Siete mil millones

Siete mil millones

Las Naciones Unidas estiman que dentro de una semana, la población mundial llegará a siete mil millones. Debido a que los censos son poco frecuentes e incompletos, no se sabe la fecha exacta – la Oficina del Censo dice en algún lugar próximo mes de marzo – pero no puede haber ninguna duda de que la humanidad se está acercando a un hito. 

Los primeros mil millones de personas se acumularon sin prisa, a lo largo de un intervalo muy amplio, desde los orígenes de los seres humanos -a cientos de miles de años atrás- hasta  principios de 1800. Llegar a los dos mil millones tomó otros 120 años más o menos. Luego, en los últimos 50 años, la humanidad más que se duplicó, subiendo de tres mil millones en 1959 a cuatro mil millones en 1974, cinco mil millones en 1987 y seis mil millones en 1998. Esta tasa de crecimiento de la población no tiene precedente histórico.

¿Puede soportar la Tierra siete mil millones ahora, y los tres mil millones de personas más  que se espera se añadan al final de este siglo?  ¿Son compatibles los enormes incrementos en hogares, ciudades, consumo de materiales y residuos, con la dignidad, la salud, la calidad ambiental y la libertad, en vista de la pobreza?

Para algunas personas en Occidente, el mayor desafío – porque es el menos visible – es quitarse de encima, al menos, la visión de que un número mayor y creciente de personas representan poder y prosperidad.

Esta visión fue impulsada por miles de años, por el pro-natalismo de la Biblia hebrea, del Imperio Romano, de la Iglesia Católica Romana y de pensadores árabes como Ibn Khaldún. Los mercantilistas de los siglos 16 al 18 vieron una población en crecimiento como aumento de la riqueza nacional: a más trabajadores, más consumidores, más soldados. Incrementar la mano de obra deprimía los salarios y aumentaba los excedentes económicos a disposición del rey. “El número de personas hace la riqueza de los estados”, dijo Federico el Grande.

A finales del siglo 19 y 20, el pronatalismo adquirió un aura científica plausible proveniente del darwinismo social y la eugenesia. Aún hoy, algunos economistas sostienen, erróneamente, que el crecimiento de la población es necesario para el crecimiento económico y que África está poco poblada.

Este punto de vista tenía algo de sentido para las sociedades sujetas a la mortalidad catastrófica de hambrunas, plagas y guerras. Sin embargo, ha sobrevivido a su utilidad ahora que el consumo humano, y la contaminación, son un telar grande a través de la tierra.

Hoy en día, mientras que muchas personas rechazan la ecuación que relaciona cantidad de seres humanos con poder, sigue siendo desagradable, si no suicida, para los  líderes políticos admitir que Estados Unidos y Europa no necesitan un crecimiento de su población para prosperar y ser influyentes y que los países ricos deben reducir sus tasas de embarazos no deseados y ayudar a que los países pobres hagan lo mismo.

Con la globalización del trabajo, el incentivo para que los dueños del capital actualmente -ignoren o no la dirección de rápido crecimiento en el número de pobres- sigue siendo como lo fue para los reyes de antaño: salarios más bajos para los trabajadores de cualquier nivel de calificación, les ofrecen un mayor excedente económico posible de ser capturado.

Pero así como pronatalismo es injustificado, lo son también las terribles –y descreditadas- profecías de Thomas Malthus y sus seguidores, que creían que las poblaciones crecientes deberían conducir a una hambruna masiva.

De hecho, el mundo es físicamente capaz de dar alimentación, alojamiento y bienestar a muchas más personas en el corto plazo. Entre 1820, en los albores de la era industrial, y 2008, cuando la economía mundial entró en recesión, la producción económica por persona se multiplicó por once veces.

La esperanza de vida se triplicó en los últimos miles de años, con una media mundial de cerca de 70 años. El número medio de hijos por mujer se redujo en todo el mundo a cerca de 2,5 de los 5 que eran en 1950. La población mundial está creciendo a un 1,1 por ciento por año, la mitad de la tasa máxima de la década de 1960. La tasa de desaceleración del crecimiento permite a las familias y a las sociedades que se focalicen en el bienestar de sus hijos más que en su cantidad.

Casi dos tercios de las mujeres menores de 50 años que están casadas o en pareja usan algún tipo de anticonceptivo, lo que salva las vidas de madres que de lo contrario morirían en el parto y evita millones de abortos cada año; un logro que las personas que se oponen y los que apoyan la disponibilidad de abortos legales, pueden celebrar igualmente.

Pero hay un montón de malas noticias, también. Casi la mitad del mundo vive con 2 dólares al día, o menos. En China, la cifra es del 36%, en la India, el 76%. Más de 800 millones de personas viven en barrios marginales. Un número similar, en su mayoría mujeres, son analfabetos.

Entre 850 millones a 925 millones las personas padecen de inseguridad alimentaria o de desnutrición crónica. En gran parte de África y Asia meridional, más de la mitad de los niños  presentan retraso en su crecimiento (con tallas bajas para su edad), como consecuencia del hambre crónica. Mientras que el mundo produce 2.300 millones de toneladas de granos de cereales en 2009-10 – las calorías suficientes para mantener de 9 a 11 mil millones de personas – sólo el 46% de los granos fue para bocas humanas. Alimentar animales domésticos fue el destino del 34% de la cosecha, y un 19% se destinó a usos industriales, como los biocombustibles, los almidones y los plásticos.

De los 208 millones de embarazos en 2008, alrededor de 86 millones fueron no deseados, y resultaron en 33 millones de alumbramientos no planificados. Y los nacimientos no deseados no son todo el problema. Los anticonceptivos han sido libres sólo desde 2002 en Níger, donde la tasa de fertilidad total -más de siete hijos por mujer a mediados de 2010 – fue la más alta del mundo. Las mujeres de Níger se casan a una edad media de 15,5, y las mujeres casadas y los hombres reportaron en 2006 que querían un promedio de 8,8 y 12,6 niños, respectivamente.

La demanda humana sobre la tierra han crecido enormemente, a pesar de que la atmósfera, los océanos y los continentes no son más grandes ahora que cuando los seres humanos aparecieron en la evolución.  Ya son más de mil millones de personas las que viven sin un suministro adecuado y renovable de agua dulce.

Estas leyendo

Siete mil millones