Conclusiones del movimiento estudiantil. Entrevista a Gastón Urrutia (FEUBB)

altTras siete meses del conflicto estudiantil, el tema de la gratuidad y calidad en la educación chilena fue puesto en la agenda del gobierno, quienes hicieron oídos sordos a las demandas no solo de los universitarios, sino de la mayoría de los actores sociales del país.

Pese a la negativa por parte del ejecutivo de avanzar en soluciones, los estudiantes no bajaron los brazos y mantuvieron las marchas, paros y tomas, por el mayor tiempo posible, hasta que el Ministerio de Educación amenazó con quitar los beneficios a los alumnos que no volvieran a clases, de esta forma, la mayoría de los planteles universitarios retomaron las actividades, debiendo aceptar un semestre corto de dos meses.

Resumen conversó con Gastón Urrutia, Vicepresidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad del Bío Bío (FEUBB) y miembro de la meja ejecutiva de la Confech, para analizar lo que fue el movimiento este año, las ganancias, la autocrítica de los dirigentes y las proyecciones para el próximo año.

El cuestionamiento a la estructura del modelo educativo nacional y las críticas al sistema político y económico imperante en Chile, levantaron la demanda de la gratuidad en la enseñanza pública de manera más madura en relación a los procesos de movilización de años anteriores. “Dentro de la región, el punto de algidez recae en las consecuencias del terremoto, la evidencia de las desigualdades económicas, la capacidad de autoreconstruirse tanto material como familiarmente, se limitaba por la condición económica de los distintos sectores”, añade Gastón.

El nacimiento de una nueva generación, que no vivió en dictadura, no sufrió la tortura por parte de los militares, por lo que es una generación que no tiene miedo a enfrentarse y cuestionar a la clase política. Genera una demanda estudiantil la que es interiorizada por la sociedad, aprendiendo de los mismos estudiantes, transformando un conflicto gremial en uno social, legitimando la organización y la lucha estudiantil, recalca el Vicepresidente de la FEUBB.

Las descalificaciones por parte del ejecutivo no se hicieron esperar, en su afán por mantener el actual sistema educativo, -discriminatorio y desigual -, acusaron a los dirigentes universitarios de intransigente y de estar sobreideologizados, siendo completamente al contrario, “al gobierno no le interesaba validar la organización y la lucha, evitando que para un próximo periodo, el pueblo se movilice por la vivienda o por la salud”, comenta.

La madurez de la demanda, es una de las principales ganancias de este movimiento, “pasamos de hablar de arancel diferenciado a la gratuidad como eje principal de nuestras demandas” indica Gastón. El que la ciudadanía sea más crítica, que la gente aprenda a exigir sus derechos y reclamar frente a las autoridades, son ganancias que ayudan a continuar con las manifestaciones por las demandas sociales.

Al finalizar este largo proceso de movilizaciones durante el 2011, Gastón Urrutia hace una autocrítica y siente que fueron ilusos al creer que la articulación con los sectores productivos del país sería inmediata, y que en cinco o seis meses se podría generan una importante presión social y económica, siendo que este es un trabajo a largo plazo, para incluir a los trabajadores y estudiantes dentro de una misma demanda.

Es por esto que para el próximo año, se pretende realizar una labor interna y política con los distintos sectores de la sociedad, con el fin de no cometer los mismos errores, para avanzar junto al pueblo y comenzar a materializar las demandas sociales.

Estas leyendo

Conclusiones del movimiento estudiantil. Entrevista a Gastón Urrutia (FEUBB)