eso, una vez alcanzado el segundo puesto, convocó a los jóvenes que “están pidiendo un espacio para hacer y no solamente un espacio para militar con sueldo”. Y añadió que “es necesario realmente llevar adelante ideas, propuestas para que mejore la situación de nuestro país, sobre todo en la pobreza, la niñez, la juventud que no estudia ni trabaja, ese 40 por ciento de los trabajadores que está en negro, sobre los 2 o 3 millones de viviendas que son necesarias, sobre los jubilados que tienen derecho a cobrar el 83 por ciento”. Jorge Altamira y Christian Castillo, del FIT, se posicionaron durante la campaña, de hecho, fueron los únicos candidatos que participaron de la manifestación de los indignados del pasado 15 de octubre en Buenos Aires. Con su 2,3% de votos, el FIT tiene claro quiénes son sus votantes, y en la noche electoral Jorge Altamira se limitó a decir: “Hicimos una elección histórica. Quiero reivindicar para el Frente de Izquierda la recuperación de las mejores experiencias socialistas. El principal corte de boleta hacia nosotros fue kirchnerista y eso nos colocó como la alternativa política de este gobierno. La izquierda sube, la derecha cae”.

La normalidad del cotidiano

La historia tiende a repetirse, por eso es previsible que la euforia se vaya desinflando en los próximos días. La normalidad del día a día se impondrá implacable para todos. Pero la militancia social argentina seguirá haciendo ruido, reivindicando sus posiciones, denunciando, actuando. Además de los movimientos que agrupan el FPDS y la COMPA, otros grupos también continúan expresándose a su manera. Por ejemplo, siguen reuniéndose y organizando asambleas para concretar acciones los miembros de Democracia Real Ya Buenos Aires, con la intención de seguir pronunciando su indignación con el sistema; y el colectivo Participar es Más que Votar se ha dejado ver por Buenos Aires para reclamar una democracia directa y participativa.

Más allá de que la política casi siempre es previsible, habrá que estar atentos para ver cómo se desarrolla la acción en este nuevo e interesante escenario que estrena la República Argentina.

Fuente: http://otramerica.com/radar/la-izquierda-social-en-la-nueva-argentina-de-cristina/719

Fotos de Archivo: Gentiza de Luciano Lopez. Manifestaciones en Buenos Aires en conmemoración de un año del asesinato de Mariano Ferreyra en manos de la mafia sindical en complicidad con la policía, según denuncian las organizaciones argentinas. Mariano militaba en el Partido Obrero, que está presente en el FIT.

Relacionados

Argentina: Aquí está para siempre. Se llama Mariano Ferreyra

Argentina: “Mariano Ferreyra presente”

Aliados indeseables (+Video)

Argentina el sindicalismo en cuestión

Néstor Kirchner: legados y desafíos

“Convocatoria”: los Montoneros del siglo XXI en Argentina

Estas leyendo

La izquierda social en la ‘nueva’ Argentina de Cristina