Haití: Los muertos de Duvalier

Resumen publica este artículo haciendo notar que el Estado Chileno colabora con presencia militar en la ocupación de este hermano país, a las ordenes del imperialismo norteaméricano, disfrazado como “misión de paz y estabilización”.

Gabriel Lamothé tiene pesadillas aún con la última noche en que vio a sus padres: era un niño de seis años y en la madrugada, un grupo de hombres, fieles al dictador haitiano Jean Claude Duvalier, se los llevó para siempre.

Su progenitor era opositor a la dictadura y desapareció en 1979, cuando Jean Claude Duvalier llevaba ocho años en el poder.
Desde ese día Gabriel no quiere recordar en lo que se convirtió su vida: fue recogido por unos vecinos, vivió después en una institución benéfica, hasta que unos parientes lograron llevarlo clandestinamente con ellos a República Dominicana, donde vivió hasta hace 10 años.
En 2002 regresó a su país natal, y desde entonces integra el Colectivo contra la Impunidad en Haití, una plataforma de derechos humanos que reúne a víctimas de las dictaduras duvalieristas.
Desde allí, asegura, intenta rescatar la memoria de aquellos días, para que el sufrimiento de sus compatriotas no caiga en el olvido.
Aunque han pasado más de 25 años desde el final de los tiempos de terror, Lamothé se pregunta cada día qué fue de su familia y, más aún, por qué los culpables de aquellos crímenes, entre ellos el mismo Jean Claude Duvalier, continúan impunes.
“Cuando (el exdictador) regresó en 2011, pensé que al fin se haría justicia, pero ha pasado un año y nadie lo toca”, afirmó.
Lo que más le duele, añade, es que todavía miles de haitianos defienden a Jean Claude Duvalier y niegan sus crímenes.
Cada vez que el exdictador sale del barrio periférico de Petionville donde vive, decenas de personas acuden a saludarlo y gritan consignas de apoyo. Algunos creen, incluso, que aquellos tiempos fueron los más prósperos del país.
“Eso es muy triste, cómo podemos olvidar tanta sangre. Es cierto que Haití vivió una solvencia económica en los tiempos de la dictadura. Pero a qué precio, a ser serviles a Estados Unidos, a masacrar a miles de compatriotas”, se pregunta.
El gobierno estadounidense, temeroso de una nueva revolución al estilo de la cubana en la región, apoyó febrilmente las dictaduras en el Caribe y América Latina, y entre ellas, las de los Duvalier (1957-1986) estuvieron entre sus preferidas.
Sin embargo, hay algo que Lamothé nunca imaginó: “no pensé que el dictador volvería a Haití, o peor aún, que regresaría y un año después seguiría libre”.
Duvalier y la Justicia
Jean Claude Duvalier, también conocido como Baby Doc, regresó a Haití en enero de 2011 y aunque organizaciones civiles y víctimas de su régimen presentaron desde esa fecha una veintena de querellas en su contra, aún no ha sido procesado.
Solo una orden de arresto domiciliario fue dictada, una disposición que Baby Doc burla frecuentemente, la más reciente de ellas el pasado 12 de enero, cuando acudió a un acto en conmemoración del terremoto de 2010.
Pero esa fue solo una vez más. Diversas organizaciones denunciaron verlo en la playa o en conciertos de jazz y dicen que ofrece cenas lujosas y grandes fiestas en su mansión (cuya propiedad nunca perdió).
A Baby Doc, que sustituyó en el poder a su padre, el también dictador Francois Duvalier (1907-1971), se le atribuyen, entre otros delitos, casos de violación de los derechos humanos, corrupción, destrucción de propiedades, asociación con delincuentes y malversación de entre 300 y 800 millones de dólares.
Se estima que durante las dictaduras dinásticas duvalieristas (1957-1971/1971-1986) fueron asesinados más de 30 mil civiles haitianos, principalmente a manos de unas fuerzas paramilitares, todavía existentes de forma no oficial, denominadas Voluntarios de la Seguridad Nacional (VSN) y conocidos popularmente como “Tonton Macoute”.
Lamothé, junto a otros activistas y organizaciones civiles haitianas, opinan que los abusos cometidos durante ese régimen, culminado tras una revuelta popular en 1986, constituyen crímenes contra la humanidad, por lo que son imprescriptibles.
Por su parte, los abogados de Baby Doc aseguran que los juzgados locales no tienen potestad para incriminarlo, pues consideran prescritas las violaciones por haber ocurrido hace más de 20 años.
En una carta abierta enviada a mediados de enero al presidente Michel Martelly, una veintena de grupos de derechos humanos y personalidades haitianas demandaron “en nombre de la verdad” un juicio contra el exdictador e información sobre el proceso en su contra.
El texto reclama además mayor compromiso del Estado haitiano ante supuestas señales de impunidad hacia Baby Doc.
“Necesitamos todo tipo de apoyo, sobre todo del Gobierno, para que este juicio no se dilate indefinidamente”, demanda Lamothé.
Deber de memoria
Este activista haitiano dice que su lucha es un deber de memoria, no solo por sus padres, sino por los miles de muertos de Duvalier.
No podemos hacer borrón y cuenta nueva, porque condenar esos crímenes es una forma de luchar para que no se repitan, afirma.
“A mí ya nadie me va a devolver a mis padres, nadie va a compensar lo que pasé en mi niñez, en mi juventud, pero creo que al menos es posible hacer justicia”, comenta.
Los que luchamos contra Duvalier y contra quienes apoyaron su dictadura no queremos venganza; queremos justicia, solo así tendré al menos el consuelo de que mis hijos no pasarán por lo que sufrí yo, sostuvo.

Ya que nuestros muertos no le pesan en su conciencia a Baby Doc, pues que nos duelan a nosotros, que sean nuestro motivo, nuestra inspiración para seguir luchando por la vida, dijo Lamothé.

Foto: Soldados norteaméricanos ocupando Puerto Príncipe, capital haitiana, después del reciente terremoto.

Más de 500 mil personas siguen sin hogar en Haití. Sólo llegan 4 de cada 10 dólares de la ayuda

A 2 años del terremo: El buen negocio de reconstruir Haití

Recordando a Héctor Gros Espiell y Haití

Universidad brasileña acusa a la ONU ante Corte Interamericana de Derechos Humanos por “desidia, omisión y negligencia” en la expansión del cólera en Haití

Monsanto intenta beneficiarse del terremoto de Haití

El regreso de Aristide a Haití: la travesía de una larga noche que se hizo día

Haití: El Hermano Herido

Haití: La autodeterminación negada

¿Qué pasa en Haití?

Haití, siempre Haití

Haití: El sufrimiento tiene causas.

Estas leyendo

Haití: Los muertos de Duvalier