Vecinos del Cerro Obligado: “Nosotros no tenemos agua en todo el año, una vecina nos da con una manguera, para poder lavarnos”.

Vecinos del Cerro Obligado: “Nosotros no tenemos agua en todo el año, una vecina nos da con una manguera, para poder lavarnos”.

alt

En nuestro planeta, el agua es el componente más abundante e importante, el hecho de que todos los seres humanos dependan de ella, nos indica que su importancia es vital. El agua afecta los patrones de vida y cultura de una región, lo cual la identifica como un agente preponderante en el desarrollo de las comunidades, también promueve o desintegra el crecimiento económico y desarrollo social de una región. Desde esta perspectiva es un factor indispensable para el desarrollo regional y nacional.

Actualmente el problema de la escasez del agua se debe al crecimiento demográfico y económico de las regiones, la histórica ausencia de criterios de conservación y de un aprovechamiento sustentable de los recursos naturales disponibles, se identifica el crecimiento del régimen de demanda de agua en el ámbito regional y nacional y la observable contaminación del líquido. Estas prácticas conducen a la competencia por el recurso, causando conflictos que afectan a las comunidades en su desarrollo e impactan negativamente a la viabilidad futura.

 Por lo tanto, el control, el aprovechamiento consciente y la preservación del agua en los niveles nacional, regional y local son estratégicos para el desarrollo del país y de la vida digna de todo individuo.

 A pesar de la escasez, los recursos hídricos disponibles son suficientes para atender las necesidades de todos los seres humanos, sin embargo, su distribución es muy desigual, la demanda de agua es cada vez mayor y su contaminación resulta preocupante, como es el caso de los habitantes del Cerro Obligado en Coronel.

A quince minutos del centro de Coronel, se encuentra ubicado el sector Cerro Obligado, habitado por trescientas familias aproximadamente, que pertenecen a la población “El Esfuerzo”. Más del 50% de ellas no tiene agua en su vivienda. A través de la solidaridad vecinal, las personas que disponen del recurso crearon una adaptación para suministrar agua a los vecinos que carecen del líquido, pues las familias que si alcanzan a recibir agua se abastecen con una bomba general de Essbio. Sin embargo, la distribución constante del agua es compartida con la industria pesquera la cual asume un carácter primordial y preferencial en la utilización del agua. Dejando a los pobladores con la incertidumbre diaria de la existencia de este recurso vital.

 Ante esta problemática surge un segundo factor que dificulta el desarrollo de la vida de las familias de El Esfuerzo: la contaminación, producto de la industria y su emanación de dióxido de azufre a las aguas de la bahía de Coronel. Esta contaminación se atribuye principalmente a las emisiones de la Central Termoeléctrica Bocamina y de las empresas pesqueras que rodean las viviendas de los pobladores.

Omar Segura y Enriqueta Carvajal, un matrimonio residente hace tres años en la población afectada, afirma “Nosotros no tenemos agua en todo el año, una vecina nos da con una manguera, para poder lavarnos”.

Las personas del Cerro Obligado exigen mejores condiciones de vida, que les reasignen nuevas viviendas a todos los pobladores lejos de la Central Termoeléctrica y de las empresas pesqueras que provocan daño ambiental y empeora el desarrollo de los pobladores, poniendo en riesgo la vida de sus hijos e hijas.

Estas leyendo

Vecinos del Cerro Obligado: “Nosotros no tenemos agua en todo el año, una vecina nos da con una manguera, para poder lavarnos”.