Entrevista a León Gieco “En Argentina hay 600 militares cumpliendo cadenas perpetuas en cárceles comunes, porque se tuvo la voluntad política de hacerlo”

alt(Concepción, Chile,10 de noviembre 2011). León Greco, el versátil cantautor argentino, estuvo en Concepción. Cumplió 40 años de trayectoria como profesional; nacido el 20 de noviembre de 1951, a lo largo de su rica y vasta carrera – que incluye la producción de 47 discos – ha compartido escenarios con legendarias figuras de la música popular latinoamericana y del mundo: Mercedes Sosa, Joan Báez, Bob Dylan, Pete Seeger, David Byrne, Sting, Peter Gabriel, Milton Nascimento, Chico Buarque, Gilberto Gil, Iván Lins, Rubén Rada, Silvio Rodríguez, Pablo Milanes, Santiago Feliú, Joan Manuel Serrat, Ana Belén y Víctor Manuel solo por nombrar algunos. Con todo ese currículum que lo precede, de recitales multitudinarios en diversas capitales del mundo, dio muestras de una tremenda humildad.

Realizó un impecable espectáculo musical para los 300 espectadores que llegaron a su concierto el pasado 6 de noviembre en Concepción, con los cuales desarrolló una relación “íntima e interactiva” como prometía la invitación. Se dio el gusto hasta de contar chistes sobre porteños (bonaerenses). León dialogó con su público no sólo de música y temas contingentes, tanto de Chile como de Argentina, sino que también de su propia historia de vida. En su presentación reconstruyó su pasado como persona y artista, en paralelo a la memoria colectiva del pueblo argentino en los últimos 50 años.

altGieco nos habló de “su infancia pobre”, en una chacrita en la provincia de Santa Fe.

“Yo nací en el campo, mi madre me parió en el campo y no por que mis padres fueran hippies”, señaló con humor. Nos habló de un padre alcohólico que llevó a su familia hasta el pueblo de Cañada Rosquín donde esta pobreza se agudizó aún más: “en el campo teníamos unos animales, con una carneada al año hacíamos “guita” (dinero), al menos había leche y frutas, en el pueblo no”. A pesar de esto, fue en ese pueblito santafesino donde León fue haciendo sus primeras armas en la música, formando parte del conjunto folklórico del lugar mientras, paralelamente, formaban la primera banda de rock: “Los Moscos” que interpretaban canciones de los Beatles, los Rolling Stones y del Spencer Davis Group. Con ellos logró ganar un concurso para tocar en el Canal 5 de TV Rosario en 1965.

Sin mucho que perder, a los dieciocho años fue a probar suerte a Buenos Aires. Allí conoció a Litto Nebbia y a Gustavo Santaolalla el cual le dio la oportunidad de tocar al comienzo de los espectáculos de artistas más reconocidos. Consiguió tocar con diferentes artistas, entre los cuales estaba David Lebón, y en el Buenos Aires Rock Festival en 1971, 1972, y 1973. Ese mismo año fue lanzado su primer álbum homónimo, grabado de manera independiente. Sobre los inicios de su carrera nos cuenta: ” Un día me iba a ENTEL donde laburaba, escuché mi tema en la radio del vehículo y desde ese día no fui más a laburar” y se ríe de sus orígenes comparando uno de sus temas con el original de Bob Dylan a quien, en definitiva, plagiaba.

Paralelo a ello nos fue hablando de la dictadura de Onganía en Argentina, del levantamiento de los obreros en Córdoba, del gobierno de Cámpora, de la vuelta de Perón, y de las expectativas que ello levantó en el pueblo argentino y que terminaron en la masacre de Ezeiza. Así, su historia como músico al igual que la mayoría de los músicos argentinos, se vio enfrentada al control y la censura de la derecha peronista de López Rega y posteriormente de los militares. “Nos veíamos obligados a cambiar las letras de las canciones, para que sólo pudiéramos entenderlas nosotros y pudieran pasar la censura”; aún así, su primer disco tras el golpe debió cambiar la letra de 6 canciones y otras 3 fueron eliminadas. Después de eso, el exilio a California hasta que en 1978 editó su cuarto ELP, con una de sus canciones más famosas: “Sólo le pido a Dios”, compuesta ante la amenaza de guerra entre Chile y Argentina.

 

En cuanto al moviendo musical de raíz folklórica, se refirió reiteradas veces a la integración de nuestros pueblos. Homenajeó a Violeta Parra y a Víctor Jara interpretando sus temas. También se refirió a músicos chilenos con los cuales ha compartido escenario como Ángel e Isabel Parra, Inti Illimani, Quilapayún, Los Jaivas, Congreso.

Entre sus intervenciones Gieco afirmó irónicamente que “a estos genios, que son los militares de nuestros países, los unieron desde Washington para asesinarnos y torturarnos con el Plan Cóndor y luego los dividieron para enfrentar a nuestros pueblos en una guerra”.

León Gieco recorrió en su presentación musical las raíces del folklore argentino rindiendo tributo a sus maestros Atahualpa Yupanqui, Mercedes Sosa, Sixto Palavecino, Cuarteto Zitarroza, María Elena Walsh, Leda Valladares, la primera que le habló de Violeta Parra, y que lo motivo a hacer un trabajo de recopilación folclórica argentina de tres discos: “De Ushuaia a La Quiaca”. Nos habló de Gustavo “Cuchi” Leguizamón de quien cantó la “Zamba de Maturana” un chileno inmigrante, también interpreto un chamamé lento “Canción para Carito” y un chamamé rápido “Cachito campeón de corrientes”. Rindió tributo a sus compañeros de los orígenes del rock argentino, especialmente a Charly García de quien contó: “Charly es un genio y la censura de la dictadura no lo tocaba; le pedí que grabara mi tema el “Blues de La Rata Laly”, me dijo estás loco. Al día siguiente escribió un tema para mí “El Fantasma de Canterville” nombre que le di a mi disco”.

El lazo de Gieco y el rock no quedo en Charly, Nito Mestre, Porcheto, Lebón, Baglietto, Fabiana Cantilo, Fito Páez, sino que llega hasta hoy con “Los Divididos”, “Las Pelotas”, “La Renga”, “Los Piojos”, “Attaque 77”, “Os Paralamas do Sucesso” (Brasil).

Actualmente el multifacético Gieco, trabaja además de la presentaciones personales, con cuatro bandas en forma paralela : su banda tradicional, una exclusivamente de mujeres, una de discapacitados. “Mundo Alas”, con quienes realizó una película que se ha convertido en el documental más premiado del cine argentino y una banda de thrash metal “D-mente” con quienes taloneó el año 2010 la presentación de Metallica en Argentina.

La versatilidad de Gieco le ha llevado a grabar con grupos de cumbia villera, como “Los Pibes Chorros”, con quienes toca “El ángel de la bicicleta”, uno de los temas con los cuales cerro su presentación en Concepción, dedicado a Claudio Pocho Lepratti, un joven de 35 años de Rosario (provincia de Santa Fe) que trabajaba en una escuelita de bajos recursos del empobrecido sur de la ciudad, colaborando con un comedor infantil y que fue asesinado por la policía el año 2001.

Tras el concierto, Resumen conversó con León Gieco a quien le preguntamos por sus mensajes durante el concierto sobre la educación y la cultura como derechos de los pueblos: “Estoy con la lucha de los estudiantes chilenos, la educación no es un gasto es una inversión, además es ridículo pensar que un pibe pobre se quede sin estudiar por el solo hecho de no tener los medios económicos”.

Le preguntamos sobre la contingencia política argentina y la reelección de Cristina Fernández de Kirchner.

 – ” Es como si los argentinos hubiésemos aprendido a votar, no sólo gano Cristina con mayoría absoluta, sino además el segundo, Binner , un socialista es un buen tipo, tercero fue Alfonsín, representante de un partido tradicional el Radical (UCR), los opositores al proceso que vive hoy Argentina ni se presentaron y los que se presentaron fueron arrollados Carrió con un 1% y Duhalde, del peronismo tradicional 5%. La época de menemismo, de los gobiernos tutelados desde FMI y el Banco Mundial hoy son impensables en la Argentina”.

¿No traicionarán al pueblo otra vez los peronistas?

 – “Esto, desde Néstor Kirchner en adelante, es una nueva era en la política argentina, se han iniciado cambios importantes en la política argentina, los cuales sin duda traerán cola. Este gobierno de Cristina ha tenido 4 o 5 aciertos fundamentales: La Ley Universal por hijo, la ley de reconocimiento y apoyo a las fábricas recuperadas quebradas durante el menemismo, la Ley de Medios que impide que gente como el grupo Clarín controlen 280 radios y 55 periódicos en todo el país… ¿qué pretenden con toda esta concentración de poder: informar o dar golpes de estado?. Frenó la Ley de Combustibles y Minas de la época de Menem y por último, tal vez lo más importante, la aplicación de justicia y búsqueda de la verdad en el caso de las víctimas de la dictadura militar argentina. Hoy son 600 los milicos que cumplen condenas perpetuas en cárceles comunes en Argentina y sólo tras cumplir 72 años pueden ir a cumplir prisión domiciliaria, beneficio que se le otorga a todos en Argentina”.

La Argentina hoy es un ejemplo en materia de Derechos Humanos para el resto de los países de América Latina. “No sé si es un ejemplo, pero sin duda se han logrado cosas importantes como el caso de ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada), de ser un centro de donde desaparecieron más de 5 mil personas, hoy es un campus de la memoria, allí están las Madres de Plaza de Mayo, de Hebbe Bonafini y la Línea Fundadora, las Abuelas, la organización HIJOS de desaparecidos. Justo al medio de aquel lugar donde los genios de los militares argentinos asesinaban y torturaban madres de plaza de mayo y a monjas, hoy funciona una oficina internacional de denuncias de tortura, un observatorio mundial de la tortura.”

 

¿Y tu último disco “Desembarco” algo tiene que ver con eso?

– Si efectivamente cuando cristina saco a la armada de la ESMA, Hebbe ocupo este antiguo campo de concentración y torturas en lo que ella llamo un desembarco, un desembarco sin armas, un desembarco de los derechos humanos.

Estas leyendo

Entrevista a León Gieco “En Argentina hay 600 militares cumpliendo cadenas perpetuas en cárceles comunes, porque se tuvo la voluntad política de hacerlo”