Apaga la tele: El silencio del agua

altAhora más que nunca tenemos medios para combatir la dictadura de los medios de comunicación, sobretodo la tele, la peor de todas y su programación sexista, racista, clasista y atontadora. Por lo mismo, aquí  te ofrecemos reseñas de películas poco difundidas y que puedes descargar gratis desde internet.

El ejercicio de apagar la tele durante dos horas y mirarte una película entretenida y crítica puede que no cambie tu vida, pero el gustito de conocer historias diferentes, nuevos enfoques a las bellezas y a las miserias del mundo te hará sentir un poco más libre, con más ideas para enfrentar el día a día, prueba, bájate esta película y apaga la tele.

Esta cinta del 2003 es una coproducción de Francia, Alemania y Paquistán, ambientada íntegramente en este último país, es una cinta de la directora Sabiha Samur. La película se adentra en los conflictos políticos surgidos a raíz de la creación del país, contándonos una historia personal y real que se entrelaza con la historia de Paquistán.

Con actuaciones tenues pero que funcionan, la película nos ayuda a entender el proceso histórico contemporáneo de Paquistán, narrando de manera correcta, invitándonos a conocer los detalles, todo y que de la mitad hacia el final este elemento se hace menos fino y se torna predescible, aún así el guión y su contexto acapara el interés, tal vez por lo deconocido para nosotros que es este conflicto, la historia funciona bien en un tono de dramatismo contenido, que ayuda a racionalizar las ideas y la historia en su conjunto.

La India y Paquistán se separaron en 1947, por motivos religiosos, pese a formar parte de un mismo territorio y cultura; en Paquistán quedó buena parte de los indios musulmanes y el país se construyó en base a este elemento. La película nos sitúa en 1979, cuando miles de siks (hindúes) vuelven a sus tierras de origen en Paquistán y es aquí que se comienzan a producir los cnflictos, pues en el país aflora el integrismo islámico.

La fotografía y ambientación, la música y la producción son realistas y fuera del boato oriental, nos muestra la pobreza del país sin caer en los clichés tercermundistas, de pronto hay cierto maniqueísmo progresista que se entiende por la mala prensa que tiene el integrismo, pero se da a entender que la raíz de esa ortodoxia religiosa está en la miseria y abandono a la que miles de jóvenes son arrojados en esos territorios.

En lo referente al argumento y su desarrollo, se destaca la honestidad del relato, el interés por explicarnos el ambiente y los problemas que generan estas decisiones políticas y cómo las vidas de las personas pueden perder tanto en virtud de la irracionalidad y el odio. El alegato humanista está trabajado de manera efectiva, compensible para occidentales, uno de los objetivos de la cinta probablemente.

Una mirada interesante a un conflicto poco conocido, herencia del imperialismo británico, otra vez, y aprovechado por esas máquinas de odio que son las religiones, explicaciones facilistas a complejos problemas, la cinta lo trata bien y profundiza en este elemento, pese a su apuesta buenista e ingenua en lo filosófico, es una película muy recomendable que nos ayuda a adentrarnos en ese debate acerca de las civilizaciones y sus supuestos choques.

Descargas:

parte 1: http://www.megaupload.com/?d=61O85LOX

parte 2: http://www.megaupload.com/?d=JFLP1RJU

Estas leyendo

Apaga la tele: El silencio del agua