Los gases de Hinzpeter

altCerca de 300 jóvenes se habían reunido para protestar contra la Ley Hinzpeter, aquella que busca criminalizar la protesta social, resguardar aún más los intereses de privados sobre el colectivo, e incluso vulnerar el ejercicio periodístico de la libre comunicación, buscando requisar los materiales de prueba ciudadana del actuar violento y desproporcionado de la policía.

Y es que el ministro en cuestión,  al que El Ciudadano le ha pedido abiertamente su renuncia, pues habría jurado militarmente por otra bandera que no es la chilena, información que no ha desmentido a la fecha, hoy se siente con el desparpajo de enviar policias con gases de procedencia con evidenciada en la fotografía, a reprimir la manifestación social.

Relatos de jovenes asistentes al acto de repudio a la Ley Hinzpeter, señalaron que el gas tóxico de color verdoso causó mareos y desmayos entre los asistentes. Consultado un policía trató de bajar el perfil a las emanaciones diciendo que eran gases extintores para apagar el fuego de las molotov, pero esta versión no se condicen con el efecto que causaba, ni menos se vio a algún Carabinero haciéndolas de bombero.

Llama la atención en uno de los tanques el logo del águila norteamericana, pero no es un misterio las reuniones de Hinzpeter con la inteligencia norteamericana o que las bombas lacrimógenas usadas para reprimir el descontento social eran de orígen israelí.

En su momento diversos actores sociales pidieron se haga publico el tipo de componentes de los gases Hinzpeter, primero dijeron que no eran nocivas, luego que sí y finalmente no quedo nada claro. Tampoco se habla de los componentes extras  que en ocasiones se agregan al agua de los guanacos y mutismo han guardado frente a qué contienen estos tanques, pertenecientes a las llamadas armas “no letales”, pero cuyo uso igualmente dañino se  aplica para disuadir la demanda social, el descontento popular.

Estas leyendo

Los gases de Hinzpeter